Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


El primer coche deportivo español

Llevó el nombre de un monarca que, además, fue accionista de la empresa que lo creó.


Share   

Por

Sube por una empinada cuesta de tierra y, en el repecho, se cala. Al volante se sienta un joven entusiasmado. Es el rey Alfonso XIII (en la foto en blanco y negro), un verdadero aficionado al motor. La multitud ayuda al Monarca a arrancar el vehículo que, curiosamente, lleva su nombre.

Los Hispano-Suiza encandilaron al Rey desde el principio. Pero también a los aficionados al deporte de motor. Más aún cuando, en 1909, los vehículos de la marca española ganaron sus primeras competiciones internacionales. Los coches, amarillos y rojos, consiguieron los primeros puestos en la carrera de Mont Ventoux, en Francia. Allí demostraron la calidad de sus mecánicas. Al año siguiente, se hacían con el primer, segundo y sexto puesto en la gran Coupe des Voiturettes de Boulogne-sur-Mer (Francia).

El Rey quiso probar uno de los vehículos ganadores y se enamoró. La Hispano-Suiza recibió entonces un encargo muy especial: un vehículo con las mismas características. Su apodo fue ‘modelo Alfonso XIII’.

HispanoSuizaAlfonsoXIII

Sin las exigencias de las competiciones, el 15-45 HS se transformaría en una ‘voiturette’ de carreras con la comodidad de un utilitario. Para ello, se ampliaron las cotas de cilindros desde los 65 x 140 mm de diámetro de los deportivos hasta 80 x 70 mm. Así se aumentó la potencia y la fiabilidad del motor.

Debido a la alta demanda de la afición deportiva, la empresa empezó a fabricarlo en serie en 1911. El HS Alfonso XIII se convertiría entonces en el vehículo preferido de los ‘sportmen’ de todo el mundo.

Su ventana competitiva residía, más que en su potencia, en el reparto del equilibrio. Esto le daba más estabilidad que a sus competidores, que eran más grandes y pesados y, por tanto, de más difícil manejo.

En la creación de la Hispano-Suiza intervinieron empresarios españoles, que aportaron el capital y la gestión, y un técnico suizo, Marc Birkigt, responsable del diseño. El éxito de la compañía también correspondió a su fundador, Damián Mateu.



ÍNDICE




El medio de la generación multimedia

Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal