Ocho consejos para evitar que te despidan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Autoexígete: Haz más de lo que te pidan: Aunque a veces cueste, porque te sientas desmotivado o apático, este es el momento de implicarte al 100% con tu empresa. Ahora es cuando más te necesitan y, por lo tanto, cuando más tienes que dar. Involúcrate en el funcionamiento de tu departamento y piensa en qué puedes mejorar para ser más eficaz en tu puesto de trabajo. Fórmate constantemente: Muchas personas olvidan que la fuente de crecimiento en cualquier empresa, además de la actitud, es el conocimiento y la experiencia. Formarte en temas relacionados con el trabajo te aportará más seguridad, mayor autoridad en tus opiniones y transmitirás confianza en ti y en lo que haces. ¿Cuántos libros sobre tu sector lees al mes? ¿Has asistido en tu tiempo libre a alguna formación relacionada con tu puesto de trabajo? Acepta la situación: Aceptar no quiere decir conformarse. Significa no entrar en una espiral negativa. No te compadezcas ni te enfoques en buscar el porqué de lo que está pasando, y muchos menos te instales en la queja permanente. Enfócate en encontrar alternativas que puedan aportarte soluciones y te permitan sentirte mejor. Sandra Marín comenta que el cambio sólo es posible desde la aceptación, por ello es uno de los primeros pasos que hay que dar. Cree en ti: Más de lo que lo hace nadie, por encima de las circunstancias y aun desconociendo cuál va a ser el final. La autoconfianza es una de las claves para mantener alto el nivel de energía y recuperarla es sencillo: cada uno disponemos de todas las herramientas para afrontar la situación que tenemos delante. Simplemente hay que recordar qué otras situaciones complicadas acontecieron en el pasado y cómo logramos superarlas. Sé optimista: Reflexiona sobre qué aspectos en tu empresa y en tu vida van bien. Mantén la capacidad de ilusionarte y conviértete en el portador del optimismo en tu entorno. El optimismo es la cualidad que más incide para conseguir el éxito y cumplir con los objetivos marcados. “Las mejores lecciones positivas de la vida se extraen de situaciones complicadas. Nada pasa por casualidad”, comenta Sandra. Trata de gestionar los problemas y acepta los retos: Estás ante un nuevo reto en tu vida; no lo trates como un problema. Para este reto, márcate objetivos, configura un plan de acción para llevarlos a cabo y muéstrate con iniciativa ante tus superiores y compañeros. La consultora recomienda averiguar más sobre la empresa, sobre lo que concierne a tu puesto de trabajo y sobre lo que hace la competencia. Con todo ello hay que intentar integrarlo en el día a día para testar qué avances se pueden conseguir. Sé proactivo y actúa: No esperes a que las cosas ocurran. Sé curioso, observa y actúa. Pregúntate, reflexiona, comparte con tus compañeros y aporta ideas a tus superiores. De este modo, estarás a tiempo de cambiar el rumbo de los acontecimientos. ¿Qué podrías hacer de distinto hoy que te hiciera ser más productivo? ¿Cómo puedes mejorar el cierre de tus ventas? Sé valiente y conquista tus miedos: El miedo paraliza, frustra y hace sentirse inferior. Las personas tienen miedo a perder, a no ser lo suficientemente buenas y a que no las quieran. Y lo peor es que muchas veces gana la batalla sin haber ni siquiera empezado a luchar. ¿A qué le tienes miedo? Intenta imaginar qué es lo peor qué te podría pasar y qué acciones iniciarías para volver a retomar el control. En el momento en que paras y reflexionas sobre lo que te puede llegar a suceder y descubres los dones y recursos de los que dispones, estás empezando a vencer a tus miedos.]]>

Te puede interesar