Codorníu: los secretos de la empresa más antigua de España

Redacción

verdadero pegamento que mantiene unidos a más de 400 familiares, de los que 213 son accionistas de la empresa. ¿Su truco? “Tenemos un protocolo familiar que creamos en 1999 que establece, entre otros aspectos, las obligaciones y códigos de conducta de los accionistas. Pero lo más importante es la comunicación. De esta forma, todas están al día de los nuevos proyectos, lo que es la clave para hacerles partícipes. Y, también, se logra que los accionistas se consideran a sí mismos partes de la empresa y están implicados en su marcha”, explica Mar Raventós. [caption id="attachment_6890" align="alignleft" width="407"]centen4 Imagen del pasado de la mítica cava catalana[/caption] En otras palabras: la clave que mantiene unidos a los propietarios de la empresa más antigua de España, la gran mayoría de ellos con porcentajes testimoniales, es ni más ni menos que el orgullo de pertenecer a la firma, y a la familia Codorníu. Por ese motivo, la bodega catalana se esfuerza desde el primer momento (recuerden el bautismo con cava) en fomentar ese prestigio y en poner los medios para que todos se sientan parte de esta historia. Buena muestra de ello es la reunión anual que, cada año se celebra en un centro de producción distinto, y en el que se informa a los accionistas y a los no accionistas (con ser miembro de la familia y tener más de 18 años se puede asistir al evento), de las novedades y los resultados de la compañía. “Los años acabados en cero y cinco se celebra también una gran fiesta en la bodega Codorníu con niños incluidos y realizamos la foto de familia”, añade Raventós. Pero los detalles de Codorníu con sus accionistas no se reducen solo a las reuniones o fiestas. La empresa dispone de un portal del accionista, algo raro en empresas familiares, donde los propietarios pueden encontrar todos los detalles de la familia, incluido árbol genealógico y fotos. Otro ejemplo es la caja de benjamines (botellas de cuarto de litro), que recibe cada nuevo miembro nacido en esta familia, y que incluye una etiqueta en forma de cepa, donde se aparece el árbol genealógico. De estas labores se encarga personalmente la presidenta de la empresa. También se preocupa de realizar una llamada o mandar un mensaje a cualquier accionista que tenga alguna novedad, sea buena o mala, en su vida. Lo mismo ocurre con los 900 trabajadores de la cava. Todos ellos forman una gran familia y también demuestran su orgullo de pertenecer a Codorníu. Como en el caso de los accionistas, la figura de Mar Raventós es vital para mantener este nexo, ya que la presidenta se preocupa de hablar y estampar dos besos a cualquier empleado que pase por su lado. “Los trabajadores son personas a las que conozco desde hace mucho. Por eso cuando a algún empleado le ocurre algo, también le llamo o le mando un correo. Estos detalles hacen que sientas pasión y orgullo por tu trabajo”, añade Raventós. Gracias a esta unión entre directivos, accionistas y trabajadores, Codorníu puede presumir de superar unas cuantas guerras y crisis tan dramáticas para el sector como la de la filoxera que, en el siglo XIX, obligó a replantar todas los viñedos. “Saber que hemos podido superar etapas como aquellas te da fuerzas para afrontar momentos como el actual. Las crisis enseñan a ser fuerte, a buscar las opciones que mejor se adaptan a la situación actual que, en nuestro caso, pasan por la diversificación y la internacionalización”, matiza Raventós. Los años noventa del pasado siglo fueron testigos de estos cambios que predica la presidenta. Tras más de 200 años vendiendo solo cava, la firma diversificó su oferta con caldos más tranquilos y lo hizo vía adquisición de empresas. Así, en la actualidad, Codorníu tiene bodegas en denominaciones de origen como La Rioja, Penedés, Priorat, Ribera del Duero, Costers del Segre, Valle del Cinca, Napa Valley (California) y Mendoza (Argentina), que hacen que la mitad de la facturación venga del exterior y que el 35% de la misma se origine por los vinos no espumosos. “La empresa evoluciona. Pero nunca olvidaremos que la clave para sobrevivir 450 años está en la pasión que sentimos por el vino y por la tierra”, concluye Mar Raventós.]]>

7 COMENTARIOS

  1. Los secretos de la empresa mas antigua de España
    La misma familia Raventós se encuentra envuelta en varios escándalos de fraude y corrupción. Propie­taria también del Grupo Prainsa para la elaboración de elementos de hormigón, han sido denunciados en numerosas ocasiones por el personal de la empresa por el incumplimiento de medidas básicas de prevención y seguridad laboral, y ha adeudado a la plantilla al menos siete nóminas y las indemnizaciones correspondientes, mientras esperan el concurso de acreedores para dar por finalizado su modelo de negocio en la empresa. Mientras, cientos de familias se encuentran en situación de desamparo al no percibir los ingresos que les corresponden por derecho. La familia Raventós, además, es propietaria de la empresa Codorníu, donde no ha estado exenta de polémica al emplear a población reclusa para la elaboración de sus cavas, como se supo en el año 2010 a través del Grupo Antimi­litarista Tortuga. La empresa tenía trabajando a presidiarios en sus bodegas de Lleida, sin pagar las cotizaciones a la Seguridad Social, sin cobertura sindical y sin asistencia sanitaria, por salarios que rondaban los 150 o 200 euros mensuales. Con Codorníu también salió a la luz la destrucción de 62 hectáreas de bosque en California para la ampliación de sus bodegas, que se llevó por delante más de 50 especies de plantas y animales, muchas de ellas especies en peligro.

  2. estoy casado con maria adela santiago descendiente de jaime raventós casado con doña pages. ellos migraron de cataluña en 1975 junto a unos primos de apellido mercader. por supuesto, no tienen intereses en las bodegas codorniú sino el orgullo de ser descendiente. cuánto nos gustaría ponernos en contacto con udes.
    gracias

  3. mi esposa, María Adela Santiago Poggi, es bisnieta de Jaume Raventós casado con Pagés. El migró desde Lleida en 1872 conjuntamente con una hija Sara Raventós Pagés y, creo que vendió su parte en la bodega Codorniú a su hermano Manuel. Se radicó en Esperanza (Sta.Fe), la primera colonia agrícola de la Argentina
    en donde se inició en el cultivo del trigo y la cria de ganado lechero, Desde ya, no tenía ninguna experiencia en esos menesteres pero tuvo muy buenos negocios en distintos ramos. Aquí nacieron otras cuatro hijas mujeres. Esta nota es con el fin único y exclusivo de conocer otra rama de la familia ya que, sabemos que Codorniú se estableció en la provincia de Mendoza. Si merezco una contestacion lo agradecere.
    Mario Alberto Pregoni
    tel. 54 011 5811 471
    Buenos Aires
    Argentina

  4. Hola amigos – os dirijo estas lineas recordando viejos tiempos de vida en Espanya: hasta 1982 he vivido en Barcelona, pricipalmente, un total de 21 anyos, primero como escolar y luego trabajando para una gran empresa, para la cual he continuado aqui en Africa del Sur. Recuerdo muy bien que en varias ocasiones he visitado sus cavas en San Sadurni de Noya (d’Anoya) con amigos de todo el mundo – y siempre nos impresiono mucho (p.e. los arcos de … Cadafalc). Y la calidad de sus ‘caldos’.
    Asi ocurrio que hace unas semanas encontre una botella de Raventos en Johannesburgo donde vivo actualmente. Una bebida excelente: suave y diferente. La pena es que ya no lo encuentro. Les sere muy agradecido si pudieran indicarme donde puedo adquirir sus productos. Por cierto: la ayuda por parte de la Delegacion Comercial de la Embajada solo me ha dado un contacto inutil.
    A lo mejor les puedo ser util para mayor distribucion.
    Un buen saludo
    K. Taestensen

Te puede interesar