Tempe: otra bala de Amancio Ortega

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Luis Benítez

La filial de calzado de Inditex ha duplicado su facturación en los 10 últimos años.

Supera los 1.000 millones de euros y gana más de 80.

Tempe es la filial de Inditex que se responsabiliza del diseño, fabricación y producción de calzados y complementos para todo el conglomerado.

La empresa destina su cometido no solo a la concepción y diseño de los productos que se mueven en estas líneas de comercialización para abastecer a las ocho cadenas del grupo: Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe; también desarrolla su propia estrategia de comercialización y distribución.

Tempe es la filial de Inditex que se responsabiliza del diseño, fabricación y producción de calzados y complementos para todo el conglomerado

Esto implica la presencia de un potente apartado logístico que debe tener la capacidad de responder rápida y oportunamente a las demandas de las mencionadas cadenas y ser capaces de movilizar, desde Elche-Alicante, más de 71 millones de pares de calzados al año, enviados a distintos puntos de ventas en todo el mundo.

Este sistema logístico instalado en España es capaz de llevar, a todas las tiendas del Grupo, productos nuevos dos veces por semana, lo que permite mantener inalterable su objetivo de conseguir ofrecer moda actual y de calidad a sus clientes en los cinco continentes.

Tempe fue fundada en 1989 y actualmente cuenta con una plantilla de más 1.700 trabajadores. Tiene filiales y oficinas en México, Brasil, Suiza, China, Hong Kong e India. Es propiedad de Inditex, quien controla el 50% de su capital, y de Vicente García Torres, empresario alicantino que posee el otro 50%. A su vez, la compañía participa en seis sociedades prácticamente al 100%: Tempe Diseño, Tempe Logística, Tempe Trading, Tempe Asia Limited, Tempe Brasil Comercio de Calçados y Tempe México.

Este sistema logístico instalado en España es capaz de llevar, a todas las tiendas del Grupo, productos nuevos dos veces por semana

A pesar de todo esto, y aunque su domicilio social se encuentra en la sede central de Inditex en Arteixo -A Coruña-, Tempe tiene muy poca visibilidad, y para muchos clientes de las ocho cadenas de Inditex esta es una empresa de la que el público tiene muy poco o ningún conocimiento.

Más que cifras

En 2015, Tempe ganó 110,9 millones de euros, un 54% más que en 2014; ese mismo año ya ganó un 70% más que en 2013. En tan solo dos años, la compañía pasó de ganar 42 millones de euros a superar los 100 millones, un crecimiento bastante exitoso y atrayente. En ese mismo 2015, sus ventas alcanzaron los 1.117 millones de euros, por encima de los 963,4 millones de 2014.

Sin embargo, en los resultados de 2016, a pesar de subir sus ventas en un 11%, la empresa redujo beneficios, alcanzando solo 94,8 millones de euros. A partir de ahí, estos resultados se han convertido en un punto de inflexión a la luz de las cuentas de 2017, ya que ha marcado el inicio de una tendencia al descenso progresivo en su curva de beneficios netos.

A principios de abril, Tempe presentó sus resultados económicos de 2017. La compañía cerró el pasado ejercicio con unas ventas de 1.246 millones de euros -un incremento del 0,6% respecto a 2016-, las mayores de toda su historia.

No obstante, su beneficio neto se redujo hasta 81 millones de euros, un 14%, frente a los casi 95 millones del año precedente, lo que posiblemente indica que la compañía está acometiendo otras iniciativas que no están a la vista, o que su crecimiento y expansión internacional está consumiendo importantes ingresos. Ampliación en espera…

Es relevante destacar que Tempe ha crecido satisfactoriamente en el pasado lustro. En los 10 últimos años ha logrado duplicar su facturación. Posiblemente, estos recientes resultados, que indican una ralentización de las ganancias, no son más que la señal de que las necesidades de ampliación de la compañía no pueden seguir esperando. Aun así, hasta ahora, y debido a razones externas a la empresa, se vislumbra que seguramente puedan acometer esta tarea en 2019.

Tempe ha logrado en los 10 últimos años duplicar su facturación

En este contexto, Tempe depende totalmente de los plazos que se imponen desde el Ayuntamiento de Elche, quienes han estimado que hacia el final de 2018 o inicios de 2019 pueden concluir todos los trámites burocráticos necesarios para proceder a la licitación de las obras de ampliación en “Elche Parque Empresarial”, el lugar que la compañía escogió para instalarse desde su fundación. Actualmente, las instalaciones de Tempe abarcan unos 150.000 metros cuadrados, dedicados plenamente a la producción, espacio que intenta alcanzar un óptimo rendimiento por cada metro ocupado.

Asimismo, debemos agregar a esa cifra los 35.000 metros cuadrados de un edificio industrial que se está construyendo en frente de su actual localización dentro del recinto empresarial.

Desde 2016, la empresa aún aguarda el visto bueno de la administración valenciana para ampliar su superficie en unos 250.000 metros cuadrados adicionales, algo que representa mucho más de la tercera parte de la ampliación de todo el complejo industrial, prevista en unos 6.000 metros cuadrados y con una inversión pública millonaria.

En enero de este año, desde la Generalidad Valenciana informaron que tanta demora es el resultante de la urgente necesidad de modificar la Ley de Suelo de la Comunidad. Es inquietante pensar que esa lentitud termine afectando la necesidad de más espacio físico para la compañía, puesto que esa ampliación en concreto depende de más suelo disponible en el parque industrial.

Esta es una labor que comenzó en 2016 y se empezó a trabajar en ello por vía de urgencia a partir de 2017. Intentando aclarar la demora, desde la administración pública no dudan en señalar que la complejidad urbanística de la zona está obstaculizando la tramitación. Para una empresa con una potente capacidad de generación de empleos locales, con el deseo de aumentar su producción y mantener su solvencia, como lo es Tempe, esta espera se vuelve más que prioritaria.

El peso de Inditex

La influencia de Inditex en la cultura empresarial de Tempe se ha hecho sentir, y evidentemente ha significado un estímulo para que sus trabajadores hayan elevado su nivel de aspiraciones; así ocurrió al comparar salarios y beneficios sociales con sus homólogos de las otras marcas del Grupo.

Esto ha representado varios meses de reuniones, propuestas, conversaciones y finalmente el inicio de una serie de negociaciones destinadas a mejorar las condiciones laborales y salariales de sus empleados. En febrero pasado, Tempe alcanzó su primer acuerdo laboral con los sindicatos con una vigencia de tres años.

Este acuerdo contempla, entre otras cosas: una subida salarial del 10% para los próximos tres años, reducción de la jornada anual en 8 horas y el compromiso de la dirección de la empresa de reducir la temporalidad mediante la transformación de entre 70 y 100 contratos eventuales en indefinidos durante los próximos tres años.

Además, los festivos son voluntarios, pero, si se trabajan para completar su salario, se abonarán de 100 a 145 euros por festivo. En modo social Tempe no vendía como tal directamente al público, pero, al ser parte del programa de interés social For&From de Inditex, la compañía se ha embarcado de lleno con su enseña por delante y ahora cuenta con las tiendas Tempe For&From, cuatro interesantes apuestas localizadas en Culleredo en A Coruña, Allariz en Ourense, Elche en Alicante y en el Sambyl Outlet de Leganés-Madrid.

En estas instalaciones se ofrecen artículos de zapatería, bolsos y complementos de las pasadas colecciones de cualquiera de las cadenas de tiendas de la casa matriz.

En estos establecimientos y, con el apoyo de Grupo Inditex, la empresa se pone en contacto con el mercado de la venta directa y, al mismo tiempo, asume el compromiso corporativo con los trabajadores discapacitados.

Según la web de Grupo Inditex, las tiendas `for&from´ funcionan bajo el modelo franquicia y están gestionadas por entidades sin ánimo de lucro y enfocadas en la discapacidad; Fundación Molí d’en Puigvert, Confederación Galega de Persoas con Discapacidade, Asociación Pro-Discapacitados Psíquicos de Alicante, Moltacte y Fundación Prodis. Los empleados son personas con algún tipo de discapacidad física, intelectual o trastorno mental.

Tras una donación inicial por parte de Inditex para construir cada tienda, el programa ‘for&from’ se financia por sí mismo con la venta a precios reducidos de productos provenientes de campañas anteriores.

El programa For&From de Inditex está consolidándose y ha demostrado, desde su nacimiento en 2002, su capacidad para mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad a través de su integración sociolaboral.

Por su parte, Tempe también desarrolla programas de voluntariado profesional, conectando las capacidades e iniciativas de sus trabajadores con acciones sociales y medioambientales, a través de un sistema de colaboración estable.

En este sentido, la empresa lleva a cabo proyectos de inversión social y voluntariado desde 2007. Desde entonces ha realizado más de 40 actividades de voluntariado medioambiental, social y profesional.

Te puede interesar