Del 'compro oro' a la venta de joyas con mucha clase

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Para lograr que la venta de joyas sea considerado un servicio de lujo bien considerado nació Circa, una joyería cuya primera misión fue alejarse de las habituales casas de empeño. “Nosotros no somos un comprador de oro. Apreciamos las joyas y pagamos bien por ellas”, explica Chris del Gatto. Por dicho motivo, el cliente típico de Circa no es aquel que necesita dinero sino el que se ha cansado de una joya en concreto. “No existe otro establecimiento como Circa. No hay ninguna marca de lujo en la parte compradora de joyas”, añade del Gatto. Además de adquirir las gemas, Circa también vende, si no, sería imposible que facturara cerca de 80 millones de dólares. “Pero solo por invitación y a coleccionistas y a integrantes de la industria del lujo. Nosotros no vendemos al público”, se apresura a aclarar el responsable de la empresa estadounidense. En la actualidad, Circa Jewels cuenta con oficinas en Nueva York, Chicago, Los Ángeles, San Francisco, Washington, Hong Kong, Ginebra y, desde hace pocos días, en Barcelona. En concreto, en un elegante ático del Paseo de Gracia, que supone el primer paso de la empresa en Europa. Este mismo año, Circa abrirá oficinas también en Madrid, Ginebra y Milán.]]>

Te puede interesar