Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


¿Qué militar sentó las bases del Banco de España?


Share   

Por

¿Se imaginan a Luis María Linde, el actual gobernador del Banco de España, pegando tiros en el Libano o Afganistán? Pues eso fue lo que hizo el primer gobernandor del Banco, Ramón de Santillán, en la Guerra de la Independencia. Este burgalés, que nació en 1791 en Lerma, no dudó en abandonar sus estudios en la Universidad de Valladolid para alistarse en 1809 en la guerrilla del cura Merino para luchar contra la inversión napoleónica. Tal fue su valor que acabó la contienda (1814) con el grado de capitán de Caballería.

Retirado del Ejército en 1825 con el grado de teniente coronel, este hombre ilustrado solicitó un empleo en el Ministerio de Hacienda, y allí ocupó varios cargos, desde Oficial de la Contaduría General de Valores, hasta Jefe de la sección de Ultramar. Y en abril de 1840 el puesto más elevado: ministro de Hacienda.RamondeSantillan

Desgraciadamente, le tocó sufrir un período terriblemente inestable: guerras carlistas, pronunciamientos militares ¡y abdicaciones! Pues justo el año en que Santillán era nombrado ministro de Hacienda, la Reina María Cristina abandonaba la Corona tras una sublevación en Madrid. Sobrevivir políticamente en este país era un milagro porque cada no sólo había un cambio de gobierno sino ¡hasta seis! como sucedió en 1843.

Ramón de Santillán entró y salió de su ministerio dos veces en siete años, pero tuvo la fortuna de vivir sin duda uno de los períodos económicos más fascinantes de nuestra historia. Comenzaba (un poco tarde) la Revolución Industrial en España: se construían originales altos hornos, se tendían las primeras vías férreas, se fundaban poderosas sociedades para promover la industria mecánica… Y también se luchaba contra la inevitable bancarrota del Estado: debido a la pérdida de las colonias americanas, y a los ministerios de reciente invención, el Estado se encontraba en la ruina. Pues bien, fue en 1845, gracias a Ramón de Santillán (director de Tributos) y al ministro de Hacienda Alejandro Mon, cuando se hizo una prodigiosa reforma tributaria que unificó fiscalmente a este país. No era un sistema totalmente justo, pero puso orden en las cuentas del Estado, reduciendo su gasto de un 30% a un 3%.

Pero Santillán tendría que asumir otro desafío dos años después, cuando volvió a ser ministro de Hacienda. Un banco privado llamado Banco de Isabel II se había dedicado a conceder alegremente préstamos a los incipientes negocios privados. A punto de quebrar en 1847, Santillán se adelantó a la era de las fusiones uniendo por decreto aquel banco con el de San Fernando, que cuando se fundó tenía el nombre de Banco de San Carlos. La entidad resultante conservó el nombre de Banco de San Fernando. Dos años después, Santillán ocupó el puesto de gobernador, y lo mantuvo cuando pasó a llamarse Banco de España en 1856.

 



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal