Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Capital adelantó hace dos años que Ana Patricia Botín sucedería a su padre


Share   

Por

A falta de que el consejo de administración dé su visto bueno definitivo, ya en noviembre de 2012, y bajo el título La sucesión ya está escrita,  la revista Capital adelantó cómo Emilio Botín, hoy fallecido, había dejado escrito en un documento que su hija Ana Patricia Botín sería su sucesora y la encargada de darle nuevos brios al banco. En dicho artículo, se hacía mención a que la salida de pesos pesados como Antonio Horta-Osorio –ex responsable de la filial británica– o Francisco Luzón –al frente de su próspero negocio latinoamericano–, así como la incertidumbre sobre el futuro del entonces CEO, Alfredo Sáenz, habían echado más pimienta, si cabe, al debate sucesorio.

En marzo de ese mismo año, y en una entrevista con la revista estadounidense Fortune, la única que había concedido a un medio en los últimos años, el primer banquero de España había reconocido con la boca pequeña (y tal vez por ello pasó desapercibido) que “el consejo tiene una idea de quiénes pueden ser las personas que se pongan al frente”. Aunque dejó claro que su “intención no era, como hacen otros bancos, anunciarlo con dos años de antelación”. Este secretismo, según relataba entonces un portavoz de la entidad, tenía su lógica: evitar que se desatara una guerra intestina por el poder, ‘,atar’ al elegido e, incluso, ‘quemar’ en la batalla a los aspirantes descartados. Ejemplos de estas puñaladas había muchos en la historia de las grandes empresas. La más sonada es la que le asestaron a David Sokol, la mano derecha y sucesor ‘in pectore’ de Warren Buffett al frente de su imperio Berkshire Hathaway. Sokol se vio forzado a dimitir por un escándalo bursátil que, curiosamente, saltó a la luz poco después de que el oráculo de Omaha, de 82 años, apuntase a él como su sucesor natural.

bio_botin-01

La sucesión está pensada, contada y comunicada por escrito. Lo importante es que hay un plan al margen del protocolo de actuación de los estatutos [que establece que los vicepresidentes asumirían el cargo de forma interina], con lo que se garantiza la sucesión”, confesaba entonces un alto directivo. Solo “media docena de personas conocen el plan con todo tipo de detalles y lo han asumido bien”, precisaba la fuente. El nombre del elegido se ha dado a conocer hoy, Ana Patricia, la mayor de los seis hijos del banquero, que emulará a su abuelo y a su padre al frente del Santander, convirtiéndose en la única mujer que ocupa la presidencia de uno de los grandes bancos del mundo.

Graduada en el Bryn Mawr College de Pensylvania y con un MBA en Harvard bajo el brazo entró en el banco de inversión JP Morgan de Nueva York, donde trabajó ocho años. Tras esta etapa, se incorporó al Santander en 1989, donde empezó siendo responsable de la banca de inversión y artífice de la expansión inicial en Latinoamérica. También ha dirigido durante ocho años Banesto, que era un banco pequeño entre los grandes, comparable al Popular, y al que convirtió en líder en el segmento de pymes. En su haber está la venta de la inmobiliaria Urbis, justo antes del pinchazo de la burbuja, con plusvalías de 1.200 millones. Sus colaboradores destacan de ella su espíritu luchador, su claridad de pensamiento, su determinación y su capacidad para desenvolverse en el sector.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal