¿Qué hago con el piso? ¿Compro, vendo o espero?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

3 COMENTARIOS

  1. Todo depende de la necesidad de cada uno.
    La necesidad o demanda hace subir el precio. La falta de demanda o cuando no hay necesidad hace bajar el precio.
    Sigue habiendo un exceso de viviendas, y lo peor de todo es qué en vez de ayudar a colocar las qué hay, se siguen haciendo viviendas de protección oficial.Además se está penalizando al propietario, y eso no ayuda mucho.

  2. Bajo mi punto de vista los precios de las viviendas deben caer por su propio peso.
    El problema es que muchos de los que quieren vender, la adquirieron como inversión. Y como las buenas inversiones, se hacen con dinero sobrante (el que no necesitas para vivir) y con afán de lucro futuro. El no necesitar el dinero efectivo del valor de un piso hace que los vendedores no tengan prisa. Los vendedores tienen que perder beneficio e incluso quedarse por debajo de la inversión y perder dinero. Imagino que habrá casos en que se dé, cuando algún vnededor necesita dinero “ya”, pero señores, la cosa, no está tan mal para algunos. 😉

  3. Hay varios tipos de vendedores:
    – Los que adquirieron la vivienda como una inversión y van a mantenerla hasta que el mercado se estabilice y puedan venderla a buen precio y rentabilizar su inversión.
    – Los que tienen una vivienda desde hace tiempo,bien como segunda vivienda de veraneo bien por inversión para alquilar, que la adquirieon a buen precio, y ahora se ven obligados a bajar el precio, cosa que se pueden permitir ya que aún bajando el precio ya ganan dinero. Éstos son muchos de los que habían “inflado” mucho el precio de venta.
    Ojo! Hay que tener cuidado con éstos, ya que hacen creer que están haciendo un buen descuento, ya que indican al futuro comprador un valor de tasación de épocas de auge que no corresponde, ni por asomo,a su valor de tasación real, tal vez por el estado de la vivienda y por los años de la misma.
    – Los promotores constructores de obra nueva. Se van a ver obligados a bajar los precios, ya que tienen que saldar sus deudas con las entidades financieras. Pero seguro que no salen perdiendo. En este caso se recomienda comprar obra ya finalizada no vaya a ser que cambien las calidades.

Te puede interesar