Un planeta al borde del bono basura

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Desde luego, los países que más han sufrido son los de la eurozona. El caso de España, Portugal, Grecia, Irlanda o Italia es claro. Los niveles de deuda son tan alarmantes, la economía está tan estancanda, el paro tan desbocado y las corrientes de fondo son tan preocupantes –envejecimiento relativo de la población, bomba de relojería de las pensiones…– que los inversores no se fían. Y eso que, como señalan en Standard & Poor’s, la experiencia demuestra que aquellas economías con el sello A no han quebrado en los últimos 15 años en ninguno de los casos y solo el 1,3% de los Estados considerados BBB –el último estadio antes de que las cosas empiecen a ponerse feas– han suspendido pagos en los 3 años siguientes a alcanzar este estatus. Es decir, que hay nubarrones por delante, pero nada parecido a las rebajas generalizadas e intensas de los años de la Depresión y posterior conflagración mundial. “Con la aproximación de la Segunda Guerra Mundial, los ratings de las economías europeas cayeron muy rápidamente. En 1939, todas las calificaciones de la zona estaban en el grado especulativo (con una alta probabilidad de impago), salvo Reino Unido, que lucía una AA”, dice Chambers. Por aquel entonces solo tenían alguna A, Argentina, Canadá, Finlandia, Australia y Reino Unido. Para Insoll, si el mundo no se está deslizando hacia el bono basura es porque otras regiones del mundo en vías de desarrollo sirven de contrapeso. “Lo que se ha producido más bien es una bajada de las calificaciones en Europa que se han visto compensadas por la mayor credibilidad de las economías emergentes”, dice. Efectivamente, solo hay que echarle un vistazo a los países emergentes para ver que las A, solas o acompañadas, abundan: China (A+), Hong Kong (AA+), Corea del Sur (A+), Singapur (AAA), Taiwán (A+), Abhu Dhabi (AA), Kuwait (AA), Arabia Saudí (AA-), Chile (A+)… Lo mismo que le ocurre a los Estados, le sucede también a las empresas. ¿Cuántas compañías hay con triple A? La respuesta es casi ninguna. En Estados Unidos solo ostentan esta calificación ExxonMobile, Microsoft, Johnson & Johnson y Automatic Data Processing. En 2000 era unas 15, y en los años 80, unas 60 (entre ellas mitos como General Motors, Ford, Coca-Cola, IBM, Merck…). En Europa no queda ninguna, o prácticamente ninguna. Y en el resto del mundo tampoco. Las que exhiben esta calificación son más bien compañías sin ánimo de lucro (como UK Wellcome Trust) o agencias estatales como la holandesa Bank Nederlandse Gemeenteen. Un estudio de Citi del año pasado demostró que el universo de inversiones de alta calidad se ha reducido cerca del 70% en los últimos años. Pero aquí, las razones son algo distintas. No todo es la famosa crisis, que todo lo arrastra, como un torrente. Por supuesto que la crisis financiera ha golpeado con fuerza a todo tipo de entidades, empezando por los bancos. Cuando se degradan los bonos de un Estado, acto seguido suelen degradarse los de sus empresas, sus ciudades, sus entidades políticas regionales… Sin embargo, la menor nota también responde a una estrategia corporativa, derivada de la actual era de la globalización y la competitividad. “En las últimas décadas, las compañías no están aspirando a tener la triple A. En el actual sistema financiero, los accionistas prefieren endeudarse y conseguir dividendos. El punto de equilibrio óptimo entre la valoración del crédito y la satisfacción de los accionistas (mediante el pago de dividendos, el crecimiento a través de adquisiciones y otros gastos) se encontraría entre el nivel A y el BBB para muchas de las grandes multinacionales”, dice Insoll. Además, muchos gestores consideran que liberarse del corsé de la triple A –que exige estrictos criterios de saneamiento económico y financiero– es fundamental para emprender aventuras empresariales, como adquirir nuevas compañías o fusionarse. Por eso se dice que la nueva triple A puede ser la AA o la A y que el sobreprecio por lucir un sobresaliente no es tan dañino. El tipo de interés adicional es mínimo. Por ejemplo, el coste de financiación medio por un emisor AAA ronda el 2,2%, mientras que la doble A paga un 2,7%. Entonces, ¿realmente es importante lo que digan las agencias? ¿son de fiar sus diagnósticos? Los críticos, que son legión, argumentan que ya han metido la pata en numerosas ocasiones (antes de la crisis le dieron las mejores notas a empresas como Lehman Brothers o AIG). Y que ahora, visto el varapalo recibido, les ha dado por curarse en salud y ponerse siempre en el peor de los escenarios. ¡Cualquiera saca hoy un sobresaliente cum laude! “El problema de la deuda ya estaba antes de 2008. Muchas empresas eran gigantes con pies de barro. Las agencias reaccionaron con tardanza e igual hubo demasiado upgrading [subidas] antes. No sirvieron de alerta temprana. Fueron demasiado procíclicas”, dice Santiago Carbó, catedrático de Economía de la Universidad de Granada. No es el único que piensa así. “Han entrado en una espiral de hacerse más duros con las calificaciones. Y no sabemos si son más duros porque las cosas están mal o porque les ha dado por ser más duros”, dice Jordi Fabregat, profesor de Esade. La acusación, lógico, no es percibida como justa entre las agencias, curiosamente dominadas en algunos casos por grupos editoriales y que para algunos se limitan a hacer opiniones periodísticas sin fundamento. “No comparto la afirmación de que exageremos las notas ahora o que éstas sean procíclicas. Tenemos unas metodologías claras y transparentes. Y debemos hacer las cosas bien para ser creíbles”, dice Insoll. Ciertamente, casi todo el mundo dice que si no existieran habría que invertarlas. “Son indispensables. Necesitamos que alguien nos diga la probabilidad de quiebra de una determinada emisión. La gente no tiene recursos suficientes para analizar emisión a emisión”, dice Fabregat. ]]>

Te puede interesar