Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Las vías de financiación del yihadismo


Share   

Por

El yihadismo lleva mucho tiempo presente en el panorama mundial, pero desde el ataque a la sede de la revista francesa Charlie Hebdo, y la cada vez más efectiva expansión por países orientales, ha aumentado la preocupación internacional al respecto. Uno de los temas más inquietantes es la enorme cantidad de dinero que recibe el movimiento terrorista radical y, en particular, el autodenominado Estado Islámico (EI), el cual pretende unificar todas las regiones musulmanas bajo el control de un único califato. Por ahora, ya está presente en diversas zonas de Siria e Irak y ha participado en la guerra de Libia y en la insurgencia iraquí. El responsable de Gobernanza de la Casa Árabe de Madrid y ex corresponsal de BBC Mundo en Medio Oriente, Karim Hauser asegura que “aunque es muy complicado conocer a ciencia cierta la riqueza de EI, se estima que es de unos dos mil millones de dólares”.

La colaboración financiera de países como Arabia Saudí, Qatar o Kuwait es esencial para el yihadismo. Se conoce como la Golden Chain a los países del Golfo que, supuestamente, colaboran con la financiación de estos grupos terroristas. Aparte de las donaciones de particulares y otros grupos terroristas que simpatizan con la ideología radical, se debe tener en cuenta la ayuda indirecta. Así lo ilustra Karim Hauser, “es el caso de Turquía que, en un principio, se muestra contraria a los preceptos radicales del Islam; pero permite que las personas que se quieren unir a las filas de EI atraviesen sus fronteras para llegar hasta él”.

2

Los peajes e impuestos que cobran a los coches que pasan por las rutas que tienen controladas; el tráfico de drogas y la venta de órganos de civiles y de milicianos son las formas más habituales de conseguir ingresos, también utilizadas por el yihadismo. Asimismo, los saqueos de los territorios que sitian y la venta de antigüedades son un gran empujón económico. Karim Hauser detalla, “Siria e Irak estaban considerados como países Patrimonio de la Humanidad pero, tras la invasión del grupo radical, han sido totalmente saqueados y no dejan de aparecer compradores de todo el mundo que mantienen en pie la demanda de antigüedades”. Cuando entraron en Mosul, se considera que se llevaron 400 millones de dólares del Banco Central.

Una vía innovadora y no monetaria, pero casi tan importante como todas las demás, es la comunicación. Invierten mucho del dinero que reciben en material muy sofisticado, el cual les permite generar vídeos que siembran el terror y manifiestan las agallas que poseen para hacer lo que sea. Estos medios también se emplean para la propaganda, que no deja de atraer a militantes que se suman a los 100.000 que se valora que tienen.

Es complicado entender todo el desarrollo de la vertiente radical del Islam porque se remonta a décadas atrás pero, en resumidas cuentas, EI ofrece a mucha gente que no tiene nada una alternativa atractiva con la que ganarse la salvación eterna aunque sea matando, o muriendo, por el Islam.

5

El pasado 12 de febrero la ONU aprobó una resolución para poner fin a algunas de estas fuentes de recursos, tanto de EI, como de otros grupos radicales. “Una de las medidas adoptadas ha sido la prohibición de pagar los rescates de los rehenes. Se ha demostrado que varios países europeos han sobrepasado los límites monetarios establecidos para este aspecto”, relata Karim Hauser. Japón, en cambio, optó por no ceder y tuvo que ver cómo sus dos compatriotas eran asesinados públicamente, al igual que Jordania. Esta disposición ha generado mucha controversia por el componente ético y humano que la rodea, pero la Organización ha resaltado la importancia de llevar a cabo la estrategia de bloquear los fondos del yihadismo.

Además, las Naciones Unidas han redactado un punto sobre el petróleo. Se deben poner en marcha una serie de resoluciones que vigilen que ningún país o empresa comercie, de manera directa o indirecta, con el petróleo que EI extrae de los pozos y yacimientos que ha arrebatado a Irán e Irak.

A nivel externo, es más fácil paralizar la financiación yihadista porque se puede averiguar quién les ayuda. En cambio, sus fondos internos pueden seguir creciendo casi sin control; aunque mientras los estados que crea no funcionen, su deseado califato no prosperará. Irak y Siria son estados fallidos, necesitan comerciar con países vecinos; no tienen agua, electricidad, medicamentos; las enfermedades cada vez abunda más; aumentan los precios… Karim Hauser, “los residentes de ciudades como Mosul niegan que el grupo tenga un gobierno exitoso para los ciudadanos. Prometieron crear una moneda y pasaportes propios, y todavía no se ha hecho ninguna de las dos cosas”, sentencia.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal