Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Ahorrando con un extraño

¿Roncas? ¿Cómo es tu pijama? No son preguntas indiscretas, son los datos mínimos que le tendrá que pedir al desconocido con quién esté dispuesto a compartir habitación de hotel. ¿Dormiría con un extraño, compartiría habitación de hotel y gastos por ahorrar?


Share   

Por

Gracias a una conciencia que resurge frente al consumismo y al ahorro que supone compartir gastos cuando la necesidad aprieta, nace el consumo colaborativo. Incluye todo tipo de nuevas propuestas para ahorrar donde compartir es la base. ¿Pero hasta dónde llegaría por ahorrar?

Para este fin de semana una usuaria de Hall Street ofrece compartir su habitación de hotel en Barcelona. Su sueño no es especialmente ligero ni profundo, la luz ambiente para dormir no le molesta en exceso, su pijama es bastante discreto pero… ronca. Quizás ella no sea su compañera de habitación perfecta. Puede parecer extraño pero si la mayoría de habitaciones de hotel están pensadas para dos personas y usted la quiere individual, ¿por qué no compartirla? Si está dispuesto a ello, la plataforma online Hall Street pone en contacto a quien posee la reserva del hotel y a quien busca alojamiento.

Esta iniciativa es parte del perfil del consumidor 2.0, el modelo del ‘consumo colaborativo’, la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar redefinida a través de la tecnología moderna y las comunidades. Son ideas se tradujeron en proyectos empresariales asociados a las redes sociales, las plataformas online y de forma inevitable a las starpups, algunas de bastante éxito como el Couchsurfing o el Coworking.

Este tipo de negocios nacen con fuerza en Estados Unidos y llegan a España, donde les ha costado arrancar. Según el blog www.consumocolaborativo.com la inversión en el año 2011 en este tipo de proyectos en España fue casi inexistente siendo sus fundadores sus principales inversores. Pero en el 2012 se produjo un vuelco en esta tendencia, naciendo ideas nuevas, consolidando otras, gracias al crecimiento en las cifras de inversión. Aprender inglés gratis, ¿por qué no? Busuu es una comunidad online para aprender idiomas gratis, cuenta con 25 millones de usuarios y con una inyección de 3,5 millones de euros que recibió el año anterior cambió su sede de Madrid a Londres.

Inversión en consumo colaborativo 2012 www.consumocolaborativo.com

Inversión en consumo colaborativo 2012
www.consumocolaborativo.com

También grandes fondos de inversión se han fijado en estos proyectos y les han ayudado a expandirse, es el ejemplo de BlaBlaCar una red social que conecta conductores con pasajeros para compartir coche y gastos de viaje, con presencia en diez países. El fondo de inversión ISAI y Accel Partners invirtieron diez millones de dólares en enero de 2012 para la expansión europea de BlaBlaCar. Con tres millones de usuarios en Europa y seiscientos mil viajes al mes, su apuesta es la facilidad. Introducir el origen del viaje, destino y fecha, elegir al conductor por su perfil (desde el coche que tiene hasta si es hablador o no) y pagar en el momento del viaje.

Y si comparte su sofá con un viajero desconocido, su coche, o el espacio de trabajo con otras empresas, ahora también su habitación de hotel. Hall Street forma parte de la nueva remesa de proyectos consolidados que trae el 2013, año en el que contarán con la aportación de un fondo privado de inversión que inyectará al proyecto entorno a 1,2 millones de dólares. Como otro comercio digital similar al de películas o música Hall St. quiere poner en relación directa a los proveedores, los hoteles, y a los consumidores, y que estos últimos puedan a su vez comerciar entre sí. Más allá de compartir habitación, dan la opción de negociar el precio directamente con el hotel (regateo online) o vender la reserva a otro usuario si finalmente no se va a usar. “Más que usuarios preferimos hablar en términos de cifra global de oferta de entorno a 100.000, por la peculiaridad de ser un mercado libre y abierto donde no solo hay oferta por parte de los hoteles sino también de los clientes”, explica Alfredo Ouro, CEO de Hall St.

Parte del éxito de estos proyectos es su perfil de redes sociales, que conectan a usuarios que se identifican entre sí, con intereses similares. Así consiguen ir cambiando la inseguridad del desconocido por la certeza de alguien que comparte algo común, valores, ideas… o una habitación de hotel.



ÍNDICE




El medio de la generación multimedia




Siguenos también en: · Facebook · Twitter

how to identify rolex watch fake imitation rolex breitling bentley flying b replica watch Replica Rolex cartier santos 100 xl replica uk


Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal