España debe mirar a Asia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

una España mejor conectada al mundo y a Europa debe ser un objetivo estratégico de primer orden”, destaca Emilio Lamo de Espinosa, presidente del Real Instituto Elcano, en el informe ‘España en el mundo en 2016: perspectivas y desafíos’. Cierto que la situación económica ha mejorado, que se ha recuperado parte de la imagen internacional y que se están consiguiendo cifras récord, por ejemplo, en exportaciones o turismo. Pero se está todavía lejos de considerar que España desempeña el papel e influencia internacional que cabría esperar de ella. trabajadoreschinos Del citado análisis, hacemos parada en el apartado relativo a la política económica y energética. España está viviendo un ciclo expansivo asentado en las reformas de los últimos años y en factores externos como la caída del precio del petróleo o la significativa reducción de los tipos de interés, entre otras causas. En materia energética, seguimos siendo uno de los países europeos más dependientes del exterior. “Aunque no debe exagerarse el efecto de esta situación sobre la seguridad del suministro, es obvio que debe saber gestionarse bien”, se lee en el informe. Y no descarta que el euro se aprecie frente al dólar, que la UE exija a España un nuevo esfuerzo en materia de consolidación fiscal, que los tipos de interés repunten, y que el precio del oro negro suba. Si nos quedamos de brazos cruzados ante esta tesitura, el consumo se retraerá. De ahí que hagan hincapié en la imperiosa necesidad de continuar con el proceso de internacionalización de la economía, además de que haya que diversificar geográficamente más las exportaciones, así como insertar a España en las cadenas de suministro globales. “En particular, tanto los agentes políticos como los económicos españoles tienen que hacer mayores esfuerzos para estar en Asia, el continente más dinámico y con mayor potencial de crecimiento en el mundo, y al que se le presta muy poca atención en España”, advierten en el informe. La firma del Tratado de Asociación Transpacífica (TTP, por sus siglas en inglés) y sus implicaciones tanto económicas como geopolíticas es quizá la prueba más evidente de que el centro de gravedad de la economía mundial se está moviendo del Atlántico al Pacífico e Índico. Por eso, hay que reforzar los estudios y recursos destinados a entender los mercados asiáticos y sus sociedades. Y ahí vamos con retraso respecto a los competidores europeos y estadounidenses.]]>

Te puede interesar