Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Los problemas de la empresa familiar ponen en peligro la recuperación económica


Share   

Por

Si la empresa familiar tose, España se resfría. Bueno, más bien pilla una pulmonía. Hablamos del 89% del tejido empresarial del país. Estas firmas generan 6,58 millones de puestos de trabajo (el 67% del total) y son las culpables del 57,1% del PIB. Por si fuera poco han sido las únicas que han mantenido los puestos de trabajo, a pesar de la crisis. Según un estudio realizado por la patronal del sector, han incrementado el número de trabajadores por cada millón de euros ingresado, pasando de 4,7 en 2007 a 5,1 en 2013.

Como se puede ver por estos datos, su importancia es capital. Por eso, cualquier mal que aqueje la salud de estas compañías alejadas del parqué supone un lastre para todos. Por desgracia, el lastre existe y se llama crecimiento. Las familias propietarias de los negocios no han logrado que estas firmas crezcan. Por contra, las empresas no familiares sí que han sabido adaptarse a las circunstancias y han seguido incrementando sus cifras. Así lo demuestran los números. Los ingresos de explotación de 2007 de las compañías no cotizadas (no se incluyen los autónomos) fueron de 646.000 millones de euros. Seis años después, la cifra se ha reducido un 0,49% hasta los 643.000 millones. Por contra, las firmas no familiares han pasado de facturar 639.000 millones a 754.000 en el mismo periodo de tiempo.

Por si esto no fuera suficiente, la tasa de mortalidad de estas compañías también supera con creces a las cotizadas. Hablamos de que durante la crisis, se han cerrado el 18,3% de las no cotizadas (17.268) por solo un 6,6% de las no familiares (1.554).

Freixenet es uno de los clásicos familiares, que ahora pasa por problemas con algunos accionistas.

Freixenet es uno de los clásicos familiares, que ahora pasa por problemas con algunos accionistas.

¿Qué problema tienen las firmas familiares para que sean incapaces de incrementar sus negocios obligando a muchas de ellas a perecer cuando la situación económica es negativa? Las respuestas no son desconocidas para los expertos. Pero no por ello dejan de sorprender. Estas compañías han padecido la crisis más que el resto porque no han sabido solucionar el gran problema endémico que traen de serie. Se trata del tamaño. El 90% del total de estas corporaciones son microempresas, que no superan los 10 empleados. “El secreto de la economía alemana es que tiene muchos negocios con unos 50 empleados. España tiene poco de eso y muchos de menos de 10 trabajadores. Al ser tan diminutas, estas empresas se han limitado a tratar de sobrevivir olvidándose de crecer”, reconoce Juan Corona, director general del Instituto de la Empresa Familiar.

El tamaño. Más bien, la falta del mismo también tiene otras consecuencias negativas. “Con esa dimensión, la gestión está menos profesionalizada y por lo tanto es más difícil exportar, que es lo que ha permitido a otras compañías más grandes compensar la caída de ingresos del mercado nacional”, añade Corona. Cierto. El 67% de estas empresas no vende fuera de España. Un porcentaje que es necesario incrementar si se quieren solucionar los males.

El otro gran problema endémico de las firmas que no cotizan es la falta de un protocolo que asegure un relevo generacional. A pesar de que es un tema del que se lleva hablando muchos años y que todo el mundo considera necesario, solo el 8,9% de las familias tienen un documento en el que se dictan los pasos a seguir en caso de ser necesario un cambio generacional. Por contra, el 78% carece del mismo porque no le parece que sea un aspecto importante. Y qué decir del casi 4% que no sabe ni de lo que se está hablando. “Sin un protocolo, las posibilidades de sobrevivir carecen de manera radical”, sentencia Corona. Está claro que todavía queda mucho por hacer para lograr que la base de nuestra economía pase el resfriado. Hasta que eso no ocurra, la recuperación económica seguirá siendo una quimera.

Escuche el análisis sobre este tema que se hizo en Pulso Empresarial, de Gestiona Radio.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal