Los peores obstáculos para la creación de empresas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hacen falta personas que creen empleo. Conseguirlo no es nada fácil, y el que lo logra tampoco está excesivamente reconocido por la sociedad. Estos y otros muchos motivos se suman para poner piedras en el camino a una función imprescindible para cualquier país. Hablamos con algunos empresarios y, a partir de la conversación, exponemos los principales obstáculos que existen hoy en España para poner negocios en marcha. [nextpage] 4376727123_35b2468b98_o Miedo al riesgo
La educación en España está enfocada a aprender un contenido y demostrarlo en un examen. No se aprende de los errores. Es algo que no se enseña en la escuela o en la universidad. Esta educación lleva a querer un trabajo seguro y un sueldo fijo. Al que tiene un sueño, se le cortan las alas. Se le dice que es un idealista o un soñador. Por eso muchos grandes emprendedores han sido malos estudiantes, como Steve Jobs. Ante las dificultades para poner en marcha sus ideas, preferían salirse del molde establecido. Uno de los empresarios con los que hablamos recuerda una anécdota contada en una conferencia por Richard Gerver, un experto mundial en educación. Una niña le dijo una vez que de mayor quería ser presidente de Estados Unidos. Él le dijo que había un pequeño problema: había que ser americano. Ella le respondió: eso ya lo arreglaremos. Esa es la actitud.
[/nextpage]
[nextpage]
Trabas burocráticas
Licencias de apertura, permisos de sanidad, darse de alta en decenas de sitios… Todos estos asuntos acaba llevándolos una gestoría, pero dificultan la actividad de la empresa. Aunque se ha mejorado, sigue siendo una carga difícil de llevar. En el vídeo se puede ver cómo crear una empresa a través de Internet, elaborado por el Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE), del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.
[/nextpage]
[nextpage]
downloadFile.do
Legislación laboral
Si una persona no funciona, al empresario le cuesta mucho dinero despedirla. El ejecutivo se ve en ocasiones con este problema encima de la mesa. A veces también ocurre que necesita a una persona durante un tiempo para que le solucione un problema. Cuando ya está arreglado, no la necesita más. La flexibilidad para el empresario ha mejorado, pero los hay que estiman que aún queda mucho por hacer en este terreno, y la consecuencia es que les da miedo contratar. Junto a estos temas hay otros, como que la Seguridad Social no dé en la actualidad bajas por mas de una semana. Antes se proporcionaban por más tiempo, y de este modo se podía dar empleo a una persona. Si se contrata semana a semana, solo se encuentra a los que no quiere nadie.
[/nextpage]
[nextpage]
money-167733_640
Economía sumergida
Si el negocio de alguien tiene como rival a otro que no da de alta a sus empleados en la Seguridad Social o no paga el IVA porque no emite facturas, no hay modo de competir. Es una auténtica competencia desleal. El empresario, si su sector se lo permite, acaba planteándose contratar en otro país donde los costes le salgan más baratos. El pago de la Seguridad Social supone un esfuerzo grande para los empresarios.
[/nextpage]
[nextpage]
Welder_on_Morón_Air_Base_repairs_damage_to_an_elevated_water_tower_on_base
Visión del empresario como explotador
Hay empleados que se quejan de que sus superiores les hacen trabajar mucho. Es lo que piensan que hay que hacer para sacar las empresas adelante. El empresario ha de ser el que tira del carro, pero además es el que pone el dinero. Hay empresarios que se desaniman ante esta actitud. Tampoco la contraria (tratar de llevarse muy bien con los subordinados) es siempre oportuna: a veces se vuelve en contra, por una excesiva confianza. Hay empresarios que piensan que se les debería aplaudir un poco, por la riqueza y los puestos de trabajo que generan.
[/nextpage]
[nextpage]
Congreso1
Los impuestos
Hay empresarios que reconocen haber desmontado empresas por la persecución a la que les somete Hacienda. “No tenían razón. Pero solo por el tiempo que me quitaban las inspecciones, me agotaron”, reconoce uno de ellos.
[/nextpage]
[nextpage]
social-200288_640
Responsabilidad desproporcionada
Cuando al empleado le pasa algo, el empresario es el principal responsable. Esto puede ser lógico en muchas ocasiones, pero no siempre. Y provoca miedo. Sea la gestión del tamaño que sea. Por ejemplo, si una empresa quiere organizar un congreso, ha de pensar en un plan de evacuación y en otras tareas que desincentivan su organización. La firma de un crédito también puede producir reparos por los riesgos que contrae. La persona con dinero puede preferir dedicarlo a la bolsa. Tendrá menos problemas, pero no creará puestos de trabajo.
[/nextpage]
[nextpage]
13-01-2014-Unveiling-of-the-new-Gé¼10
Incertidumbre ante la economía
Las perspectivas para España parecen buenas, pero el año electoral plantea dudas a la hora de acometer inversiones. El empresario requiere de una cierta estabilidad para que sus previsiones puedan cumplirse. Las dificultades en la unidad de mercado son otro frente difícil al que tienen que enfrentarse si quieren estar presentes en varias localidades.
[/nextpage]
[nextpage]
Agencia_banco_real
Exigencia en el crédito
Está claro que los créditos no se proporcionan tan a la ligera como antes. Pero, al que tiene avales, se lo dan. Los intereses además están siendo muy buenos. Hay más capacidad de negociación y una cierta competencia entre los bancos en este terreno. Pero el que los solicita ha de ser claramente solvente.
[/nextpage]
[nextpage]
oficina-empleo-cola-2
Dificultades para encontrar profesionales
No hay problemas para hallar trabajadores de las escalas más bajas, pero hay carencia de mandos intermedios. No hay formación para esas funciones. En algunos campos, como la tecnología, la demanda es especialmente fuerte. La ventaja para los que están preparados es que los sueldos pueden ser superiores. [/nextpage]]]>

Te puede interesar