Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Del Cayenne a Mercadona: así hemos cambiado en los últimos 15 años


Share   

Por

Con la llegada del siglo XXI no solo compramos mejores viviendas, sino que nos permitimos el lujo de tener más de una. Los coches, cuanta más cilindrada, mejor. ¿El consumo? Por las nubes. Pero en esto llegó la galerna económica y todo se desmoronó como un castillo de naipes. Ahora toca remar para volver a ser lo que éramos.

sensacionagridulce

SENSACIÓN AGRIDULCE

Uno de enero del año 2000. El mundo respira tranquilo. Los fallos catastróficos que se auguraban por el llamado ‘efecto 2000’ se quedan en agua de borrajas. Ese año el Partido Popular logra mayoría absoluta en las elecciones legislativas, renovando José María Aznar su mandato; ETA sigue; España cierra la frontera al ganado procedente de Francia e Irlanda por el mal de las vacas locas; y arranca en televisión el primer reality show presentado por Mercedes Milá (Gran Hermano).

En aquellas fechas en las que el Deportivo de La Coruña ganó la Liga, y el Real Madrid la champions al Valencia (3-0), la economía volvió a crecer (por cuarto año consecutivo) a niveles elevados, en concreto, un 4,1%. “Lo hacíamos por encima de la media europea”, recuerda Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank. Aunque también aparecieron los primeros síntomas de desaceleración debido al gradual debilitamiento de la demanda interna, el principal motor de la actividad. Ese fuerte crecimiento del PIB permitió una significativa creación de empleo (había 14,6 millones de personas trabajando), reduciéndose la tasa de paro hasta el 14,1%. Hoy, casi tres millones de españoles más disponen de un trabajo, pero el desempleo afecta al 23,2% de la población. “La sensación respecto a los últimos quince años, tanto para la economía como para la sociedad, ha sido agridulce. En términos globales, la gente está algo mejor, aunque es difícil de explicar porque lo malo ha sucedido al final”, sostiene Santiago Carbó, catedrático de Economía de la Universidad de Bangor y colaborador de Funcas.

 



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal