Títulos universitarios que no valen para casi nada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

si nos decidimos por estudiar una serie de carreras que no tienen salidas. Aquí están las que se deben evitar a menos que se cursen por afición. [nextpage] 01-portugal-ok Licenciado en Filología Portuguesa, lo peor de lo peor Si quiere tirar cuatro años de su vida lo tiene fácil, páselos estudiando Filología Portuguesa. Quizá se convierta en un experto en trabajos de traducción, crítica literaria y corrección de textos de todos los temas relacionados con la lengua materna de José Saramago. También será útil en bibliotecas, departamentos de comunicación de empresas lusas e incluso en la Administración Pública. Pero la realidad es que los que traen ese título bajo el brazo tienen un destino más seguro: el paro. De hecho, solo el 18,2% de los que terminan la carrera tienen empleo cuatro años después de finalizar los estudios, según un estudio de la Conferencia de Consejos Sociales. [/nextpage] [nextpage] 02-arabe-ok  Filologías a granel y para nada Ser experto en la lengua y la literatura árabe, eslava, románica, hebrea e incluso gallega no vale absolutamente para nada. Estamos hablando del grupo más amplio de titulaciones con menos salidas profesionales. De ellas, la más interesante es la Licenciatura en Filología Gallega. De los 37 titulados anuales, el 37,8% encuentra un puesto de trabajo. La menos prometedora es la Licenciatura en Filología Árabe. Cada año terminan 82 alumnos de los que sólo se emplean el 23,2%. Como se puede ver, las filologías no son las mejores carreras que se deben elegir si la idea es vivir de ellas. Son más bien interesantes para colmar aficiones. Por eso, son cursadas por muy pocas personas. [/nextpage] [nextpage] 03-bellas-artes-ok Bellas Artes, el sueño que se convierte en pesadilla Las filologías son las carreras que tienen menos salidas. Pero a todas ellas les une la característica común de que las estudia muy poca gente. En el caso de la Licenciatura en Bellas Artes ocurre justo lo contrario. Aquí hablamos de casi 2.000 alumnos al año que cuando terminan esperan cumplir su sueño de convertirse en especialista, artista, escultor, pintor, crítico, etc. Pues bien, ese sueño solo es posible para el 39,8%. ¿El resto? A engrosar la cola del paro, o intentar vivir por su cuenta dando clases particulares. Una pena para una carrera demasiado bonita e interesante para el mundo en el que vivimos en el que el arte es un bien que solo interesa a unos pocos. [/nextpage] [nextpage] 04-naval-ok Ingeniería Técnica Naval, la sorpresa negativa ¿Una ingeniería, entre las carreras con menos salidas? Pues, aunque parezca increíble, así es. Al menos eso es lo que asegura un informe de la Conferencia de Consejo Sociales que coloca a la Ingeniería Técnica Naval como una titulación que da trabajo solo al 40% de las personas que la cursan. Por fortuna, cada año solo 30 personas se deciden por estudiar esta materia, que ha cambiado su plan de estudios en los últimos años. Pero el objetivo final es el mismo. Hablamos de formar a personas que sean capaces de diseñar barcos u otro tipo de materiales flotantes. A pesar de lo que basto de la materia y de las aparentes buenas posibilidades de colocación que podría tener, la realidad indica que no es oro todo lo que reluce. [/nextpage] [nextpage] 06-arquitecto-ok Ser arquitecto ya no es lo que era Hace unos años los arquitectos eran unos profesionales que ganaban un dineral y que siempre tenían trabajo. Pero los buenos tiempos se acabaron. Ahora solo el 43,9% de los mismos viven de lo que han estudiado. El resto está sin empleo. Además, los salarios tampoco son muy altos y solo una élite se puede considerar bien pagada. El resto malvive con mucho esfuerzo, con mucho trabajo y pocos beneficios. Como se puede ver, las perspectivas no son muy buenas para los cerca de 2.900 estudiantes que cada año terminan esta licenciatura que nunca ha sido una carrera sencilla. Quizá el repunte económico ayude a que esta profesión vuelva a recuperarse y pueda afrontar otra edad de oro. [/nextpage] [nextpage] 07-historia-ok Licenciado en Historia: el pasado, pasado está La Historia es una de las materias más interesantes que se pueden estudiar. De hecho cada año la cursan 2.000 personas en las múltiples universidades españolas que la imparten. Por desgracia, las salidas profesionales nunca han sido su fuerte. En la actualidad tampoco, ya que solo el 45% de los estudiantes que terminan la licenciatura se puede permitir el lujo de trabajar en algo relacionado con la materia. Parece que a esta sociedad que va tan deprisa, lo que tenga que ver con el pasado, y más con el que tuvo lugar hace más de 100 años no le interesa demasiado. Dar clases o charlas suele ser el futuro de la mayoría de los titulados. [/nextpage] [nextpage] 08-filosofia-ok Filosofía: pensar no está de moda Antes comentábamos que el pasado parecía no ir con la idea de una sociedad en la que todo se mueve demasiado rápido. En estos tiempos, sentarse, tomarse un café y pensar tampoco es algo que parezca que interese a nadie. Al menos eso es lo que se deduce de la Licenciatura en Filosofía. Los casi 600 estudiantes que cada año terminan la materia se encuentran con un mundo que no quiere saber nada de las lecciones que nos dejaron los grandes pensadores de la historia. Solo el 46% de los mismos acaba trabajando en algo relacionado con sus estudios. Normalmente como profesor. [/nextpage] [nextpage] 09-lieratura-ok Licenciatura en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Las letras tampoco Conocer la literatura en profundidad, los movimientos literarios, los mejores autores… En definitiva, ser un experto en las letras tampoco es lo que requiere la sociedad actual. Aunque en este caso, por lo menos el 46,4% de los alumnos acaba encontrando empleo a los cuatro años de finalizar sus estudios. Un porcentaje que se acerca a la mitad, aunque no es ni de lejos el que se puede obtener de otro tipo de estudios donde priman más los números. A pesar de ello, cada año salen de las aulas 110 nuevos graduados a la espera de que sus conocimientos interesen en el mundo del siglo XXI. [/nextpage] [nextpage] 10-arte-ok Licenciatura en Historia del Arte: la menos mala de todas Nada más y nada menos que más de 1.100 son los alumnos que cada año suelen terminar la licenciatura en Historia del Arte. Este conocimiento les sirve al 47,5% de los mismos para encontrar un empleo relacionado. Un porcentaje que es el menos malo de esta comparativa pero que no se acerca ni de lejos al 70% que atesoran otro tipo de carreras más técnicas y relacionadas con la Informática o las Ingenierías en general. Eso es lo que afirma al menos el Informe de la Conferencia de Consejos Sociales que analiza las carreras con más y menos salidas profesionales. Desde luego, las que aparecen en este listado no estarán nunca entre las que otorgan más facilidades de empleo. Las empresas nunca se pelearán por este tipo de licenciados, que tendrán que tener mucha paciencia y perseverancia a la hora de obtener un trabajo. [/nextpage]]]>

8 COMENTARIOS

  1. Lo que de verdad no vale la pena es leer blogs cutres creados por periodistas amarillistas. Tienen una imagen muy sesgada de lo que ea la formacion y los valores personales. Tengo dos filologias y desde que acabe no.me ha faltado trabajo, no se trata de lo que uno estudie sino de las aspiraciones profesionales y ambiciones que le sigan. Por cierto tengo amigos periodistas que llevan años en el paro y la mayoria estan formandose en las TIC porque entre otras cosas esbun mundo qus en el ambito universitario hacs años no se formaba. Si hay tanta gente en el paro y tanto friki montando webs como la vuestra es porque el mercado laboral es ineficaz en este pais y los recursos humanos de las empresas buscan demasiado curriculum y menos aptitudes personales.

  2. No merece la pena leer cada uno de los comentarios denigrantes que aquí se utilizan. El problema de filología es que no se valora lo suficiente y entra mucha gente rebotada de otros ámbitos. Muchoa los estudian cómo trámite para obtener un título universitario.Es normal que esa gente nunca emplee su titulación. Además, como bien han dicho ya en el comentario anterior, esto es cosa de ambiciones y objetivos personales. Desde luego, vuestra web no tiene ninguna función que sirva para la “comunidad”. Ya hacéis mucho menos que los millones de filólogos, historiadores, arquitectos… que al menos nos preocupamos de tener una labor constructiva.
    ¡La de chorradas que se leen en Internet! Esto es una bazofia.

  3. Más que la ausencia de cultura, parece que lo que destaca en esta absurda lista es la ausencia de humanismo, tanto en el sentido espiritual, como cultural, y pareciera también que el mundo estuviese solo encaminado a la tecnocracia y al gobierno mundial de una élite financiera deshumanizada. Sin humanismo no hay progreso ni trabajo que valga. Si no hubiera habido humanismo y aprecio por cosas como la belleza de las artes, los ingenieros (que dice este artículo que son los que más tienen trabajo) tanto del pasado, como del presente no habrían podido construir cosas como la Torre Eiffel. Hasta el más humilde tornillo requiere de un sentido de la armonía plástica (parte del arte) para ser creado. Es tal vez por esta falta de humanismo que en estas carreras que reseñan no hay más oportunidades de trabajo, pero no porque no sean tan imprescindibles como cualquier otra. El mundo al revés.

  4. “Ser experto en la lengua y la literatura árabe, eslava, románica, hebrea e incluso gallega no vale absolutamente para nada”. Hay que ser muy osado y muy ignorante para atreverse, no ya a escribir esto, sino simplemente a pensarlo. Ah, y ser filólogo árabe, eslavo, románico, hebreo e incluso gallego sirve para algo: para ser que el ‘eslavo’ y el ‘románico’ no son lenguas y, por tanto, no hacer el ridículo en internet.
    Sigan, el patetismo no tiene límite…

  5. Licenciado en Filología Portuguesa, lo peor de lo peor. Si quiere tirar cuatro años de su vida lo tiene fácil, páselos estudiando Filología Portuguesa.
    Vamos, seamos sinceros: si quiere tirar su tiempo de verdad, entonces no estudie filología portuguesa, lea este panfleto. Que eso sí es lo peor de lo peor sin paliativos.
    Catetismo? Patetismo? Ignorancia? Difícil definir a quien es capaz de escribir eso de que ‘pensar no está de moda’, eh…?

  6. Muchas gracias por esta gran noticia!! No tenía ni idea de que una de las carreras peor miradas del país era la filología!!
    Me parece deleznable que se trate a las personas que deciden estudiar una carrera u otra como meros números que aumentan o disminuyen las listas del paro. Desde luego que como estudiante de filología intentaré trabajar el día de mañana ejerciendo mi vocación. Y desde luego que sé que será difícil y más en un país como este que a cualquiera le dan un título, llámese filología, llámese periodismo.
    El lince que ha escrito esta “noticia” tiene razón, cada vez a la gente le gusta pensar menos, pero no porque no quieran o no estudiar filosofía (que probablemente ni podría), sino porque se escriben cosas como estas y porque habrá quien encima se lo crea, completamente al margen de lo que digan las estadísticas, que por otro lado habría que ver de dónde han salido.

  7. Aquí va otra que no sirve para nada: periodista. Porque para hacer la carrera y escribir semejantes MIERDAS, más te valía estar recogiendo fresas que contribuías mejor al desarrollo del mundo en lugar de andar metiendo cizaña con datos inventados sobre algo de lo que demuestras una y otra vez que no tienes ni idea.

  8. Seguramente todo esto sea cierto, por desgracia. El otro día comentaba junto a un amigo que nuestro modelo de civilización está cambiando, ya que provenimos de civilizaciones humanistas, Grecia y Roma, en las que el aprendizaje de ciencias sociales, filosofía, escritura, escultura, pintura, etc… Estaba mucho más arraigado. Ahora todo ello está desapareciendo paulatinamente de las escuelas y las carreras de ese tipo dan menos oportunidades, ahora creamos cerebros matemáticos y (filotecnológicos) que “desarrollen” la sociedad en la que vivimos, pero que no planteen preguntas. No sabemos del pasado, ni queremos saber del futuro, es la sociedad del ahora.

Te puede interesar