Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Consecuencias del ‘Brexit’ para Reino Unido


Share   

Por

Seguir o no seguir. Esta duda, al más puro estilo Hamlet, está en la mente de los británicos ante la futura celebración del referéndum sobre su continuidad en la UE prometido por el primer ministro David Cameron. Un dilema que conlleva muchas incertidumbres sobre todo si el resultado acaba siendo favorable a una separación. “Difícilmente un país tiene las mismas oportunidades que un grupo”, afirma Jordi Bacaria, director de Cidob (Barcelona Centre for International Affairs).

¿Qué pasaría el día después del hipotético abandono? A ambas partes no les interesa que se produzca un cortocircuito en el comercio, por lo que podría alcanzarse un acuerdo similar al de Suiza. Eso sí, las negociaciones para alcanzarlo es posible que duraran años. “El modelo helvético mantendría la mayoría de los beneficios económicos de la relación actual, al tiempo que permitiría que Reino Unido adoptase políticas nacionales populares, como el control sobre la inmigración”, apuntan desde Crédito y Caución. Otro escenario sería el del abandono sin la existencia de compromisos amplios para seguir de manera efectiva en el mercado único. “Daría más libertad a Reino Unido para reequilibrar su economía hacia un crecimiento impulsado por las exportaciones a través del comercio con los emergentes”, añaden desde Crédito y Caución. Pero advierten: “Sin embargo, en las negociaciones de acuerdos bilaterales, la UE tendría prioridad y más influencia que Reino Unido, por lo que posiblemente sería una opción desfavorable, en términos económicos, para el país”. Por tanto, si consiguiera una especie de estatus preferente, el impacto no sería tan elevado. “Pero si quedaran fuera del todo las consecuencias serían dramáticas en el terreno de las inversiones y en el mercado de capitales”, asegura Juan Carlos Martínez Lázaro, economista de IE Business School.

Menos de todo. En 2014 la UE vendió a RU por valor de 257.269 millones de euros (13% del total de sus exportaciones, por encima del 12,4% de los Estados Unidos), mientras que importó de las islas por 162.503 millones de euros (9,3% del total de sus compras, solo por detrás del 12,5% de China). Si el Brexit acabara produciéndose, se dejaría sentir de manera profunda tanto en el comercio como en la inversión. “Entre los propietarios y gerentes de empresas del Reino Unido no es una opción positiva ni bien considerada”, señala Pedro Aznar, profesor del departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de Esade. De hecho, se trata de la principal fuente de inversión extranjera directa.

“Cualquier barrera provocada por la salida generará un encarecimiento de las exportaciones y las importaciones, disminuyendo su cuantía e impactando en la evolución del PIB”, indican desde Crédito y Caución. ¿Cuánto? La economía británica únicamente crecería un 1% en 2017 en caso de optar por el ‘out’, frente al 2,3% si la opción fuese ‘in’, según Morgan Stanley. Y la Bolsa de Londres descendería entre el 10% y el 20% si triunfase el no en las urnas, según la citada entidad. “Al Reino Unido le molesta la injerencia de la UE en su concepción liberal de la economía, pero mantener el libre mercado es una prioridad para ellos”, manifiesta Pedro Aznar.

cameron1

Los exportadores británicos no solo perderían competitividad frente a la UE, también hacia el resto del mundo porque tendrían que arrancar de nuevo los tratados de comercio bilaterales con aquellos países con los que tenían libre acceso como miembro de la UE. “Reino Unido tiene posiciones bastantes intensas en cuanto a movimientos de inversiones en los países del Este”, apunta Jordi Bacaria. Sin olvidar los acuerdos que la UE tiene con el Caribe o África. En este último caso, quizás tendría el camino más allanado con sus antiguas colonias. “Pero no con las francesas, por ejemplo”, apunta Pedro Aznar. ¿Y Estados Unidos? Para las empresas procedentes del otro lado del Atlántico, estar en RU es la mar de atractivo. Porque desembarcar allí es como si lo hicieron a la par en Europa. “Fiscalmente no es Irlanda, pero también es relevante”, asegura el profesor de Esade. Por no hablar de que quedaría fuera del TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) si, finalmente, se acabara produciendo el acuerdo entre EEUU y la UE. “Esto podría impedir al Reino Unido beneficiarse de la creación del mayor bloque económico y la mayor área de libre comercio del mundo”, recalcan desde Crédito y Caución.

Si la UE y RU llegaran a un escenario alternativo similar al ya citado de Suiza o Noruega lo que sucedería es que seguiría sujeto a las leyes y regulaciones de la UE. “En ese caso, Reino Unido debería hacer suyos en gran medida cualquier acuerdo que requiera el TTIP sin tener sus propios intereses representados en la negociación”, matizan desde Crédito y Caución

Otras consecuencias serían que habría una potencial pérdida de empleo y, consecuencia de ello, disminuiría el consumo. También se incrementaría la inflación. “Hay riesgo de que algunos bancos y empresas financieras decidieran moverse de Londres a Frankfurt ya que la City es contraria al Brexit”, argumenta Pol Morillas, investigador principal para Europa en CIDOB. ¿Significaría eso la defunción del mayor centro financiero de Europa? Según Crédito y Caución, la normativa de la UE supondría un obstáculo, con especial incidencia en la banca minorista y los operadores del euro, pero no sería una amenaza de muerte: “Aunque algunas empresas inevitablemente se trasladaran a otros centros financieros de la UE como Frankfurt o Dublin, sería casi imposible reproducir en otro lugar una red tan amplia de servicios financieros y profesionales”.



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal