/La pobreza en España: un mal que trunca el futuro de muchos niños

La pobreza en España: un mal que trunca el futuro de muchos niños

Si algo dejó la crisis en España tras su paso, fue el aumento de las cifras de pobreza infantil. Nuestro país, según los últimos estudios, se encuentra en la segunda posición a nivel europeo con más niños y niñas bajo el umbral de la pobreza. La actividad de las ONG como Música por la Paz se está volviendo esencial y muy necesaria para combatir esta lacra.

Sólo por detrás de Rumanía, España cuenta con más 2.460.000 millones de niños en riesgo de exclusión, cerca de un 30% y lejos de la media europea que se encuentra en el 21%. El desencadenante de esta situación, probablemente, ha sido la crisis económica que ha reinado durante los últimos diez años y de la que muchas familias no han conseguido recuperarse.

Las cifras pueden variar dependiendo del estudio, aumentar o disminuir ligeramente, pero lo cierto es que esta realidad es insostenible. Muchos niños y niñas no tienen acceso a algo tan necesario como unas gafas nuevas, libros de texto o ropa. Son ellos los que han sufrido las consecuencias de la crisis y los que se encuentran en una situación muy desfavorecida que influye en su día a día, en las relaciones con el resto de sus compañeros o en el grado de atención en los estudios y, muchas veces es porque sienten el peso de las preocupaciones de sus padres, sintiéndose responsable de alguna manera.

Contra estas dificultades añadidas con las que se encuentren esos millones de niños y niñas luchan diversas ONG que defienden el derecho a una infancia feliz.

Es el caso de la organización Música Por La Paz, una ONG muy joven, surgida sólo en 2013. Nacida con el objetivo, en un primer momento, de favorecer la conexión y las relaciones personales entre niños y niñas de distintos orígenes a través de la música, pronto evolucionó a otros ámbitos que identificó como necesarios para el desarrollo de los más pequeños.

Así, a día de hoy existen más de quince centros. En ellos, voluntarios, profesores titulados y trabajadores sociales, ayudan a todos los niños y niñas que acuden cada tarde a hacer los deberes. De esta forma, intentan poner su grano de arena para disminuir el fracaso escolar al que se ven abocados muchos niños y niñas porque no pueden tener clases de apoyo por la situación económica de sus padres o porque se ven afectados por causas externas que les impiden concentrarse en el aprendizaje.

La organización Música por la Paz les ayuda en todas esas tareas de forma divertida y, tras hacer los deberes y darles la merienda que muchas familias no se pueden permitir, les proponen juegos y tallares educativos. Éstos, a través de dinámicas de grupo, van encaminados a fomentar la autoestima, la motivación, la inteligencia emocional y la comunicación. De esta forma, los voluntarios buscan que los niños y niñas cuenten con todas las herramientas para poder crecer de forma saludable en una atmósfera sana y feliz, fomentando las relaciones humanas, la curiosidad por lo nuevo o lo desconocido y la inquietud por seguir aprendiendo.