Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Andreas Gal, CTO de Mozilla: “Es un poco pronto para considerar dispositivos inteligentes a los ‘smartwatches”

El creador del sistema operativo Firefox alerta sobre la aparición de nuevos monopolios en el mundo de la tecnología. La falta de competencia se traduce en un menor ritmo de innovación, algo que le parece muy preocupante.


Share   

Por

La Fundación Mozilla es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo construir una web mejor y más accesible para todos. Para lograrlo cuenta con el trabajo de 1.000 voluntarios, que entre otras cosas tienen vía libre al código del navegador Firefox para proponer mejoras.
La supervisión de esas ideas está a cargo de personas como Andreas Gal, responsable de tecnología de la fundación y uno de los cerebros tecnológicos más respetados en Silicon Valley. Este ingeniero húngaro de 38 años llegó a Mozilla hace seis años después de haberse dedicado a la investigación en la Universidad de Irvine, en California. Su especialidad era JavaScript, el lenguaje de programación que da movilidad a las páginas web y aplicaciones, y que fue descubierto precisamente por la persona que le contrató, Brendan Eich, entonces CTO -Chief Technology Officer, responsable de tecnología- de Mozilla. La entrevista tiene lugar tres meses después de la renuncia de Eich como consejero delegado, un cargo en el que duró once días. Parte de la comunidad online le puso en la diana por su apoyo financiero hace unos años a la Proposición 8, que reconocía el matrimonio como algo que tiene lugar entre un hombre y una mujer. Como el tema está aún de actualidad, empezamos preguntando a Gal sobre ello.
¿Qué le parece que una organización como Mozilla, que afirma admitir todo tipo de mentalidades, permita que alguien se vaya por no pensar de un modo determinado?
Brendan y yo hemos trabajado muy estrechamente. Él me trajo a Mozilla. Quizá usted haya leído las circunstancias que le llevaron a dejar la compañía. Se había puesto mucha atención sobre algo que él había hecho en su vida personal. Empezó a afectar a la visibilidad de la firma. Había acumulado tanta repercusión en California que él decidió irse. Tuvimos un relevo tranquilo, porque habíamos trabajado mano a mano. Cuando inventamos el sistema operativo Firefox, fue la primera persona a la que se lo dijimos -el cofundador y yo-. Hemos hecho muchas cosas juntos. Fue el representante de muchos de los que hacen tecnología en Mozilla. La transición ha sido fluida porque somos muchos y tenemos un equipo tecnológico fuerte. Al mismo tiempo, él es el espíritu tecnológico. Su espíritu está con nosotros. Muchas de las cosas que hizo han dado forma a nuestra tecnología.
Como estudioso que es, estará muy al tanto de los campos de innovación más de moda en la actualidad: wearables –accesorios como relojes inteligentes, por ejemplo–, Internet de las cosas, realidad virtual…  ¿Cuáles le resultan más atractivos?
Entre los que menciona, veo emerger muchas tendencias interesantes. Por ejemplo, los wearables. Es un poco pronto para considerarlos dispositivos inteligentes. Simplemente se conectan con otros aparatos de los usuarios -un reloj con un teléfono, por ejemplo-. Lo más llamativo de un smartphone no es el teléfono o el sistema operativo. Es el ecosistema que viene con él. Puedes leer, hacer transacciones, comprar o consumir contenidos. No veo usos atractivos de este tipo para los relojes inteligentes. No replican el ecosistema. No puedes comprar un libro con ellos. Son muy útiles, pero como accesorios. La realidad virtual sí es una gran tendencia. Algunos de nuestros investigadores han empezado a hacer cosas llamativas relacionadas con Oculus -tecnología de realidad virtual que está revolucionando los videojuegos-. Puedes representar contenido de la web en el mundo virtual de Oculus o en otros dispositivos. Mostrarlo al usuario desde la web y recibir sus reacciones. Es posible que llegue a ser algo tan rompedor como la aparición del smartphone. Podría ser una buena alternativa a las pantallas táctiles en un par de años. También quizá se interactúe con la realidad virtual para comprar. No me veo manejando de este modo un reloj inteligente.
Compañías como Apple o Samsung parecen estar dispuestas a apostar por los relojes inteligentes, pero ya se ve que a usted no le llaman mucho la atención.
No los llamaría así. Son relojes electrónicos. Pueden recibir una llamada, pero no tienen un ecosistema independiente del smartphone. No es lo que muestran ahora. Los que hay en la actualidad no me convencen porque son demasiado grandes, no tienen una buena batería y la pantalla es un poco pequeña. (La entrevista se realizó antes de la aparición del reloj inteligente de Apple. Sobre él, Gal ha dicho en un tuit: “Con el iPhone, Apple creó una disrupción en la informática. Apple Watch parece simplemente un producto yo también, con algunas mejoras incrementales).
