Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Mikel García-Prieto (Triodos Bank): “No hay mejor manera de intervenir socialmente que con el dinero”


Share   

Por

Lo primero que llama la atención al entrar en su despacho son las vistas. Enclavado en la localidad madrileña de Las Rozas, sus amplios ventanales ofrecen una bella panorámica de la Sierra de Madrid. Diáfano, claro y con luz natural, la mesa es de madera de roble; la moqueta está hecha sin productos tóxicos; el techo son virutas de madera recicladas; los tres óleos que cuelgan en las paredes proceden de un cliente… “Son materiales acordes con las propuestas de valor del banco”, afirma. ¿Cuáles son? Una banca con valores, que busca un equilibrio entre la rentabilidad social y medioambiental, y la económica. De ahí que utilice el dinero de sus ahorradores e inversores para conceder préstamos a empresas y proyectos de la economía real.

¿La crisis de las entidades financieras les ha impulsado más?

Desde la fundación del banco en España en 2004 [su origen se remonta a 1980 en Holanda] nuestra evolución ha sido positiva. Incluso hemos tenido crecimientos del 20% y del 30%. En lo que sí nos ha ayudado ha sido a incrementar la cultura de la sociedad con respecto a las finanzas y a la banca, haciendo que nuestro mensaje sea el del sentido común: no ser el banco de la ecología, de lo social, sino el de todo el mundo. Nuestro mensaje es más universal después de la crisis.

¿El ajuste sufrido por la banca ha llegado a su fin?

Queda mucho por hacer porque todavía no conseguimos que el dinero sirva para mejorar la calidad de vida de las personas. Desde ese punto de vista, estamos en una fase de búsqueda de la estabilidad. Pero aquí no está el final de evolución que necesita la banca.

¿Dónde está? ¿Hay cabida para nuevos actores?

Lo que veremos son nuevas formas de que el dinero sirva a las personas. La banca está en un momento de altísima regulación, lo que hace que solo pueda llevar a cabo unas actividades muy concretas, muy acotadas por esas normas. Ya percibimos otras maneras de que el dinero sirva a la sociedad, como las plataformas de crowfunding.

IMG_6623

¿Y en ese futuro reaparecerá la banca pública?

El debate no es tanto banca pública o privada, sino qué tipo de banca queremos. Nosotros la entendemos al servicio de las personas, de la sociedad. Y somos una institución privada. No nos mueve maximizar la rentabilidad para nuestros accionistas sino que el dinero sirva para construir una sociedad superior, para que las personas vivan mejor, y para preservar el planeta. Y para eso el apellido de público o privado no es esencial. Lo es la forma de entender la banca de los profesionales que trabajamos en las instituciones financieras. Que sea pública o privada es secundario.

Podemos habla de rescatar más a las personas que a los bancos…

El político puede poner unas reglas, unos límites. Pero si el que está en la economía, el empresario, o el banquero, todavía no sitúa en el centro a las personas, a la sostenibilidad, todas esas normas lo que pueden hacer es limitar un poco más el pacto de lo que se haga. Desde nuestra perspectiva lo esencial es establecer relaciones con aquellos que están comprometidos con la sostenibilidad.

¿Sería bueno para la economía la llegada al poder de Podemos?
Lo positivo sería recuperar la visión a largo plazo, la confianza en la capacidad de las personas, y el sentido último de la economía no como un fin en sí mismo, sino como una manera de intermediar entre las personas que ofrecen un servicio y aquellas otras que tienen una necesidad. Primero tenemos que atacar o que influir en la economía para que luego los políticos puedan dar unas reglas del juego. Mientras esto no sea así veo difícil que en la esfera de lo político pueda haber una intervención efectiva.

¿Qué buscan sus clientes en sus productos?

Coherencia entre sus principios y sus acciones. Después servicio, que puedan operar bien. Y, por último, rentabilidad. Nuestro negocio es muy sencillo: captamos ahorro, lo prestamos a proyectos con nombre y apellidos, y el margen de intermediación es lo que nos da de comer.

¿Cuáles son los riesgos que tiene en estos momentos el sector?

Uno es la regulación. En el momento en que ésta sea el eje de acción único y exclusivo para dirigir la banca, lo que conseguiremos es limitar ciertos impactos pero no sanear lo que debería ser la actividad bancaria. Otro podría ser la tecnología, el intentar que la banca se desarrolle teniendo en cuenta exclusivamente los datos y dejando de lado a las personas que hay detrás de cada una de las iniciativas. Y, por último, revisar cuál es su lugar y cómo complementarse con todos los nuevos actores.

Allá por los años 60 del pasado siglo hay quien decía que el dinero era el origen de todos los males del mundo, y quienes lo manejaban, los malvados del universo. ¿Hoy esta aseveración sigue presente?

(Ríe) El dinero es una creación humana y ofrece unas posibilidades enormes de hacer cosas. Dependiendo de su uso, construye o destruye. Con él se pueden hacer cosas estupendas como conseguir recursos para que se desarrollen todo tipo de iniciativas con un impacto social positivo pero también lo puedes utilizar para especular. No es bueno ni malo y me parece una creación extraordinariamente inteligente que, hoy en día, es muy efectiva. No hay mejor manera de intervenir socialmente, con mayor capacidad, que con el dinero ya que puedo llevar mi voluntad de transformar la sociedad a cualquier parte del mundo.

 



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal