Caixabank gana 814 millones y se protege por la caída en bolsa de Repsol

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

  La entidad no es ajena a la baja evolución que está teniendo Repsol en bolsa. Precisamente anoche ejecutó un bono convertible que tenía para vender un 2%  de la petrolera a un precio de 18 o 25 euros, por lo que su participación en la petrolera se reduce ligeramente por debajo del 10%. Eso sí Gortázar ha insistido en que “siempre hacemos movimientos tácticos entorno a nuestras participadas”. No es de descartar que podamos recuperar parte de lo que hemos bajado, pero es cuestión de ver qué hacemos día a día”, afirma. “Una gestión prudente”, ha dicho Gortázar, en unas cuentas que han sido muy positivas. Cierra el ejercicio 2015 con unos beneficios de 814 millones de euros, lo que supone un alza del 31,4% respecto al año anterior. Un buen año tras “el tsunami que ha supuesto la crisis para la banca Europea”, ha dicho Fainé. Asimismo, se ha mostrado satisfecho con la evolución del sistema financiero y cree que en estos momentos hay entidades suficientes en España, cerrando la puerta a nuevas fusiones. En los 2.516 millones de euros que ha registrado como pérdidas por deterioros de activos en 2015, la entidad financiera ha decidido destinar 1.593 millones a insolvencias, y otros 923 millones de euros que van destinados a provisionar Abengoa, así como “el total de la exposición a una hipotética sentencia que declare nulas las cláusulas suelo con retroactividad hasta mayo de 2013”, explica el consejero delegado de la entidad. El ratio de morosidad de Caixabank se situó en un 7,9%, una reducción de cerca del 40% y que supone 5.242 millones en el año. Las perspectivas de crédito para este año van en línea con lo que hemos visto hasta el momento. “Seguirá aumentando y seguirá el dinamismo económico con un fuerte enfoque al consumo. Ahora bien, en el caso del hipotecario seguirá cayendo porque todavía no hay una demanda suficiente para paliar las amortizaciones”, ha explicado Fainé. Por último, el presidente de Caixabank ha sostenido que “los banqueros tenemos que ser discretos y ocuparnos de lo nuestro. Aunque confío en la capacidad de diálogo de los políticos”. Ha recordado, además, que Europa está llena de gobiernos con acuerdos entre partidos y, por tanto, se necesita “un diálogo sincero, con voluntad de pacto, que intente lograr estabilidad institucional y seguridad jurídica”, ha dicho.]]>

Te puede interesar