¿Merece la pena comprar un Tesla?

Wenceslao Pérez Gómez, Experto en motor del grupo Gestiona Un placer conducirlo Conducir un nuevo modelo Tesla supone un auténtico placer. Es un coche muy cómodo y confortable, bastante amplio en las plazas traseras y en las delanteras, con asientos muy envolventes que proporcionan una agradable sensación de seguridad y confort. Debido a que es un coche totalmente eléctrico, la respuesta al pisar el acelerador es inmediata alcanzando los 100 kms/h en 2/3 segundos. Pero no solo es la respuesta al pisar el acelerador, porque en el tráfico urbano, soltando ese mismo acelerador, permite una excelente retención al objeto de asegurar una distancia mínima de seguridad de al menos tres metros con el vehículo que circula delante. No dispone de caja de cambios y es tan solo la aceleración la que permite circular por carretera a la velocidad del tráfico que usa de ella. Por supuesto que los frenos son potentes y seguros cuando se necesitan. Otra buena sensación, no ya de seguridad sino de lujo, es el salpicadero, volante y panel de mandos, que están tapizados en cuero y en tejido similar a Alcántara y, destaca por encima de todo, la gran pantalla situada a la derecha del conductor, que dispone de una extensa información sobre lugares de recarga de las baterías y otros datos siempre de interés, así como de manejo de diferentes acciones en el vehículo. He disfrutado mucho conduciendo este vehículo, con prestaciones similares e incluso, superiores a otros coches de gama premium con motores de combustión de gasolina y diésel.   Artículo publicado en el número de Octubre 2017 de la revista capital, que puede adquirir en el quiosco o en este enlace: https://bit.ly/2LbBHf2]]>

Te puede interesar