/Juan Verde: “Me preocupa que vayamos a unos Estados Unidos proteccionistas y aislados”

Juan Verde: “Me preocupa que vayamos a unos Estados Unidos proteccionistas y aislados”

El canario que trabajó con Obama y en las últimas elecciones en el Comité Nacional de Campaña con Hillary Clinton está sorprendido y confundido. Un tiempo después de celebradas las elecciones, le cuesta creer que su candidata perdiera. Ahora le toca pasar unos años de travesía en el desierto. Trabajará en una fundación dedicada a la búsqueda de nuevos líderes, y se enfocará en localizar y apoyar al nuevo cabeza de lista que pueda llevar a su partido a mandar de nuevo en la Casa Blanca.

¿En qué se equivocaron?
Aún es pronto para saberlo. El partido está volcado en un ejercicio de autocrítica. Nos basamos en unas encuestas que no recogieron el voto oculto. Además, hay un fenómeno global de voto protesta, antisistema. La gente busca frescura, gente genuina. Está harta de los partidos tradicionales. En esta línea, hay quien piensa que Bernie Sanders hubiera sido mejor cabeza de lista que Hillary. No estoy seguro. Ella tenía un equipo muy bueno.

Pero Trump dirigió la campaña.
Fueron unas elecciones muy diferentes en todos los aspectos. Se basaron en acusaciones falsas, frases cortas, tuits… en la explicación de conceptos difíciles con frases sencillas. Trump nos obligó a defendernos, y, si tienes que explicarte, es que estás perdiendo.

¿Qué le pasó a su partido?
Perdimos el norte. ¿Cómo es posible que los mineros, la gente obrera, se identifique antes con Trump que con Hillary cuando ha sido nuestra base más fiel? Se nos ve como una élite a la que sólo le interesa la parte educativa. El perfil de nuestra campaña no reflejó el perfil sociodemográfico del país. Estamos muy tocados, pero nos hallamos en un momento fascinante, ilusionante, como partido. Junto con otros, voy a luchar por buscar un nuevo liderazgo en nuestra formación. Nuestra cúpula está formada por hombres, mayores y blancos. No refleja a nuestras bases. Tenemos que cambiarla a jóvenes, afroamericanos, hispanos y mujeres. Hemos de buscar una forma distinta de hacer política. El modelo ha de ser más participativo, más cercano a la sociedad civil. El Partido Demócrata está cerrado a las nuevas ideas. Cuando no hay voces discordantes, tienes un problema.

¿Cree que gestionaron bien la polémica de los e-mails?
Hillary reconoció que se equivocó, pero no rompió la ley. No puso en peligro la seguridad nacional. No debería haber tenido más repercusión, pero influyó. Fue un asunto determinante en las elecciones.

¿Qué les preocupa más de Trump?
Su jefe de estrategia ha sembrado el odio xenofóbico durante toda su carrera; el jefe de la agencia de medio ambiente es negacionista del cambio climático; el ministro de Asuntos Exteriores cuestiona el papel de Estados Unidos en la ONU. ¿Qué podemos esperar? El aislacionismo-proteccionismo nos puede llevar a un conflicto no armado por motivos del comercio. Trump habló de imponer aranceles del 35% a los chinos y del 20% a los mexicanos. ¿Van a quedarse de brazos cruzados?

¿Cómo estima que puede afectar la llegada de Trump a las empresas españolas y europeas?
Podemos estar ante el final de un modelo geoestratégico que ha producido estabilidad y paz durante sesenta años, desde el final de la II Guerra Mundial. Me preocupa ver una América proteccionista y aislada. También lo que vaya a ocurrir con el cambio climático después de haberse firmado un acuerdo vinculante que va a transformar la economía mundial. Además, está por ver qué va a ocurrir con el sistema de salud pública que impulsó Obama para atender a los 44 millones de personas que no tienen un mínimo básico, y con los once millones de inmigrantes que ha dicho que va a deportar. Es algo que me recuerda a lo que se hizo con los judíos. Frente a esa postura podría pensarse en otra más acogedora. Por ejemplo, ofrecer la residencia a las personas valiosas que vienen.

¿Tan extrema ve la situación?
EEUU adoptó una política proteccionista tras la Gran Depresión de 1929. Después llegaron al poder personajes como Hitler, en un proceso totalmente democrático. Creo que el hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra.

Hillary Clinton tampoco se mostró favorable a los acuerdos comerciales internacionales.
Habló de renegociar o reemplazar acuerdos, no de desmantelarlos. La globalización es un fenómeno muy positivo. No sólo lo es desde el punto de vista económico; también desde el social. Si Estados Unidos adopta un modelo proteccionista, tiene los días contados como superpotencia. Debemos seguir creando las condiciones propias para la innovación y el emprendimiento: seguir siendo los dueños de las ideas. Mantener la propiedad intelectual del iPhone, aunque luego se fabrique en China.

¿Desea que fracase Donald Trump?
No. Quiero que le vaya bien, por el país y por nuestros familiares.

(Adaptación de la entrevista publicada en el número de diciembre de la Revista Capital. Para ver otros contenidos del número, pulse aquí)