Todo lo que necesitas saber de los depósitos online

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Branded Content

La digitalización ha venido para quedarse transformando todos los sectores. El sector financiero no se ha quedado atrás y son muchas las empresas que ofrecen depósitos online, como Depósito Facto, donde los pequeños ahorradores pueden invertir.

Convertirse a la era digital no ha sido fácil. Así como en otros aspectos de la vida cotidiana y otras actividades, operar en la red se ha visto siempre con normalidad, por ejemplo a la hora de sacarse un billete de avión o reservar una habitación de hotel, no ha funcinado siempre igual para otros sectores. Las operaciones que tienen que ver con el ahorro, el banco o la inversión, se ha visto, siempre con gran desconfianza.

Mucho tiene que ver la baja capacidad de ahorro que tiene la sociedad española respecto a los países vecinos y cómo, por ende, el montante se convierte en algo más simbólico y emocional que económico o material, debido al esfuerzo realizado para conseguirlo. En este sentido, estas personas, a la hora de invertir, son mucho más desconfiadas que aquellas a las que no les ha supuesto ningún esfuerzo ahorrar 3.000 euros al año, por poner una cifra y lo harán con mucho más celo y cautela.

Romper con la barrera de la desconfianza no ha sido fácil, pero los bancos y las empresas financieras han hecho una excelente labor a la hora de dotar de herramientas digitales a sus clientes y usuarios para que la transformación digital pudiera ser una consecuencia normal de los tiempos y la vida cotidiana de las personas.

Transferencias, consulta de movimientos o giro de recibos son algunas de las funciones que cada vez más las personas han comenzado a hacer desde su casa, o desde el transporte público, o desde cualquier dispositivo con conexión a internet, sin tener que desplazarse a su oficina bancaria ni reunirse con ningún asesor.

Así, paso a paso se ha ido superando el obstáculo y los pequeños ahorradores se han dado cuenta de que sus operaciones también podían ser de naturaleza digital. Esto se ha debido en parte por una figura de inversión con muy poco riesgo, de sencilla comprensión, como los depósitos online.

Porque los depósitos online son una de las fórmulas más ventajosas por su comodidad y su alta rentabilidad, siendo más económicos sólo por el mero hecho de haberlo gestionado online y no por los canales tradicionales. Igualmente, al contar con toda la información volcada en la web, el usuario siempre podrá comparar entre uno y otro y escoger el que mayor rendimiento puede sacarle.

Por lo demás, funciona exactamente igual que uno físico y cuenta con la misma cobertura del Fondo de Garantía de Depósitos.

A la hora de tomar una decisión sobre qué depósito online es mejor para invertir, habrá que hacer una labor comparativa sobre las distintas ofertas vigentes y la experiencia que las financieras tienen en el mundo online, existiendo ya distintos comparadores que lo pueden hacer de manera automática.

Posicionarse en el mercado online resulta fundamental para ser bien valorado y ofrecer al pequeño inversor todas las facilidades y distinguirse respecto a otros productos financieros.

El Depósito Facto es un ejemplo de posicionamiento online. Este depósito se caracteriza por una alta rentabilidad ajustándose a los periodos de contratación establecidos y una total flexibilidad, pudiendo elegir la cantidad, los plazos de las imposiciones teniendo la opción desde 3 meses hasta 60 y planificar así mejor la estrategia de ahorro en función a las necesidades específicas.

Igualmente, en la actualidad y hasta el día 29 de noviembre de 2018 existe la posibilidad de contratar el depósito a 6 meses con una rentabilidad del 1,20 % TAE* (1,20 % TIN), lo que hace que muchos expertos lo hayan descrito como uno de los mejores depósitos online del mercado.

Claramente, a las condiciones financieras se le une el hecho de que está 100% online por lo que los usuarios, como se ha mencionado anteriormente, pueden gestionar todo desde internet, sin perder tiempo en desplazarse a ninguna oficina y ahorrar también en tareas de naturaleza más burocrática.

Además, el proceso de abrir una cuenta es sencillo, pudiendo hacerlo en tres sencillos pasos pudiendo probar los resultados simulando un periodo de 6 meses, de 12 o de 60. Igualmente, tras cumplimentar un formulario y firmar un contrato, sólo habrá que hacer la transferencia desde una cuenta de la que se es titular para que se active y finalice el proceso.

Por otro lado, este sistema cuenta con un servicio de atención al cliente especializado para facilitar cualquier duda o cualquier problema de navegación, ya que son la comodidad y la agilidad las características intrínsecas de un depósito online, por lo que si hubiese algún problema, se debería dar respuesta en seguida.

*Para imposiciones confirmadas hasta el 29/11/2018 en el depósito Facto a un plazo de 6 meses se les aplicará una TAE del 1,20 % (1,20 % TIN). Oferta para particulares. Liquidación cada 90 días. A partir de 10.000€.

Te puede interesar