Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


El automóvil que nació y murió en la Gran Depresión

El Chrysler Airflow rompió moldes al convertirse en el primer coche aerodinámico del mundo, pero no triunfó.


Share   

Por

A los ingenieros de Chrysler no se les ocurrió una mejor campaña que conducirlo marcha atrás en pleno centro de Detroit. La prueba causó algunas escenas de pa´nico, pero el departamento de marketing pensó que había dado en la diana y que el Chrysler Airflow sería un éxito. Nada más lejos de la realidad.

1934_Chrysler_Airflow

Se dice que el ingeniero Carl Breer se fijó en el vuelo en formación de las ocas y en las maniobras aéreas de los aviones de caza para construir el primer coche aerodinámico de la historia. Junto a dos colegas construyó un túnel del viento en el que, ya en 1930, probó 50 diseños del Airflow. Cuatro años más tarde vio la luz el prototipo definitivo. El motor se suspendió sobre las ruedas delanteras y los asientos se colocaron entre éstas y el eje trasero, lo que supuso un cambio fundamental con respecto a los diseños anteriores. Los anuncios de la época lo compararon con las modernas locomotoras, pero el público norteamericano, que pensaba por los efectos de la Gran Depresión, no estaba preparado para las grandes innovaciones. Para colmo, a pesar de tan sugerente campaña, la línea de fabricación se quedó corta. En mayo de 1934 sólo se habían construido 6.200 unidades y, además, prácticamente los primeros 3.000 tenían grandes defectos de fabricación. Su competidor, General Motors, arremetió publicitariamente contra el Airflow para seguir haciendo leña del árbol caído.

El magnate Walter Chrysler, que fundó su propia firma en 1924 tras dejar la presidencia de Buick –una de las marcas de General Motors-, jamás pensó que el primer año no vendería ni 11.000 unidades de su producto estrella. Por eso, en 1935, Chrysler presentó su primo hermano, el Airstream, del cual se llegaron a vender cuatro modelos por cada Airflow. Un desastre sin precedentes en el que sólo la versión Imperial de cuatro puerts rompió la marca de los 1.000 vehículos, llegando a las 4.259 unidades fabricadas. En 1937, el pájaro herido murió del todo. Sólo tuvo un momento de gloria cuando un modelo limusina se convirtió en el coche oficial del presidente de Filipinas Manuel Quezon. Sin embargo, este diseño aerodinámico revivió casi 70 años más tarde cuando la marca se inspiró en él para lanzar el PT Cruiser. ¿Quién dijo que los sueños no podían repetirse?



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal