Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


El ladrillo quiere recuperar el sentido común

La crisis ha cerrado de un portazo las promociones urbanísticas situadas en medio de la nada a las que había que dotar de vida. En la actualidad, se apuesta por proyectos más seguros. Descubre uno de los más importantes de España.


Share   

Por

Para la mayoría, el polo es ese deporte al que juegan algunos miembros de la Familia Real Británica, montados en caballos y que consiste en intentar llevar una pequeña pelota de madera o plástico hacía la portería rival por medio de un mazo o taco. A pesar de los esfuerzos del Príncipe Carlos de Inglaterra y de su hijo Harry, el desconocimiento que existe en España hacia esta actividad deportiva es total. Quizá por ello sorprenda que en nuestro país haya más de 30 equipos que practican esta disciplina, y que uno de los mayores proyectos urbanísticos del país tenga su origen en algo que solo conocen unos pocos.

dentro-1Nos referimos al complejo turístico basado en el polo y la hípica que el club Santa María Polo Club está promoviendo en la zona de Sotogrande (Cádiz). El proyecto está dividido en dos fases. La primera recibe el nombre de Los Pinos, y supondrá la construcción de dos hoteles de cinco estrellas gran lujo, con unas 600 plazas en total, así como un centro comercial de grandes marcas vinculadas a este deporte. Además tendrá con 50 villas de máximo nivel que contarán hasta con atraques particulares. En total, la inversión prevista será de más de 500 millones de euros y originará más de 2.000 puestos de trabajo.

La segunda parte de este macrocomplejo es todavía más ambiciosa. Prevé el establecimiento de un enclave equino en la Vega del río Guadiaro, donde se podrán desarrollar plenamente los clubes de polo e hípica ya establecidos en la zona, así como varios más. Alrededor de estas dotaciones se podrán establecer haciendas dedicadas a este deporte y granjas equinas, que son explotaciones rurales de carácter ganadero–deportivo. La construcción de este Distrito Equino posibilitaría inversiones cercanas a los 1.000 millones de euros y la creación de 3.000 puestos de trabajo. “Contamos con un entorno perfecto para que esta zona se convierta en un destino ecuestre durante todo el año. Ahora solo tenemos el mes de agosto como temporada fuerte. Queremos extender la estancia de los equipos”, explica Luis Estrada, vicepresidente del Santa Maria Polo Club.

Hasta el momento, lo que hemos contado coincide demasiado con otro tipo de proyectos megalómanos auspiciados por algunas comunidades autónomas, que requerían de millonarias inversiones con el irrealizable sueño de atraer dinero a manos llenas –léase aeropuertos, parques temáticos, etc.– La gran mayoría de ellos han supuesto una ruina que los españoles tendrán que soportar. Entonces, ¿por qué esta iniciativa es diferente, si está basada en un deporte que nadie sabe en qué consiste? “La clave se encuentra en el tipo de personaje que queremos atraer. Se dice que el turista de golf gasta entre tres y cuatro veces más que uno normal. Pues bien, el de polo se deja hasta diez veces más que el resto”, asegura Estrada.

dentro-3Así parece ser. No hay más que ver el impacto que supone para la zona de San Roque (localidad que alberga Sotogrande), la celebración anual del Torneo Internacional Land Rover organizado por el Santa María Polo Club. A grandes rasgos, el evento deja cada mes de agosto la friolera de 25 millones de euros. Habría que añadir un retorno mediático para el destino turístico valorado en más de 16 millones de euros. Todo ello se logra gracias a la llegada de más de 130 jugadores, 1.200 caballos y cerca de 500 empleados que acompañan a los 32 equipos provenientes de 17 países.

Tamaña avalancha es explotada por el club organizador a través de tiendas, restaurantes y numerosos actos que buscan aumentar estos ingresos estacionales. “La presencia de los equipos alcanza un mes de duración. Pero cuando el proyecto turístico esté terminado no habrá excusa para que todos, sobre todo los europeos, permanezcan en la zona durante todo el año”, añade Estrada.

Los patronos de los equipos. Los números demuestran que el desconocido polo es en realidad una mina de oro. Esto ocurre porque estamos ante un deporte que es amateur en todo el mundo, salvo en Argentina, y cuyos propietarios suelen ser grandes empresarios que tienen el dinero por castigo. Por poner unos pocos ejemplos de las personas que se mueven en este mundillo habría que destacar a varios de los patronos de los equipos que suelen aterrizar todos los veranos en Sotogrande. El equipo Ellerston del australiano James Packer, considerado la tercera fortuna de Australia, el patrón Michael Bickford, propietario del fondo de inversión Round Hill Capital, Ben Soleimani, el rey británico de las alfombras, o Bob Jornayvaz, el dueño de una de las mayores químicas americanas.

dentro-2Al torneo también acude el banquero venezolano Víctor Vargas con el equipo Lechuza Caracas. Unas declaraciones realizadas hace años a un periódico local demuestran que nada en riqueza. “La gente escribe historias sobre mí diciendo que tengo un Ferrari, un avión y un yate. Pero no es verdad. Tengo tres aviones, dos yates, seis casas. He sido rico toda la vida”, comentó sin ningún atisbo de modestia el dueño del Banco Occidental de Descuento. Su llegada a San Roque suele ser celebrada con festejos. Algo lógico y normal si se tiene en cuenta que el año pasado hubo que ampliar el puerto para que el señor Vargas pudiera atracar sus embarcaciones.

En el mundo del polo, el millonario de turno es el que se monta el equipo y lo lleva a competir por medio mundo dejando ingresos en cada lugar que visita. El Santa María Polo Club, propiedad de una de las familias más influyentes de Andalucía, pretende que con el proyecto presentado ese dinero se quede todo el año en la zona de la desembocadura del río Guadiaro. Un sueño tremendamente ambicioso que, de momento, ya cuenta con los parabienes de todos los Ayuntamientos implicados y que espera la aprobación definitiva por parte de la Junta de Andalucía. “Llevamos diez años con esta idea en la cabeza. Esperamos que en 2016 tengamos terminada la primera fase del proyecto, la de los hoteles y las residencias de lujo. El distrito equino confiamos en concluirlo en 2019”, afirma Estrada.

El tiempo dirá si al final el polo pone su granito de arena para salir de la crisis. Pero, de momento, lo que el complejo proyectado ha conseguido es que se empiece a concebir el ladrillo de otra forma. Antes, se invertía a lo loco sin tener claros los retornos. En cambio, ahora, se va sobre seguro. Y contar con la presencia de los equipos de polo de las grandes fortunas del planeta es como jugársela al póquer con cuatro ases en la mano. Puede que, por fin, haya llegado el cambio en el campo inmobiliario.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal