Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Política de Estado para las exportaciones

Después de haber chocado con el iceberg de la crisis, la flota de empresas españolas exportadoras ha puesto rumbo a la recuperación apostado por el desembarco más allá de nuestras fronteras. Y el atraque está siendo de lo más satisfactorio.


Share   

Por

“El sector se ha comportado magníficamente durante 2015”. Son palabras de Balbino Prieto, presidente del Club de Exportadores. Los números así lo corroboran: si en 2014 se exportaron mercancías por valor de 240.000 millones de euros, y servicios por un montante de 100.000 millones (lo que representa el 34% del PIB), las previsiones para este año apuntan a que se llegará a los 350.000 millones de euros (35% del PIB). De momento, y hasta septiembre, se ha producido un máximo en la serie histórica, situándose en 186.261 millones de euros (+4,4%). “Somos la segunda potencia exportadora de la zona euro por detrás de Alemania en relación con el PIB”, concreta Prieto.

Según la Unión Europea (UE), España está teniendo una mejora interanual de sus exportaciones de un 0,4% frente a la media europea. Además, el número de empresas que se deciden a dar el salto al exterior viene creciendo casi un 4%. Bienes de equipo, materias primas y productos industriales (con 166.500 millones de euros, un 69,3% del total), bienes de consumo (35.480 millones de euros, 14,7%), industria agroalimentaria (33.637 millones de euros, un 14%), y bebidas (4.336 millones, -1,7%) engrosan esta flota que ha puesto proa a otros destinos, según datos de 2014. ¿Traducido a euros? 240.034 millones de euros, un 1,7 más respecto a 2013.

exportacion

Por países, la flota exportadora española suele atracar en Francia, Alemania e Italia. A continuación, las picas tienen como destino Reino Unido, Portugal y Estados Unidos (datos de enero a agosto de 2015). Los cinco primeros países absorben el 47,5% de las exportaciones, y la Unión Europea recibe dos tercios del total. “En los últimos años se mantienen los porcentajes en los primeros puestos, pero se han incorporado nuevos mercados en la cesta exportadora”, argumenta Balbino Prieto. Junto a Europa y Latinoamérica, los dos mercados por antonomasia, se está produciendo una cierta diversificación geografía por el sudeste asiático, África y Oceanía. Así, por ejemplo, Turquía aparece en el décimo puesto de este ranking, China (12), Arabia Saudí (15), Argelia (16), Japón (18), y Australia (24). Puntos de destino que interesan por su dimensión, crecimiento, y ventajas comparativas que ofrecen a las compañías bien por su contribución tecnológica, por las agrupaciones de empresas existentes en los mismos, o por su dinamismo.

¿Más datos? Ocho productos (encabezados por los automóviles) cubren el 27,2% de las exportaciones, el número de empresas supera los 147.000 (en 2008 estaban sobre las 100.000), el 69% de los exportadores lo hace de forma regular, y solo el 15% abarca el 90% de las exportaciones. “Están aprovechando muy bien las situaciones que se producen en los mercados internacionales [por ejemplo, la caída del precio de petróleo que ha posibilitado una rebaja de la factura energética]. Hay un gran esfuerzo por su parte que se ha visto favorecido por la relación entre el dólar y el euro aunque se ve con prudencia la crisis mundial, sobre todo China”, advierte el presidente del Club de Exportadores. La razón de esta mesura hay que buscarla en que muchos de los países con los que trabajan las firmas españolas son abastecedores del país asiático de materias primas, y han reducido sus importaciones made in Spain. Otro caso es el de Rusia. La recesión en el país, la depreciación del rublo, y las sanciones de Europa por el conflicto con Ucrania, están frenando la llegada de productos alimentarios procedentes de España.

Las previsiones para 2016 son optimistas. “No sé si llegaremos a crecer al 5%, como en años anteriores, pero andará cerca”, aventura Balbino Prieto. Y así será gracias al dinamismo de las empresas y a la apertura de nuevos mercados. ¿Qué medidas habría que acometer para ofrecer un nuevo impulso? “Es necesario que el sector exterior sea una política de Estado, como el turismo, porque afecta a todos los ministerios. No tiene sentido que dependa de una secretaría de Estado”, se lamenta el presidente del Club de Exportadores. También hay que agilizar los instrumentos financieros, que son lentísimos debido a la excesiva burocracia, subir los presupuestos del ICEX, que durante los últimos años se han reducido, y un tratamiento fiscal oportuno respecto al establecimiento de filiales, así como deducciones referidas a los gastos en el exterior. Impulsar la I+D+i, las políticas de formación a los trabajadores así como otras que mejoren los flujos de pago al exterior que reduzcan costes también serían bienvenidas.

De lo que no cabe duda es que la internacionalización se ha convertido en una especie de caballo ganador para hacer frente y reducir el impacto de la larga crisis económica. Y ha sido vital tanto para el crecimiento como para el empleo. Un ‘ejército’ que se ha ampliado con nuevos efectivos que han visto como allende los mares estaba la solución a sus males.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal