Andamios europeos y normativas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Desde su implementación hasta la actualidad el andamio europeo ha transformado para bien el mundo de la construcción. Estos sistemas de andamiaje han cambiado de forma permanente el paisaje, relegando al olvido al tradicional andamio amarillo, que era muy poco seguro, nada funcional ni reglado en morfología, materiales y formas de empleo. Aislamientos González, empresa dedicada a la venta y alquiler de materiales de construcción en la zona centro de la Península Ibérica, con más de 35 años de actividad, nos explican su experiencia con los andamios europeos en Toledo y Madrid.

¿Qué es un andamio europeo?

El andamio europeo es un andamio “moderno”, certificado y que cumple con toda la normativa de seguridad vigente. Frente a los clásicos “andamios amarillos”, los andamios europeos cumplen con los requisitos de estabilidad y resistencia marcados por la legislación vigente. Es empleado en una gran variedad de trabajos y es muy versátil. Se trata de una estructura que cuenta con una vía de acceso y unos medios de permanencia seguros, evitando el riesgo de caída de personas o su exposición a la posible caída de objetos. En este sistema de andamios es posible colocar todos los elementos de seguridad necesarios para la construcción, como barandillas, viseras, luces y rodapiés, tiene una anchura mínima de trabajo de alrededor de 70 cms y facilita el libre acceso en un mismo nivel. En suma, los andamios europeos son estructuras homologadas muy prácticas y seguras. Están diseñados para cumplir de forma estricta la norma europea y española  y tienen un elevado nivel de calidad.

Normativa del andamio europeo

En España, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su RD 1215/1997, modificado por el RD 2177/2004,  regula la seguridad en andamios. Esta legislación indica las medidas mínimas de seguridad y salud para la utilización por parte de los trabajadores de los equipos de trabajo. Además, el RD 1215/1997 incluye la Directiva europea 89/655/CEE. Por otra parte, en lo que respecta a la seguridad en los andamios, también existen las denominadas normas UNE. La norma UNE 76502: 1990 (HD 1000) hace referencia a los andamios de servicio y de trabajo, con elementos prefabricados. Esta normativa también regula los materiales, medidas, cargas de proyecto y requisitos de seguridad. Y la norma UNE-HD 1004:1994 alude a las torres de trabajo móviles y torres de acceso construidas con elementos prefabricados, indicando además materiales, medidas, cargas de diseño y requisitos de seguridad. Los andamios europeos cumplen con estas normas, garantizando su homologación frente a una posible inspección antes de su puesta en marcha. Estas inspecciones pueden producirse no sólo antes de iniciar las obras sino durante el desarrollo de las mismas, de forma periódica. De forma puntual pueden ser también revisados cuando alguna circunstancia no prevista pueda haber afectado a su resistencia o estabilidad. Como bien advierten los expertos de Aislamientos González, “la seguridad de los trabajadores es clave y la normativa de los andamios europeos está encaminada a garantizar y a evitar riesgos en cualquiera de los casos”.

Tipos de andamios europeos

Como ya hemos visto, los andamios europeos se caracterizan por estar homologados, cumpliendo con toda la normativa de seguridad al respecto. Los tipos de andamios europeos se pueden clasificar en función de su tipo de fabricación, uso, estructura o proceso de montaje, entre otros criterios. Estas estructuras son muy fáciles de montar y son compatibles con el denominado sistema multidireccional. Los tipos de andamios europeos según el material predominante de su estructura son, principalmente metálicos, habitualmente de aleaciones de aluminio. En nuestro país, los tipos de andamios europeos más frecuentes son los diseñados especialmente para fachadas. Los andamios de fachada son estructuras tubulares provisionales que unidos son capaces de formar conjuntos adaptables a cualquier geometría de fachada. Son los más fáciles de montar y sencillos. Los andamios de fachada con ménsula incorporan un elemento estructural en voladizo, de amplio plataforma. Los andamios de fachada multidireccionales suelen emplearse de forma muy común en edificios con fachadas curvas o como estabilizadores. Su estructura es más compleja. Son flexibles, eficientes y muy seguros. En cuanto a los andamios de fachada con paso de peatón, los especialistas de Aislamientos González recomiendan utilizarlos, sobre todo, en trabajos donde es necesario colocar ladrillos de cara vista y cerramientos de fachada. Por otra parte, el andamio con paso de vehículos central es el elegido cuando es necesario facilitar el paso de camiones o de otro tipo de automóviles a la obra. En función de la naturaleza de la obra, es aconsejable emplear uno u otro tipo de andamio europeo, tomando como referencia siempre los que se adapten mejor a las necesidades de seguridad y que ayuden a optimizar todos los trabajos. ]]>

Te puede interesar