Trabajar más con menos esfuerzo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Trabajo en Alta Performance, o alto rendimiento, hay que tener siempre presente que para obtener un rendimiento alto, la energía aplicada debe ser la mínima posible. Debemos dotarnos de las herramientas más eficaces que nos permitan también ser más eficientes. En otros términos, herramientas que nos permitan alcanzar nuestros objetivos en el menor espacio de tiempo posible y empleando el mínimo de recursos. Siguiendo el pensamiento de Guillermo de Occam: “la pluralidad no se debe postular sin necesidad”, admitamos que lo que se puede conseguir con poco, inútilmente se hace con mucho. Todas estas consideraciones que seguramente resultan evidentes para los profesionales de la gestión de empresas, no se ven reflejadas en la práctica diaria de los equipos de trabajo y de las unidades de negocio, a juzgar por los niveles de productividad resultantes de los estudios con los cuales somos frecuentemente confrontados. Conseguir comunicar tales evidencias, persuadiendo a los colaboradores a adoptar nuevas formas de pensar y de actuar es un reto importante y una asignatura pendiente para los que tenemos esta responsabilidad. Para tal, debemos tener el valor de poner en causa las lógicas convencionales que no están aportando los resultados pretendidos y admitir que, como ya lo hacía Albert Einstein:   “Necesitamos una nueva forma de pensar para resolver los problemas causados por la vieja forma de pensar”. Por otro lado, el famoso epistemólogo Karl Popper (1972) indicaba que en el proceso de la investigación científica, una de las fases que conducen a los descubrimientos es estudiar todos los intentos de solución que se han llevado a cabo y que no han funcionado. Investigar todo lo que no ha tenido éxito nos permite centrarnos en la dinámica concreta que mantiene un problema o que, por el contrario, lo puede cambiar, y se refiere a una de las más geniales intuiciones del siglo XX, contenida en el modelo de Pragmática y Problem Solving de la Escuela de Palo Alto.]]>

Te puede interesar