Los navegadores han sido nuestra herramienta tradicional para entrar en Internet. Usted es un especialista en ellos. ¿Cómo podrían mejorarse?
Las empresas que han creado los navegadores tienen filosofías muy distintas. Mozilla piensa que tiene que ser tu representante en la navegación. Cuando creamos Firefox, lo concebimos de modo que pudiera ser el agente del usuario y de sus intereses. La idea era centrarse en él y darle el control. Nos aseguramos de que protegiera sus datos y tuviera la última palabra sobre ellos. Si quieres guardar algo en tu ordenador, tienes que dar tu consentimiento. Otros navegadores son diferentes. Nosotros somos una fundación sin ánimo de lucro. Fuimos creados para ser un espacio abierto en la web, pero aquí no hay intereses financieros. No estamos centrados en generar ingresos. Nos ocupamos de nuestra misión. Muchos de los productos de Google están diseñados para que el usuario acceda a sus servicios. Se ocupa más de lo que necesita del usuario que de lo que éste requiere de la web. Quieren mantenerte en su pequeño mundo. Por lo que se refiere a los smartphones, estamos atrapados en aplicaciones. El ecosistema es muy cerrado. Siempre acabas en Google, como en una burbuja. La web es un espacio abierto. Deberíamos acceder al contenido que quisiéramos.
El uso de smartphones y tablets crece cada vez más. ¿Cómo se puede mejorar la navegación en estos dispositivos móviles?
Hay algunas diferencias clave con los ordenadores de sobremesa. En éstos tienes un teclado, y a través de un buscador, encuentras soluciones. Escribir es sencillo. En los dispositivos táctiles, la pantalla es muy pequeña. Es fácil equivocarse con alguna letra. Apple definió el modo de interacción para los smartphones. Produjo un cambio, porque ahora tenemos iconos y pinchamos en ellos. En sus dispositivos, todo esto está bajo el control de Apple: las aplicaciones y lo demás. A los usuarios les gusta este modelo. Hacen clic y no necesitan escribir una dirección de Internet. Pero todo esto también limita mucho. Con el sistema operativo Firefox, con HTML 5, hemos tratado de integrar las dos realidades -navegación por ordenador y smartphone-. En nuestra aplicación de búsqueda, puedes introducir la palabra Madonna y busca como en la web. Encontrarás contenido de Wikipedia, porque es como estar dentro de ella, pero también de Soundcloud o de YouTube, porque allí hay algunas canciones y vídeos suyos. Pero no son iconos: es la web.
El cuartel general de su compañía está en California, donde residen algunas de las firmas que más han dado que hablar en los últimos años en el terreno de la innovación: Google, Apple, Facebook… ¿Cree que siguen innovando al mismo ritmo, o su velocidad ha bajado?
Trabajo para Mozilla. Para mí es difícil hablar de estas firmas. En general, la innovación se está ralentizando porque también lo ha hecho la competencia. Deberíamos estar muy preocupados por este motivo. Están surgiendo nuevos monopolios. Los smartphones se han hecho muy relevantes. Si tienes un dispositivo con el sistema operativo de Apple, todos los datos son de ellos. Toda tu información está bajo control de Apple y Google. Nosotros hemos creado competencia al lanzar el sistema operativo Firefox. El mercado de navegadores para ordenadores de sobremesa es muy competitivo, pero en el de smartphones no ocurre lo mismo. Es muy cerrado. Hay un riesgo real de que Google esté intentando reconstruir el ecosistema. Ciertas partes de los hangouts -sistema de mensajería- de Google te dicen que has de descargarte el navegador Chrome. Es arriesgado. Quieren asegurarse de que usas todos sus productos. Esto propiciará que la innovación se ralentice. Una vez que has capturado al usuario, no tienes que innovar más.
¿Cómo ve Silicon Valley? ¿Sigue siendo un gran foco de innovación?
Para mí es difícil describir tendencias globales. Tenemos dos oficinas en Silicon Valley. Muchos de nuestros competidores están cerca. Aquí hay un ambiente interesante, e intercambio de ideas. Es muy atractivo. Podemos colaborar y llamar a gente de Google y tomarnos un café con ellos, entre otras cosas. Pero Mozilla es muy global. Tenemos oficinas llenas de talento en París y Londres. También en Toronto, que es un importante área de tecnología, tenemos a 100 personas. Y cada vez hay más actividad. La aplicación de búsqueda se desarrolla en Tel Aviv con una compañía de allí. Allí hay muchas startups. No tenemos oficinas en Israel, pero trabajamos mucho con ellos. Taiwán es una gran fuente de talento para el sistema operativo Firefox. Abrimos centros hace tres años –alrededor de cien personas-. Taipei se centra en hardware, pero es una buena localización para nosotros. Somos muy globales. Aprovechamos Silicon Valley, pero estamos en todas partes.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal