Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Escojo ser optimista (por Marga Gabarró)


Share   

Por

Estamos ya a punto de cerrar el primer semestre de 2014 y parece que sigue confirmándose que paulatinamente se están despejando las incertidumbres que llegaron a poner en duda en el verano de 2012 la capacidad de la economía española para mantener su solvencia financiera. El recorrido hasta aquí ha comportado grandes dificultades y sacrificios, como la implantación de duras reformas estructurales o la gestión de un ajuste fiscal sin precedentes en el marco de una profunda crisis económica y social. Y el recorrido a futuro sigue siendo complicado y altamente sensible a cualquier bache que encontremos en el camino en un entorno con deflación prolongada, riesgos geopolíticos diversos o una desaceleración de la economía global.

A nivel global, los pronósticos también indican que iniciamos una etapa de reactivación, por lo que la economía española podrá seguir beneficiándose de la buena evolución de sus exportaciones y su diversificación geográfica en el comercio internacional.
La crisis de la deuda soberana periférica en la Unión Europea parece pues haber pasado a un segundo plano. El Banco Central Europeo sigue mostrándose atento y activo, con una gestión de su política monetaria ampliamente expansiva y menos convencional a las que nos tenía acostumbrados en ciclos económicos anteriores.

Además, en estos últimos meses las previsiones sobre el crecimiento económico en España por parte de las principales organizaciones dedicadas a estudios económicos indican que la situación está mejorando de forma moderada pero a la vez constante. También hemos vivido recientemente las primeras revisiones al alza por parte de algunas de las principales agencias de rating sobre la calidad crediticia de los activos de deuda pública emitidas por el Reino de España, alejándola por fin del nivel de los conocidos bonos basura.

En este contexto, deberemos seguir lidiando con algunos de nuestros puntos más débiles como son la fragilidad del mercado laboral y la continua reducción de salarios. Sin embargo, las rentas de las familias seguirán bajo presión. Uno de los grandes riesgos a medio plazo de los países denominados desarrollados es que la brecha de ingresos per cápita entre capas sociales siga creciendo a pesar de que la economía pueda mostrar signos de estabilización e incluso de moderada recuperación. La OCDE ha publicado recientemente un estudio en el que muestra que España es el país donde la crisis económica ha tenido un impacto más desigual entre las rentas más altas y las más bajas. Ciertamente la devaluación salarial en España ha sido muy intensa, lo que nos ha permitido ganar competitividad frente a nuestros vecinos europeos o incluso frente a otras regiones del mundo, lo que debería atraer al capital extranjero a nuestro país. Sin embargo, es justo y muy relevante para la estabilidad social a largo plazo que la renta disponible de las familias pueda recuperarse y se revierta esta tendencia tan desigual.

A nivel empresarial, en España debemos seguir tras el claro objetivo de aumentar nuestra producción y competitividad por la vía de la mejora en la productividad. En Zurich nos movemos en un sector, el asegurador, que ha conseguido mantener niveles de solvencia robustos durante toda la crisis financiera. Es un sector rentable y estable, a pesar de que evidentemente también se ha visto impactado por un menor volumen de actividad y por una caída de la prima media sustancial en algunos ramos como el de auto, durante los últimos años, que esperamos que se estabilice una vez hemos empezado a ver incrementos significativos de ventas de vehículos y matriculaciones en este ejercicio.

En definitiva, escojo ser optimista y creo que hay muchas palancas en las que se puede trabajar activamente para hacer sostenible en el tiempo la mejora progresiva que estamos viendo en los indicadores económicos. Como empresa aseguradora, sabemos bien que siempre existen riesgos e incertidumbres, en nuestras vidas o en nuestros negocios, pero una gestión preventiva de los mismos nos permitirá reducir su probabilidad, o al menos, reducir su impacto.



ÍNDICE




El medio de la generación multimedia

Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal