Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Los primeros vuelos del Puente Aéreo


Share   

Por

A principios de la década de los setenta del pasado siglo XX, la economía española vivía días de vino y rosas. Por ejemplo, en 1974 el número de parados era de tan sólo 431.400 personas (3,2% de la población activa). Es decir, había pleno empleo, y el PIB creció un 5,62%. Tan boyante situación se reflejaba en múltiples aspectos de la vida cotidiana. Uno de ellos era el número de viajeros que, a diario, volaban de Madrid a Barcelona (y viceversa) para hacer negocios. Solo en 1973 cubrieron esa ruta aérea ¡895.000 personas! ¿Su edad? Entre 35 y 45 años.

Pero había un problema: muchos no embarcaban en el último momento, dejando su plazo vacía, e impidiendo a otros pasajeros ir y volver en el mismo día. Es decir, no se aprovechaba al 100% la oferta existente.publipuenteaerero

Con el fin de solucionar este desajuste, Iberia (cuya flota era de 86 aeronaves) eliminó el sistema de reservas. Y lo hizo de la siguiente manera: pidió a la Subsecretaría de Aviación Civil la puesta en marcha de un nuevo servicio aéreo que fue autorizado el 17 de abril de 1974 con el nombre técnico de Servicios Especiales Madrid-Barcelona y V.V. En el documento, ambas partes también se comprometieron a construir una moderna terminal en Madrid, mejorar la de Barcelona, hacer más flexible la adquisición de billetes, y simplificar el movimiento de pasajeros y equipajes.

Transcurridos casi siete meses, el 4 de noviembre de 1974, el Boeing 727 ‘Aragón’ inauguraba el que hoy sigue conociéndose como Puente Aéreo. En ese primer vuelo, que duró 55 minutos, viajaron destacadas personalidades de la época (ver foto): el ministro del Aire, teniente general Cuadra Medina; el subsecretario de Industria, Landelino Lavilla; el presidente de Iberia, Jesús Romeo Gorría; y el alcalde de Madrid, Miguel Ángel García Lomas.

Tanta aceptación tuvo ese primer vuelo entre Madrid y Barcelona (el precio del billete era de 1.961 pesetas), que tan solo 15 días después habían efectuado ya… ¡490 vuelos!, de los cuales 100 habían sido de refuerzo (si la demanda era elevada, se recurría a los denominados vuelos especiales).

Cada día, un total de 13 vuelos surcaban el cielo en cada sentido sin reserva, más otros cuatro con reserva. Eso significaba que la oferta diaria de plazas de avión ascendía a 3.200. En las primeras dos semanas, el índice de ocupación superó el 70%, y el de puntualidad fue del 97%. Los objetivos se habían conseguido con gran rapidez.

Así, en 1974, Iberia transportó en el Puente Aéreo a 1.222.979 pasajeros, es decir, un 29% más respecto al año anterior. Y entre 1974 y 1981 lo utilizaron casi ocho millones de personas, siendo la ocupación media anual del 77%. Pero su ascenso meteórico se frenó en los primeros años de la década de los ochenta debido a la fuerte recesión mundial, recuperándose a partir de 1985. Ya en 1992, y con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona, se superaron los dos millones de pasajeros.



ÍNDICE




El medio de la generación multimedia

Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal