Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Una encrucijada de libro

El auge del libro electrónico ha convertido a españa en un país lector. A pesar de ello, las editoriales arremeten contra la piratería y siguen ancladas en el pasado sin apostar al 100% por una nueva forma de lectura que en estados unidos ya supone el 23% de las ventas de libros. ¿estaremos a tiempo de evitar otro desastre similar al de la industria de la música?


Share   

Por

Basta con entrar en el metro de alguna gran ciudad española para comprobar que cada vez hay más personas que leen durante el tiempo que dura su trayecto. Los números así lo atestiguan. Según la patronal de los editores, el porcentaje de población que disfruta de la lectura en su tiempo libre, es decir sin que sea una obligación laboral, se sitúa en el 58%, un punto más que en 2007. Sin embargo, el mayor aumento se produce entre los lectores frecuentes, que pasan del 41% en 2009 al 45% el pasado año. Pero lo que no cuentan las estadísticas es que buena parte de esos lectores, nuevos o antiguos, no cargan con voluminosos tomos de 700 páginas, sino que devoran las páginas del último best-seller dando a un botoncito de su flamante libro electrónico. Tanto es así que se estima que el 60% de los hombres y el 46% de las mujeres ya leen en soporte digital.

libros-dentroLa llegada de la tecnología está ayudando a que un país poco amigo de la lectura se aficione a las letras. A pesar de ello, el mundo editorial no está dando saltos de alegría. Así lo demuestran, al menos, las cifras de facturación de la industria de los libros en España, que han pasado de superar los 3.180 millones de euros en 2008 a llegar a duras penas a los 2.500 millones de euros el pasado año. ¿Causas? “El gran problema es que en España no se ha desarrollado una cultura de consumo responsable en el ámbito digital. Las leyes son tibias”, asegura Javier Cortés, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España. En cristiano, lo que el máximo responsable de la patronal editorial quiere decir es que el libro sufre por culpa de la piratería. Una realidad innegable ya que según un estudio del Observatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales, en 2012 se llevaron a cabo 227 millones de descargas de libros ilegales, por un valor de 586 millones de euros.

Los números no dan lugar a discusiones. Al internauta español le gusta la piratería y prefiere ser ilegal a gastarse sus dineros pasando por el aro de la legalidad. Pero lo que sí es motivo de debate es si la industria editorial está sabiendo adaptarse a la nueva era digital o, por el contrario, se limita a poner palos en las ruedas al despegue del libro electrónico, al igual que anteriormente hiciera la industria de la música.

Para descubrirlo, puede leer el reportaje completo que aparece en el número 152 de la revista Capital. En kioscos, el lunes 29 de abril.



ÍNDICE




El medio de la generación multimedia

Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal