/¿Por qué debemos comprar un coche?

¿Por qué debemos comprar un coche?

Hoy en día parece imprescindible contar con un vehículo propio. Si bien el transporte público cuenta con cierta calidad y tiene algunas ventajas, momentos donde poder disponer de un coche propio es imprescindible. Moverse por las grandes ciudades no es fácil a ciertas horas y de cara a compromisos laborales o citas importantes un vehículo particular tiene grandes ventajas para los desplazamientos. Por otro lado, los viajes de medio o largo recorrido, ya sean solo, en pareja o en familia,  siempre son más amenos y llevaderos en el propio coche, a la larga incluso más barato. Es por estos motivos por los que cada vez menos gente renuncia a la comodidad de hacerse con un vehículo, si bien es cierto que supone un desembolso de dinero considerable, es una inversión a largo plazo que con un correcto mantenimiento puede acompañarnos durante años. Dejando a un lado los elementos estéticos, mantener el coche cuidado, hacer revisiones periódicas y cambiar las piezas cuando sea necesario es una cuestión de seguridad y hoy más que nunca no hay excusa para estar al día. Son muchas las empresas tradicionales de reparación y recambios para el automóvil que hoy en día cuentan con una plataforma online, casos como el de www.autospeed.es demuestran que sin moverse de casa es posible localizar las piezas que requiera el automóvil en cada momento y asegurarse una conducción sin problemas.

Empresas de largo recorrido y experiencia como www.autospeed.es recuerdan la importancia de no pasar por alto las pequeñas revisiones y reparaciones del coche. Todo vehículo sea nuevo o usado requiere ciertas tareas de mantenimiento rutinario que garanticen su buen funcionamiento en cualquier condición. Por el uso normal y el paso del tiempo hay componentes que se desgastan y dejan de cumplir sus funciones como deberían, los más sencillos y económicos deben ser cambiados y revisarse cada 5000 o 10000 kilómetros, mientras que los más costosos tienen una vida más larga.

La mejor manera de que el coche esté siempre a punto es seguir las especificaciones del fabricante y ponerlo siempre en manos de profesionales en caso de que sea necesario. Es importante conocer algunas pautas básicas para no incurrir en errores, lo primero es que para realizar cualquier revisión es fundamental que el motor del coche esté frío. Para comenzar se puede comprobar el nivel de aceite del motor, ya que si no es suficiente sufre, se incrementa el consumo de carburante y se pueden producir averías muy costosas por rotura de piezas. Para que la comprobación sea correcta el coche debe estar en posición horizontal.

Por otro lado, un elemento fundamental a tener en cuenta  para conducir de manera segura es el perfecto estado de los amortiguadores del coche. Un amortiguador ofrece un 100% de su eficacia hasta los 30.000 kilómetros y se recomienda cambiarlos a los 60.000. A partir de los 100.000 kilómetrose su funcionamiento es prácticamente nulo y aumenta considerablemente el riesgo de accidente en curvas o ante frenadas bruscas. Para averiguar su estado lo mejor es diríjase a un taller donde sean revisados a conciencia.