Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Signos de los tiempos


Share   

Por

Empezamos el curso en septiembre con multitud de incertidumbres: Cataluña, irrupción de Podemos en el marco institucional, corrupción en pleno protagonismo, incertidumbre internacional, y lo hemos terminado con un mes de diciembre realmente apasionante desde el punto de vista económico y político. Nos hemos encontrado a los mercados en bajadas y subidas, desesperados por días, jornadas y semanas, y todo ello por una causa fundamental,la bajada del precio del petróleo, y como consecuencia de ella la dilución de las expectativas de crecimiento económico en Rusia, depreciación del rublo incluida, para los dos próximos años, y la incertidumbre sobre el volumen de actividad y negocio en el mundo.

Sin embargo, con la misma facilidad con la que los mercados se han dado la vuelta hasta volver a tocar prácticamente los mismos valores, una semana más tarde afrontamos el año 2015 en una situación de esperanza y positividad.

Desde el punto de vista económico, parece que el Gobierno esta concienciado de la necesidad de que la salida de la crisis llegue a cada hogar. Es sin duda lo prioritario en este momento, así se prevé un mayor empleo en los Presupuestos Generales del Estado, un incremento de las pensiones, y parece que los vientos de la inversión extranjera, que habían amainado en el último trimestre, vuelven a soplar fuerte sobre la economía nacional. De tal forma que el sector turístico continúa su crecimiento, el sector de servicios ha visto incrementada su actividad y sin duda los bancos verán cómo se sanea su balance durante el próximo ejercicio con el fin de mejorar las medidas de ajuste, la consolidación de activos y probablemente un mayor flujo del crédito.

Desde el punto de vista político, la crisis de Cataluña después de la intensidad pre y pro consulta ha derivado en la lucha de poder entre los dos partidos que lideran el independentismo y la tozuda realidad presupuestaria.

Por otro lado en política exterior, Estados Unidos, ha asumido un liderazgo en las iniciativas desde el acuerdo con China por Kioto, pasando por la regularización de las relaciones diplomáticas con Cuba.

Aunque no se trata de ser adivinos, el año 2015 presenta dentro de España un horizonte claro de esperanza en el ámbito institucional, donde los procesos de corrupción han tenido el inconveniente de mostrarnos una realidad durísima, pero también la enorme ventaja de sanear el horizonte. La misma renovación en la figura del nuevo Rey, Felipe VI, plantea una llamada a la serenidad y al respeto por las instituciones. Son tiempos recios y de cambios pero asistiremos a un criterio más mesurado y de mayor optimismo para todos.

Este collage, nos impulsa a ser portavoces de esperanza y de ilusión. En una juventud, que ha sufrido los efectos de la crisis, en sí misma y se abre al mundo de lo laboral en España y en el extranjero. En una Sociedad Civil sufriente pero que, poco a poco, va recobrando la esperanza, la ilusión y las ganas. Pero en todo ello siendo conscientes de que la realidad mundial se acerca más a la colaboración entre los Estados, a la búsqueda de puntos de unión, y con la presencia de líderes dispuestos a cambiar las cosas y ejecutar esos cambios. Lo han demostrado el presidente Barack Obama, el Papa Francisco en su actuación en la vida internacional y en su mensaje permanente de acercamiento, misericordia y auxilio a los más débiles.

Claro no podemos aventurar cual es el futuro político de España, pero si afirmar que el movimiento pendular ira amainando y en general el marco político y económico seguirá por caminos de estabilidad, con una mirada clara al futuro.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal