Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Soros: “Tenemos la capacidad de destruir la civilización, y vamos camino de ello”


Share   

Por

Es uno de los hombres más ricos del mundo. Sus movimientos de inversión son observados por buena parte de los operadores del mercado para intentar seguir sus pasos. Saltó a la fama en 1992 cuando logró mil millones de dólares de beneficio en una apuesta contra la libra, que provocó más de 3.400 millones de libras en pérdidas al Banco de Inglaterra. Presidente de su propio family office, el Soros Fund Management, con el que ha logrado una fortuna valorada en más de 22.000 millones de euros.

El magnate ha concedido una entrevista concedida a Gregor Peter Schmitz,  de la revista alemana Wirtschaftswoche y que Capital les trae en exclusiva a España tras ser publicada en la revista New York Review of Books.

Gregor Peter Schmitz (GPS): Cuando la revista Time puso a la canciller alemana, Angela Merkel, en su portada, la llamó “la canciller del mundo libre.” ¿Cree que está justificado?

George Soros (GS): Sí. Como ya sabe, he sido crítico con la canciller en el pasado y sigo siéndolo con su política de austeridad. Pero después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, atacara Ucrania, se convirtió en la líder de la Unión Europea y, por tanto, indirectamente, del mundo libre. Hasta entonces, era una política con talento, que percibía el estado de ánimo de la gente y lo atendía. Pero al rechazar el ataque ruso, se convirtió en la líder que se arriesgó en su oposición frente a la opinión predominante.

Quizás fue más previsora cuando reconoció que la crisis de la migración tenía potencial para destruir la Unión Europea, primero, causando la ruptura del acuerdo de Schengen de fronteras abiertas y, eventualmente, socavando el mercado común. Tomó la audaz iniciativa de cambiar la actitud de los ciudadanos. Desafortunadamente, el plan no estaba bien preparado. La crisis está lejos de resolverse y su posición de liderazgo, no sólo en Europa sino también en Alemania e incluso en su propio partido, está amenazada.

(GPS): Merkel solía ser muy cauta y prudente. La gente podía confiar en ella. Pero durante la crisis de la migración actuó impulsivamente y se arriesgó mucho. Su estilo de liderazgo ha cambiado y esto hace que la gente se ponga nerviosa.

(GS): Es cierto, pero celebro el cambio. Hay muchas cosas por las que estar nervioso. Como ella correctamente predijo, la UE está al borde del colapso. La crisis griega enseñó a las autoridades europeas el arte de salir del paso una crisis tras otra. Esta práctica podría describirse como cuando se da una patada a un balón cuesta arriba de modo que vuelva rodando hacia abajo. Ahora la UE se enfrenta no con una, sino con cinco o seis crisis a la vez.

“Si Merkel no hubiera seguido a la opinión pública durante la crisis, la solución habría sido diferente”

(GPS):En concreto ¿se refiere a Grecia, Rusia, Ucrania, el próximo referéndum británico y a la crisis migratoria?

(GS): Sí y ni siquiera ha mencionado la principal causa del problema de la migración, el conflicto en Siria. Ni tampoco ha mencionado el desafortunado efecto que los ataques terroristas en París y en otros lugares ha tenido en la opinión pública europea.

Merkel previó correctamente que el potencial de la crisis migratoria podría destruir la Unión Europea. Lo que fue una predicción se ha convertido en realidad. La Unión Europea necesita urgentemente una solución.

Esto es un hecho, pero no es irreversible. Y las personas que pueden evitar que la terrible predicción de Merkel se haga realidad son, en realidad, los alemanes. Creo que los alemanes, bajo el liderazgo de Merkel, han logrado una posición de hegemonía, pero la lograron de forma muy barata. Normalmente, la hegemonía tiene que mirar no sólo por sus propios intereses, sino también por los de los que están bajo su protección. Ahora es el momento en el que los alemanes tienen que decidir: ¿quieren aceptar las responsabilidades y las cargas que implica ser la potencia dominante en Europa?

(GPS):¿Diría que el liderazgo de Merkel en la crisis de los refugiados es diferente de su liderazgo en la crisis del euro? ¿Crees que está más dispuesta a convertirse en una hegemónica benevolente?

(GS): Eso sería pedir demasiado. No tengo ninguna razón para cambiar mi visión crítica sobre su liderazgo en la crisis del euro. Europa podría haber utilizado el tipo de liderazgo que ella está mostrando ahora mucho antes. Es lamentable que cuando Lehman Brothers se declaró en quiebra en 2008, no estuviera dispuesta a permitir el rescate del sistema bancario europeo para garantizarlo en toda Europa porque sentía que la opinión pública alemana se opondría. Si hubiera tratado de cambiar la opinión pública en lugar de seguirla, la tragedia de la Unión Europea se podría haber evitado.

(GPS):Pero no habría sido canciller de Alemania durante diez años.

(GS): Tienes razón. Era muy buena satisfaciendo las necesidades y aspiraciones de gran parte de la opinión pública alemana. Tuvo el apoyo, tanto de los que querían ser buenos europeos como de los que querían que protegiera el interés nacional alemán. Una tarea nada fácil. Fue reelegida por una mayoría aplastante. Pero en el caso de la cuestión migratoria, actuó por principios y estaba dispuesta a arriesgar su posición de liderazgo. Merece el apoyo de aquellos que comparten sus principios.

Me tomo esto como algo muy personal. Soy un firme defensor de los valores y principios de una sociedad abierta debido a mi historia personal, superviviente del Holocausto como un judío bajo la ocupación nazi. Y creo que ella comparte esos valores debido a su historia personal, pues creció bajo el régimen comunista en Alemania del Este y bajo la influencia de su padre, que era un pastor (religioso). Eso me convierte en su defensor aunque no estamos de acuerdo en una serie de cuestiones importantes.

(GPS): Usted ha estado muy involucrado en la promoción de los principios de la sociedad abierta y ha apoyado el cambio democrático en Europa del Este. ¿Por qué hay tanta oposición y resentimiento hacia los refugiados allí?

(GS):  Porque los principios de una sociedad abierta no tienen raíces fuertes en esa parte del mundo. El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, está promoviendo los principios de la identidad húngara y cristiana. Combinar la identidad nacional con la religión es una mezcla poderosa. Y Orbán no está solo. El líder del recientemente elegido partido gobernante de Polonia, Jarosław Kaczyński, está adoptando un enfoque similar. Él no es tan inteligente como Orbán pero es un político astuto y eligió la migración como el tema central de su campaña. Polonia es uno de los países más étnica y religiosamente homogéneos de Europa. Un inmigrante musulmán en la Polonia católica es la encarnación del Otro. Kaczyński tuvo éxito pintándolo como el diablo.

“La crisis del Euro ha convertido a la Unión Europea en un club de deudores y acreedores”

(GPS): En términos más generales, ¿cómo ve la situación política en Polonia y Hungría?

(GS):  Aunque Kaczyński y Orbán son personas muy diferentes, los regímenes que pretenden establecer son muy similares. Como he sugerido, tratan de explotar una mezcla de nacionalismo étnico y religioso con el fin de perpetuarse en el poder. En cierto sentido, están tratando de establecer el tipo de falsa democracia que prevaleció en el período comprendido entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial con el almirante Horthy en Hungría y el mariscal Piłsudski en Polonia. Una vez en el poder, son susceptibles de captar algunas de las instituciones de la democracia que son y deben ser autónomas, ya sea el banco central o el Tribunal Constitucional. Orbán ya lo ha hecho y Kaczyński está empezando. Ambos serán difíciles de derrocar.

Además de todos sus otros problemas, Alemania va a tener un problema polaco. A diferencia de Hungría, Polonia ha sido uno de los países con más éxito de Europa, tanto económica como políticamente. Alemania necesita a Polonia para protegerse de Rusia. La Rusia de Putin y la Polonia de Kaczyński son hostiles entre sí, pero son aún más hostiles a los principios en los que se basa la Unión Europea.

(GPS): ¿Cuáles son esos principios?

(GS):  Siempre he visto la UE como la encarnación de los principios de la sociedad abierta. Hace un cuarto de siglo, cuando por primera vez me involucré en la región, había una Unión Soviética moribunda y una Unión Europea emergente. Y, curiosamente, ambas suponían una aventura en la gobernanza internacional. La Unión Soviética trató de unir a los proletarios del mundo y la Unión Europea trató de desarrollar un modelo de integración regional basado en los principios de una sociedad abierta.

(GPS): ¿Cómo se compara con la actualidad?

(GS):  La Unión Soviética ha sido reemplazada por una Rusia renaciente y la Unión Europea ha llegado a ser dominada por las fuerzas del nacionalismo. La sociedad abierta en la que tanto Merkel como yo creemos –debido a las historias personales que nos ha tocado vivir– y a la que los reformistas de la nueva Ucrania quieren unirse –debido a sus historias personales– en realidad no existe. La Unión Europea estaba destinada a ser una asociación voluntaria entre iguales, pero la crisis del euro lo convirtió en una relación entre deudores y acreedores donde los deudores tienen dificultades para cumplir con sus obligaciones y los acreedores establecen las condiciones que los deudores tienen que cumplir. Esa relación no es ni voluntaria ni igualitaria. La crisis migratoria introdujo otras fisuras. Por lo tanto, la supervivencia de la UE está en riesgo.

(GPS): Ese es un punto interesante porque recuerdo que solía ser muy crítico con Merkel hace dos años por estar demasiado preocupada por los intereses de sus electores y establecer una hegemonía alemana de bajo coste. Ahora, ha cambiado de dirección con el tema de la migración y abrió la puerta a los refugiados sirios. Esto ha motivado un factor de atracción que permite a las autoridades europeas llevar a cabo una política de asilo bajo un gran objetivo, hasta un millón de refugiados al año con el objetivo abierto durante varios años. Los refugiados que cumplan los requisitos para ser admitidos podrán permanecer donde están hasta que llegue su turno.

(GS): Pero no tenemos una política europea de asilo. Las autoridades europeas deben aceptar la responsabilidad en este tema. Este año, la creciente afluencia de refugiados ha pasado de ser un problema manejable a una crisis política aguda. Cada Estado miembro se ha centrado, egoístamente, en sus propios intereses, a menudo actuando en contra de los intereses de los demás. Esto ha provocado el pánico entre los solicitantes de asilo, el público en general y las autoridades encargadas de la ley y el orden. Los solicitantes de asilo han sido las principales víctimas. Pero tienes razón, Merkel se merece un reconocimiento por haber hecho posible una política europea de asilo.

La UE necesita un plan integral para responder a la crisis, uno que reafirme un gobierno efectivo sobre los flujos de solicitantes de asilo a fin de que se lleven a cabo de una manera segura, ordenada y a un ritmo que refleje la capacidad de Europa para absorberlos. Para ser completo, el plan tiene que extenderse más allá de las fronteras de Europa. Es menos perjudicial y mucho menos costoso para los futuros solicitantes de asilo permanecer en o cerca de su ubicación actual.

Mi fundación desarrolló un plan de seis puntos sobre esta base y se anunció exactamente al mismo tiempo que Orbán presentó su plan de seis puntos, pero los dos planes fueron diametralmente opuestos. El plan de Orbán fue diseñado para proteger las fronteras nacionales frente a los solicitantes de asilo, mientras el nuestro buscaba proteger a los solicitantes de asilo. Hemos estado en desacuerdo desde entonces. Orbán me acusa de tratar de destruir la cultura nacional de Hungría al inundar el país de refugiados musulmanes. Paradójicamente, nuestro plan mantendría a los solicitantes de asilo en los lugares donde se encuentran actualmente y allí se les proporcionarían los medios necesarios; son sus políticas las que les incitan a correr hacia Europa mientras las puertas sigan abiertas.

(GPS): ¿Podría explicar su paradoja de una forma un poco más clara? ¿Por qué su plan evitaría que los refugiados inundaran Europa?

(GS): Somos partidarios de una política europea de asilo común, que permita reafirmar el control sobre los europeos en lugar de sobre las fronteras nacionales y permita a los solicitantes de asilo llegar a Europa de una manera segura, ordenada y a un ritmo que refleje la capacidad de la UE para absorberlos. Orbán aboga por el uso de las fronteras nacionales para impedir la entrada de migrantes.

(GPS): ¿Y quién está ganando el conflicto?

(GS): En Hungría, ha ganado él sin lugar a dudas. Lo que es más preocupante aún es que también está ganando en Europa. Está retando a Merkel por el liderazgo de Europa. Lanzó su campaña en la conferencia del partido Unión Social Cristiana de Baviera (el partido hermano de la Unión Demócrata Cristiana de Merkel), en septiembre de 2015, y lo hizo en colaboración con Horst Seehofer, el presidente del partido alemán. Es un desafío real. Ataca los valores y principios sobre los que se fundó la Unión Europea. Orbán los ataca desde el interior, Putin desde el exterior. Ambos están tratando de revertir la subordinación de la soberanía nacional a un orden europeo supranacional.

Putin va aún más allá, quiere sustituir el estado de derecho con el dominio de la fuerza. Se remontan a una época pasada. Afortunadamente, Merkel se ha tomado el reto en serio. Está luchando y la apoyo, no sólo con palabras sino también con hechos. Mis fundaciones no sólo se dedican a la defensa, sino que tratan de hacer una contribución positiva en el terreno. En 2013, creamos la fundación “Solidarity Now” en Grecia. Podemos prever que Grecia, en su situación de empobrecimiento, tendría dificultades para encargarse del gran número de refugiados que están allí atrapados.

(GPS): ¿De dónde saldría el dinero para su plan?
(GS): Sería imposible para la UE financiar este gasto con su presupuesto actual. Podría, sin embargo, recaudar estos fondos mediante la emisión de bonos a largo plazo utilizando su gran capacidad de endeudamiento AAA. Los intereses de los bonos podrían distribuirse equitativamente entre los estados miembros que aceptan refugiados y los que se niegan a hacerlo o imponen restricciones especiales. Ni qué decir tiene que aquí es donde estoy en desacuerdo con la canciller Merkel.

(GPS):Ha dejado la gestión de su fondo de cobertura y dedica todas sus energías a su fundación. ¿Cuáles son sus principales proyectos?

(GS):  Son demasiados para enumerar. Parece que estemos involucrados en la mayoría de las cuestiones políticas y sociales del mundo. Pero me gustaría destacar el Institute for New Economic Thinking (INET) y la Central European University (CEU) porque hay una revolución en marcha en las ciencias sociales y estoy profundamente involucrado, tanto personalmente como a través de mis fundaciones. Con la ayuda de las ciencias naturales, la humanidad ha logrado controlar las fuerzas de la naturaleza pero nuestra capacidad de autogobierno no ha mantenido el ritmo de los logros de la ciencia natural. Tenemos la capacidad de destruir nuestra civilización y estamos en camino de hacerlo.

(GPS): Está pintando un panorama desolador de nuestro futuro.

(GS):  Pero es una visión sesgada y deliberada. Reconocer un problema invita a hacer algo al respecto. Esa es la principal lección que aprendí de la experiencia formativa de mi vida. En 1944, cuando los nazis ocuparon Hungría no podría haber sobrevivido si mi padre no hubiera conseguido documentos de identidad falsos para su familia (y para muchas otras). Él me enseñó que es mucho mejor enfrentarse a la cruda realidad, que cerrar los ojos a la misma. Una vez que eres consciente de los peligros, tus posibilidades de supervivencia son mucho mejores si tomas algunos riesgos en lugar de seguir dócilmente a la multitud. Es por este motivo que me formé para ver el lado oscuro. Me ha servido mucho en los mercados financieros y también ahora en mi filantropía política. Mientras pueda encontrar una estrategia ganadora, aunque sea tenue, no me doy por vencido. En el peligro reside la oportunidad. Siempre está más oscuro antes del amanecer.

(GPS): ¿Cuál es su estrategia ganadora para Grecia?

(GS): Bueno, no tengo una. Grecia se manejó mal desde el principio. Cuando la crisis griega originalmente afloró a finales de 2009, la Unión Europea, liderada por Alemania, vino al rescate pero cargó tasas de interés punitivas a los préstamos que ofrecía. Esto es lo que hizo que la deuda nacional griega fuera insostenible. Y repitió el mismo error en las recientes negociaciones. La UE quería castigar al Primer Ministro, Alexis Tsipras, y, especialmente, a su ex Ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, al mismo tiempo que no había opción para evitar el incumplimiento griego. En consecuencia, la UE impuso condiciones que empujarán a Grecia a una depresión más profunda.

(GPS): ¿Es Grecia un país interesante para inversores privados?

(GS):  No mientras sea parte de la eurozona. Con el euro, es poco probable que el país prospere porque el tipo de cambio es demasiado alto para que sea competitivo.

(GPS): ¿Cuánto le preocupa que en medio de todas estas crisis un importante miembro de la UE como el Reino Unido esté considerando dejar la Unión Europea?

(GS):  Mucho. Estoy convencido de que Gran Bretaña debería permanecer en Europa, no sólo por razones económicas sino más por razones políticas. Una UE sin el Reino Unido sería una unión mucho más débil.

(GPS): Pero las encuestas muestran una mayoría británica para un “Brexit” (British Exit) o salida británica de la UE.

(GS): La campaña para el Brexit ha engañado deliberadamente al público. Actualmente, Gran Bretaña tiene el mejor de los posibles acuerdos con Europa. Tiene acceso al mercado común donde casi la mitad de las exportaciones del Reino Unido no están lastradas por la carga de haberse unido a la zona euro.

George Soros, billionaire and founder of Soros Fund Management LLC, speaks during a Bloomberg Television interview recorded at his home in London, U.K., on Monday, March 24, 2015. The chances of Greece leaving the euro area are now 50-50 and the country could go “down the drain,” billionaire investor Soros said. Photographer: Jason Alden/Bloomberg *** Local Caption *** George Soros

(GPS): ¿Por qué la comunidad empresarial británica no insiste más sobre las desventajas de un Brexit?

(GS):  Los directivos de las empresas multinacionales que han desarrollado su capacidad de fabricación en el Reino Unido como trampolín hacia el mercado común, son reacios a decir que se oponen al Brexit públicamente porque no quieren estar involucrados en un debate político en el que sus clientes tengan puntos de vista divergentes. Pero si se les pregunta en privado, como hice yo, lo confirman sin reparos.

La campaña del Brexit ha tratado de convencer a los británicos de que es más seguro estar fuera del mercado común que ser parte de él. La campaña tenía todo el terreno para ellos, puesto que el gobierno quería dar la impresión de que se está esperando por la mejor oferta.

(GPS): Durante mucho tiempo, Europa y el mundo podían contar con China como un motor de crecimiento y de crédito.

(GS):  China sigue siendo, históricamente, el país más importante. Todavía tiene acumuladas grandes reservas de divisas extranjeras.

(GPS): ¿Y eso protegerá al país?

(GS): China está agotando estas reservas con mucha rapidez. También cuenta con grandes reservas de confianza por parte de la población china: mucha gente no entiende cómo funciona actualmente el régimen chino pero creen que un régimen que ha logrado superar tantos problemas sabe lo que hace. Aunque las reservas de confianza también se están agotando muy rápidamente debido a que las autoridades han cometido muchos errores. El presidente Xi Jinping puede continuar con su política actual durante otros tres años más o menos pero, durante ese tiempo, China ejercerá una influencia negativa en el resto del mundo, reforzando las tendencias deflacionarias que ya son frecuentes. China es responsable de una parte cada vez mayor de la economía mundial y los problemas a los que se enfrenta nunca han sido tan complicados.

(GPS): ¿Está el presidente Xi a la altura del desafío?

(GS): Hay un error fundamental en el enfoque de Xi. Se ha hecho con el control directo de la economía y de la seguridad. Si llegara a tener éxito en una solución orientada al mercado sería mucho mejor para el mundo y para China. Pero no se puede tener una solución de mercado sin cambios políticos. No se puede luchar contra la corrupción sin medios de comunicación independientes. Y eso es algo que Xi no está dispuesto a permitir. En ese punto está más cerca de la Rusia de Putin que de nuestro ideal de sociedad abierta.

(GPS): ¿Cuál es su opinión de la situación en Ucrania?

(GS): Ucrania ha hecho algo casi increíble subsistiendo durante dos años mientras se enfrenta a tantos enemigos. Pero necesita mucho más apoyo exterior porque está agotada. Al atar a Ucrania con una correa financiera corta, Europa está repitiendo el error que cometió en Grecia. La antigua Ucrania tenía mucho en común con la antigua Grecia –estuvo dominada por oligarcas y la administración pública fue utilizada por personas que se aprovechaban de su posición en lugar de servir al pueblo. Pero hay una nueva Ucrania que quiere ser lo opuesto a la antigua Ucrania. La Rada (parlamento ucraniano) ha aprobado recientemente un presupuesto para 2016 que cumple con las condiciones impuestas por el FMI. Ahora es el momento de ofrecer la ayuda financiera adicional que la nueva Ucrania necesita para llevar a cabo profundas reformas. Esto permitiría que el país no sólo sobreviva sino también prospere y se convierta en un destino atractivo para las inversiones. Hacer retroceder a la nueva Ucrania hacia la antigua sería un grave error porque la nueva Ucrania es uno de los activos más valiosos de Europa, tanto por resistir la agresión de Rusia como para devolver el espíritu de solidaridad que caracterizó a la Unión Europea en sus inicios.

(GPS): Muchos critican al presidente estadounidense Barack Obama por ser demasiado débil con Rusia.

(GS): Con razón. Putin es un gran estratega que entró en el conflicto sirio porque vio una oportunidad para mejorar la posición de Rusia en el mundo. Estaba dispuesto a seguir presionando hasta que se encontró con una resistencia seria. El presidente Obama debería haberle desafiado antes. Si Obama hubiera declarado una zona de exclusión aérea sobre Siria cuando Rusia comenzó a suministrar equipo militar a gran escala, Rusia se habría visto obligada a respetarla. Sin embargo, Obama quería evitar cualquier posibilidad de confrontación militar directa con Rusia. Así que Rusia instaló misiles antiaéreos y los EEUU tuvieron que compartir el control aéreo de Siria con Rusia. Casi se podría decir que con el derribo de un avión de combate ruso, el presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, hizo un favor a Obama. Putin tuvo que reconocer que su aventura militar se había encontrado con una gran oposición y ahora parece listo para una solución política. Esto es esperanzador.

También están el ISIS y los ataques terroristas que amenazan con socavar los valores y principios de nuestra civilización. Los terroristas quieren convencer a la juventud musulmana de que no hay alternativa al terrorismo y, si atendemos a Donald Trump, tendrán éxito.

(GPS): No puedo dejar de preguntar. ¿Conoce a Trump?

(GS): Hace muchos años Donald Trump quería que fuera el inquilino principal en uno de sus primeros edificios. Me dijo: “Quiero que entres en el edificio. Tú pones el precio”. Mi respuesta fue: “Me temo que no me lo puedo permitir” y lo rechacé.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal