Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Lo que cuesta la 'tele'

Fútbol, series, películas, concursos, ‘reality shows’... Los programas que vemos cuentan con mucha gente trabajando detrás. Y cuestan mucho. Descubran cuánto.


Share   

Por

Mientras usted se toma una cervecita disfrutando de un partido de fútbol, un ejército de profesionales se desloma por conseguir las mejores imágenes. El fútbol levanta pasiones, y eso lo saben las cadenas, que buscan grandes audiencias para atraer la publicidad y rentabilizar sus parrillas de programación. Así es el negocio de  la televisión.

El solomillo del negocio televisivo se reparte en el prime time, el espacio comprendido entre las 22.00 y las 24.00 horas. Ahí se concentra la mayor parte de la audiencia, el 60% de la inversión publicitaria y los programas más caros.

El fútbol, las películas, los reality shows y las series están en este exclusivo grupo. Empecemos por el deporte. Un partido de fútbol de primer nivel puede costar entre 2 y 3 millones. Lo más caro, por supuesto, son los derechos. En ese entorno se mueven la Champions, la Liga y la selección, que tienen varios millones de audiencia y arrasan en cuota de pantalla. Pero son muy difíciles de rentabilizar: “Sólo tienes los quince minutos del descanso. Además, es muy fácil contraprogramar. Se sabe cuándo empieza y cuándo acaba el partido”, dice un ex productor de Telecinco.

Los costes de transmisión dependen del número de cámaras que se introduzcan. Un partido normal, no un Madrid-Barça, puede costar 30.000 euros. Sin embargo, la factura final de la retransmisión depende de la complejidad. “Diez etapas de una vuelta ciclista, que requieren enlaces y cámaras en cada moto, pueden salir por 300.000 euros”, señala una fuente del sector. La Fórmula 1, como el fútbol, basa su coste en los derechos de transmisión. “Las imágenes son captadas por las cámaras de la Federación Internacional de Automovilismo. La Sexta no pone más que tres cámaras y tres reporteros”, dice la misma fuente.

En cuanto a las películas, que se emiten en centenares, se mueven en una amplia horquilla de entre 200.000 euros y 3 millones de euros. Obviamente, no se paga lo mismo por las películas de George Clooney que por las de Paco Martínez Soria. Los estrenos en prime time son los más caros, especialmente los extranjeros. “Por Volver, por el nombre de Almodóvar, TVE pudo pagar 1,5 millones. Por Atasco Nacional se abonaron entre 500.000 y 600.000 euros”, reconoce un ex director de producción de RTVE.

Si la vida ficticia cuesta cara, la vida real, los realitys, aún más. Los tres meses de emisión de programas como Gran Hermano o Supervivientes pueden costar entre 7 y 8 millones de euros. Sobre todo, por la infraestructura que requieren. La casa en Gran Hermano, la Academia en OT o el envío de concursantes de El topo a Australia son algunos ejemplos. Son precios fijos: igual da que el programa dure una semana como que cuatro meses.

Hecha la inversión inicial, si el programa se mantiene, es más fácil rentabilizarlo. Desde luego, un reality como Operación Triunfo es más caro que Supervivientes. “Si te va bien, los rentabilizas, porque dan muchas horas de emisión. Pero si te va mal, te comes el gasto y los tienes que desmontar. Es lo que pasó con El topo en Telecinco o La vuelta al mundo en directo en Antena 3”, señala una fuente del sector.

Un drama, que también puede puede producirse si no funciona una serie. Un capítulo de una ficción nacional puede costar alrededor de 500.000 euros. Las hay más baratas, como Aída. La exitosa serie de Telecinco está en 400.000 euros. En este caso, es porque dura menos: una hora con publicidad, frente a las dos horas y media de otras series.

Los actores y los exteriores son los que encarecen las series. Los actores suponen entre el 35% y el 40% de los gastos de un capítulo. Un actor de primera fila puede llegar a cobrar 30.000 euros por capítulo. Como para ponerse delante de un espejo y empezar a probar si uno vale para ese oficio.

En cuanto a los exteriores, hay paisajes espectaculares, pero multiplican el montante por tres. Y eso que rodar en un plató cuesta: “Levantar un decorado para una serie de prime time puede costar entre 500.000 y 600.000 euros”, señala un productor. El problema de los exteriores es que hay que desplazar un equipo, pagar dietas, pedir permisos, se tarda más… En un plató puede rodarse un capítulo por semana; en exteriores se dedican dos semanas a cada capítulo. Eso, si no se tuerce nada… “Rodamos parte de Karabudjan en un desierto de Colombia en el que no había llovido en los últimos cinco años. Nos llovieron tres de los diez días que estuvimos. Es un coste que no puedes prever”, lamenta Daniel Rubio, director de Operaciones de la productora Vértice 360º.

Las ideas de las series pueden salir de las productoras, cadenas o ser compradas a productoras extranjeras. Por ejemplo, la idea de Doctor Mateo, la exitosa serie de Vértice 360º que se emite en Antena 3, fue comprada a la cadena inglesa ITV. Allí se llamaba Doc Martin. Antena 3 encargó a Vértice 360º la adaptación española.

Si se compra una serie extranjera, la productora española paga entre 10.000 y 25.000 por un derecho de opción exclusiva durante un tiempo determinado (entre 12 y 36 meses). En ese tiempo mueve la idea por las teles para ver si encaja. Si no encaja, pasado el plazo, el distribuidor extranjero recupera los derechos, que puede vender a otro. En caso de que encaje en una tele y ésta encargue la producción, se firma el acuerdo definitivo con el distribuidor o productor internacional, por el que se le paga por capítulo realizado un royalty (puede ser un tanto alzado, entre 10.000 y 50.000 euros) o un porcentaje sobre el precio de venta a la cadena (5-7%).

Series rentables a la segunda

Después, la inversión en el desarrollo (producción y preproducción) puede llegar hasta el medio millón. “Se negocia con la cadena qué porcentaje de esa inversión se le puede repercutir desde el principio”, indica Rubio.

Desde luego, ganar dinero con una serie no es fácil. De hecho, no es posible hasta la segunda temporada. Por eso las que más dinero ganan son las que más temporadas llevan o han estado en pantalla: Cuéntame, Hospital Central

Las cadenas valoran las series, porque dan anclaje a la cadena y transmiten imagen de marca. Pueden convertirse en una seña de identidad. Como los informativos. ¿Quién no identifica a Matías Prats con Antena 3? Pero la factura de un informativo es muy distinta a la de una serie. La redacción eleva mucho el precio. Al margen de su coste, los medios técnicos, etc… “producir un telediario de 30 minutos cuesta entre 5.000 y 10.000 euros en una cadena autonómica y diez veces más en una televisión nacional”, dice Daniel Rubio.

Menos dinero que programas como los concursos, que pueden valer hasta 100.000 euros la hora. “Eso son los formatos semanales, grandes, como los que trabajaba TVE. Pero eso ya no se hace mucho. Pasapalabra puede costar entre 35.000 y 45.000 euros al día”, dice un productor de una de las principales productoras del país. Los espacios que combinan la información y el entretenimiento, del estilo de Madrileños por el mundo, también se mueven en esa horquilla, entre 25.000 y 50.000 euros la hora en cadenas autonómicas y 150.000-200.000 euros la hora en televisiones nacionales.

Un programa diario: 50.000

Un programa diario, incluidos los late night, puede costar entre 40.000 y 50.000 euros. Por un programa como Callejeros, las televisiones pagan entre 32.000 y 70.000 euros. Con esos ingresos se pagan los sueldos de los reporteros (24.000-30.000 euros al año), un equipo barato de cámaras digitales (8.000 euros), cámaras que cobran alrededor de 120 a 200 euros por trabajo, sesiones de postproducción de entre 300 y 600 euros, la cabecera, que puede estar en 20.000 euros (las más caras pueden llegar a 100.000 euros), y la música, que puede estar entre 1.000 y 3.000 euros.

Entre los programas que se consideran más baratos están los del corazón. Según un ex productor de Telecinco, los que participan en la tertulia pueden cobrar entre 500 y 1.000 euros por programa. El presentador, entre 3.000 y 4.000 euros. El plató ya está amortizado. En agencias de noticias se gasta entre 1.500 y 2.000 euros por programa (pueden incluirse exclusivas que se comentan entre los participantes). Entre el público y otros gastos, pueden añadirse 6.000 euros más. “Para la cadena, lo bueno de estos programas es que pueden estirarse todo lo que se quiera. Los contertulios son distintos a los de otros programas. No sólo escuchan: también pueden ser noticia. Por ejemplo, contando algo de la fiesta en la que estuvieron ayer”, indica. Eso, por supuesto, al margen de  los presentadores y contertulios más conocidos, que están por encima del millón de euros al año.

Pero si prefiere los programas de más calado intelectual, le gustará saber qué cuestan los documentales. Los más caros, a nivel internacional, van desde los 300.000 euros al millón de euros por hora. “Hay excepciones que van mas allá, como Océanos, que costó cinco millones”, indica Bienvenido León, ex director de la productora Euroview.  En España también varían mucho, aunque pueden ser inferiores. Un buen presupuesto puede estar en torno a los 100.000 euros. Por supuesto, se hacen documentales mucho más baratos para canales temáticos y locales. Y también más caros. La poca audiencia de estos contenidos se nota en la cantidad que pagan las televisiones por ellos. TVE paga alrededor de 500 euros la hora.

Poco, desde luego, pero las cosas están aún peores en otros sitios. Por ejemplo, en las nuevas TDT regionales. “Manejan un presupuesto medio de 1.600 euros por media hora de programa de lo que sea, y así está saliendo: todo basura hecha por adolescentes”, lamenta con indignación un productor. Así no hay quien viva, que diría el popular actor Fernando Tejero. Y es que la crisis también se nota en el gran circo de la televisión: se renegocian los cachés, se compran menos programas, se emiten películas del Oeste por 15.000 euros… “Antes Cuatro podía pagar 100.000 euros por un capítulo de un programa como Supernanny. Ahora puede quedarse en 70.000 euros”, lamenta una fuente del sector. Menos da una piedra.



ÍNDICE




El medio de la generación multimedia

Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal