Quiénes somos

Una revista diferente:

Filosofía

Contacto

c/Velázquez 105, 4ª planta
28006 Madrid
Tel.: 911 123 615 - Fax: 902 93 32 41


Cuatro aspectos que debe controlar para solicitar un préstamo personal rápido en 2017


Share   

Por

Consideramos como préstamo rápido aquel que se produce cuando una entidad presta a una o varias personas una suma monetaria. Tal cantidad debe ser devuelta en un periodo temporal previamente establecido y acordado entre ambas partes mediante un contrato. A ella, tendremos que sumarle los intereses del préstamo, que varían en función de la tipología del préstamo y el importe del mismo. Dentro de los créditos personales online, podemos encontrar dos tipos fundamentales:

  • Préstamo personal: no hace falta aval, y puede utilizarse para cualquier fin. La entidad toma como garantía únicamente el bien.
  • Préstamo hipotecario: se requiere aval para la adquisición por compra de una propiedad. Sus intereses tienden a ser por lo general más bajos en comparación con la categoría citada sobre estas líneas.

Son especialmente recomendados para acometer gastos imprevistos, en una época en la que nos pueda pillar más agobiados económicamente. Se trata de eso, de obtener un dinero extra en un momento de cierta dificultad, a sabiendas de que luego podrá devolverse conforme a los plazos y condiciones fijadas. A menudo, los préstamos personales se emplean para: gastos médicos no esperados, alguna deuda con nuestra tarjeta de crédito, o el pago de la mensualidad del colegio de nuestro hijo, por citar algunos de los muchos ejemplos que pueden enumerarse.

Mucha gente se sorprende por el tremendo auge de estos préstamos rápidos online en los últimos tiempos. Y haríamos mal en separar el boom de estos microcréditos de la tremenda evolución de Internet durante este siglo 21, donde está presente en una gran parte de nuestras actividades y quehaceres diarios. Es precisamente el uso extensivo de esta plataforma lo que ha provocado que muchos usuarios se decanten cada vez más por la comodidad que les ofrece. Los créditos rápidos no son una excepción, y poco tiene que ver demandar una cantidad económica desde el sofá de nuestra casa, sin excesivos ni pesados trámites de papeleo, con acudir a una entidad bancaria física, y enfrentarse a las indeseables colas que nos tragamos casi cada vez que tenemos que hacer alguna gestión en un ente financiero de este tipo.

No obstante, no es oro todo lo que reluce. Aprovechando este boom de la red, muchas empresas están experimentando (o lo han hecho ya) un cambio de viraje, comercializando sus créditos por Internet. No todo lo que circula por la red es aconsejable, y corresponderá al propio usuario valorar qué compañía le ofrece mayores garantías en caso de que quiera solicitar un préstamo de este tipo.

Sin embargo, en este post procederemos a enumerarles una serie de consejos que no debe pasar por alto si es su caso, si realmente tiene la intención de demandar dinero de esta forma. En Internet hay mucho “gato por liebre”, y no podemos dormirnos en los laureles, o tal vez lo lamentaremos. Tal vez ésta sea la principal razón que motive que mucha gente a día de hoy, todavía desconfíe de ejecutar operaciones de este tipo en la nube virtual. Y en cierto modo, esa desconfianza es entendible.

En cuanto a las cosas que debe valorar especialmente en este 2017 para pedir un préstamo rápido personal, destacamos:

– Objetivo del préstamo: ¿para qué queremos utilizar el dinero? No siempre existe la posibilidad de adquirir bienes y pagar cuentas a la vista. En tales casos, es conveniente estudiar el objeto del crédito, y se recomienda emplearlo para solventar deudas caras, tales como la rotación de nuestra tarjeta de crédito, o como comentamos antes, para gastos imprevistos, como un problema de salud de algún miembro de la familia.

Invertir este dinero en ir de viaje, comprar un coche o simplemente incrementar el colchón personal para gastos no previstos, pueden colocarle en una tesitura financiera todavía más complicada.

– Planificación del pago: se recomienda estudiar en qué plazos vamos a devolver el pago, y de qué cuantía monetaria hablaremos en cada uno de ellos. O lo que es lo mismo, establecer una planificación previa para no pillarnos los dedos. Es preferible llevarla a cabo antes de tocar el primer euro del préstamo que nos ha sido concedido.

– Atención con las estafas: desconfíe de llamadas telefónicas y de correos electrónicos que ofrezcan créditos cuando usted no los haya solicitado. Por supuesto, no transfiera datos de índole personal a través de estos canales. Si le solicitan algún anticipo para liberar la suma, no confíe igualmente.

Las instituciones crediticias no suelen pedir cuota de inscripción alguna, procesamiento o fiador para liberar el valor de nuestro préstamo.

Además, otra buena práctica es consultar el historial de las organizaciones empresariales que ofrecen créditos. ¿Hay reclamaciones y denuncias?

– Intereses: debemos estar al tanto de los intereses que se cobran habitualmente, estableciendo comparaciones propias entre empresas.

Además de la tasa de interés ya conocida, pueden aplicarse otros valores si existen oscilaciones entre los pagos mensuales y/o anuales.

Le recomendamos que se informe sobre el CET (Costo Efectivo Total), que incorpora todos los gastos asociados al crédito, como puedan ser tributos e intereses.

¡Mucha suerte en la solicitud de su préstamo rápido online!

Más información en Granada Digital.

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/



ÍNDICE



Siguenos también en: · Facebook · Twitter



Copyright © capital.es. Todos los derechos reservados | Política de privacidad y protección de datos | Aviso legal