Cómo elegir la cerradura de su caja fuerte

Redacción

El fabricante alemán Hartmann Tresore cuenta con un stock de más de 5.000 productos de cajas fuertes y armarios blindados para proteger documentos y bienes de valor La seguridad de nuestros objetos personales o de documentación profesional de especial relevancia se ha convertido en la actualidad en un objetivo a conseguir por parte de los particulares y los responsables de las empresas. El aumento de robos en viviendas ha hecho que los españoles no escatimen dinero y esfuerzos en hacer más difícil a los ladrones la consecución de estos productos de valor a través de la compra de cajas fuertes. En este sentido, según diferentes estudios, España ha experimentado un incremento de la compras de cajas de fuertes cercano al 35%. Esta subida en la adquisición de este elemento, especialmente instalado en las propias viviendas, se debe al aumento de los robos en domicilios registrado en el último año. Una tendencia que ha obligado a los dueños de las viviendas a protegerse con la incorporación de cajas fuertes. Al respecto y a la hora de elegir una caja fuerte de garantías es importante analizar cuál es el tipo de cierre y de apertura con el que cuenta, ya que la utilización de un tipo u otro va a hacer más difícil su apertura por parte de los amigos de lo ajeno. Por ello, es importante ser asesorado para elegir la cerradura que mejor se adapte a nuestras necesidades, logrando que la funcionalidad sea lo más óptima posible. Así, nos podemos encontrar los siguientes sistemas de cierre de una llave (también existen sistemas más complejos compuestas por dos tipos de cerradura):

  • Cerradura de llave. Es muy fácil de usar, pero es recomendable guardar las llaves en un emplazamiento diferente al de la caja fuerte.
  • Cerradura de combinación mecánica. Son cajas muy seguras pero su apertura puede resultar engorrosa para los propietarios.
  • Cerradura de combinación electrónica. La principal ventaja es que para ser abiertas tan sólo necesitamos conocer el código. En el lado de las desventajas, si el sistema de apertura es de baja calidad es fácil de que la caja sea abierta.
  • Cerraduras electrónicas con retardo y/o bloqueo horario. Este tipo es más avanzado que el tipo de cerradura anterior y suelen ser utilizada en locales especiales como joyerías al tener que cumplir una normativa.
  • Cerradura biométrica. Este tipo de cierre es caro, pero para ser abierto tan sólo se necesita una característica física de la persona.
Ante tales opciones, optar por la adquisición de una caja fuerte por el simple hecho de ser más económica representa un riesgo para la protección de nuestros objetos de valor, ya que estas cajas suelen incorporar unas cerraduras de baja calidad, con fallos y con unos materiales utilizados de baja calidad. Todas estas características hacen que este tipo de cerraduras sean fáciles de abrir por parte de los ladrones. Por ello, la mejor opción es buscar un equilibrio de seguridad y precio, intentando huir de aquellas cajas de seguridad que incorporen un método de apertura fiable y que sea difícil de superar por parte de los ladrones. Para garantizarse de que las cajas fuertes que vamos a comprar son de calidad y van a ser resistente lo mejor es acudir a una compañía de experiencia como Hartmann Tresore, una empresa líder en el mercado mundial y que está avalada por las normas de seguridad exigidas por la unión Europea. En todos los modelos de esta marca, la compañía ha mejorado la seguridad de las mismas, ya que ha evolucionado con un fuerte desarrollo tecnológico, lo que les ha permitido aumentar la protección de las mismas. En este sentido, una caja fuerte es prácticamente imposible de destruir. Y en caso de hacerlo sería necesario invertir horas de esfuerzo, ya que la composición de la caja fuerte a base de acero y cemento convierte a estos objetos de seguridad en un elemento prácticamente indestructible. Dentro del abanico de productos de la empresa destacan los armarios de seguridad ignífugos Hartmann, un producto especialmente indicado para los documentos contables y archivos sensibles de una empresa. Esta documentación debe guardarse en una caja fuerte a prueba de fuego y de golpes para garantizar su protección en caso de un incendio en la oficina. Por ello, este tipo de armarios de seguridad de Hartmann garantiza que la protección de los datos más valiosos de la empresa hasta que los bomberos controlen el incendio. La capacidad de los armarios ignífugos de la compañía suele oscilar entre los 100 y los 900 litros. No obstante, algunos modelos de Hartmann Tresore están diseñados a medida y pueden pueden alcanzar una capacidad de almacenamiento considerablemente superior.

Una oferta de más de 5.000 productos

El fabricante alemán de cajas fuertes Hartmann Tresore diseña y distribuye una completa gama de cajas fuertes y armarios blindados especialmente concebidos para la protección de documentos y bienes de valor. Los más de 5000 productos que componen nuestro stock responden a las normas de seguridad exigidas por la unión Europea. ]]>

Te puede interesar