Calidad en atención al cliente: guía para formar un equipo perfecto

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Tener don de gentes es un aspecto esencial para cualquier tipo de trabajo. Vivimos en un mundo en el que absolutamente todo comunica, desde cómo gesticulamos hasta qué tipo de palabras empleamos. Emplear más o menos dedicación, implicará que exista un servicio al cliente ejemplar. Para hablar con personas, no basta con ser periodista o comercial, sino que día a día nos enfrentamos al hecho de entablar conversación con otra gente en cualquier tipo de trabajo. Precisamente, uno de los trabajos donde más contacto se genera es el de recepcionista y es muy importante tener don de gentes puesto que sirve de carta de presentación a la empresa. Por ello, cuando observamos ofertas de trabajo donde se especifica que se busca una recepcionista, debemos tener una serie de habilidades esenciales para el correcto desempeño del puesto laboral. Si deseas conocer cuáles son, en este artículo desvelamos todas las claves.

Escuchar es una de las claves

Trabajar es algo necesario en la vida de todas las personas. Gracias a Internet, encontrar trabajo es algo más sencillo puesto que es mucho más rápido y cómodo que hace algunos años. Contratar personal es básico en una empresa, pero siempre apostarán por las personas que posean más capacidad o habilidades de cara a desempeñar el cargo. Por ello, si aspiras a ser recepcionista o cualquier trabajo relacionado con entablar conversación con los demás, estas habilidades son idóneas.

La habilidad más importante de todas, es escuchar a tu audiencia. Todas las personas necesitan de una persona que escuche qué inquietudes tienen. Así, no basta con estar atento a cada información aportada por ellos, sino que hay que saber entender qué quieren decir a medida que lo vayan comunicando. Esta acción parece sencilla, pero no tiene por qué ser así, ya que requiere de práctica para intentar dominarla hasta conocer al cliente.

Por otro lado, es importante tener claridad en la comunicación verbal en la atención al cliente. Cierto es que además de la verbal, la comunicación escrita también será de suma importancia. Además, saber transmitirla utilizando un vocabulario rico e idóneo también será de gran ayuda. Sin embargo, no te olvides de tratar de conocer a la persona que está hablándote, para así utilizar el mejor registro posible. Por último, no te olvides de invertir tu tiempo en nuevos idiomas, puesto que las personas que vengan de fuera agradecerán el hecho de que les hables en su idioma.

Además de ello, no te olvides de comprender la psicología humana. Aunque todos seamos distintos, coincidimos en que somos personas y por ello, tenemos rasgos que son comunes. Con ello, nos referimos a que trates de entender cómo funciona la mente humana. Será de gran utilidad cuando acudan personas que provengan de culturas distintas, ya que deberás poner más empeño y tendrás que esforzarte más en entenderles.

Asimismo, has de saber que cuando una empresa busca un trabajador, se da por hecho que la persona aspirante tendrá una buena actitud. Es decir, en este tipo de cargos, lo más importante es la amabilidad y sonreír. Asimismo, es importante mantener siempre el respeto con las personas, incluso cuando acudan personas que no están de humor o tienen una actitud negativa. Trata de ser profesional y responder con educación durante toda la comunicación.

Otros aspectos importantes, tienen que ver con la empresa y la relación con los empleados. En primer lugar, hablamos de conocer la empresa y qué ofrece. Esto es de gran importancia, puesto que el cliente o la persona que acuda, observará cómo la confianza es un pilar fundamental. Cuanto más sepas de la empresa, mejor impresión darás debido a las recomendaciones que puedes ofrecerles. 

Asimismo, trabajar en equipo es algo que también es fundamental. Tener buena relación con el resto de compañeros ayudará a que la solución de problemas sea más rápida. El resultado final, siempre es el de un equipo de personas que se halla involucrado en un mismo objetivo planificado y coordinado. Los clientes, debes saber que son muy observadores y no pierden detalle, por lo que serán agradecidos con este hecho y lo valorarán.

Asimismo, trata de ir un paso más allá y sé creativo. Intenta sorprender y que el cliente se quede con esa idea. Además de ello, intenta que las personas con quienes hables, tengan la impresión de que estarás siempre que necesiten de tu ayuda o servicios. No significa que estés pendiente 24 horas, pero que tengan la sensación de que nunca les abandonarás. De este modo, aportarás un servicio eficaz y completo y tus jefe o jefa observará esa aptitud y la tendrá en cuenta de cara al futuro en la empresa.

Todas estas habilidades necesitan de un tiempo prudencial a la hora de practicarlas. Con esfuerzo y dedicación, observarás un cambio sustancial en tu profesionalidad y ello, se repercutirá directamente en tu continuidad o entrada en el trabajo.

Te puede interesar