El programa económico de Vox propone una bajada drástica de impuestos

Juan M. Comas

Vox ha hecho saltar por los aires el equilibrio parlamentario reinante en el Parlamento de Andalucía, donde el PSOE de Susana Díaz gobernaba hasta hace poco con el beneplácito de Ciudadanos.

¿Qué es lo que ha pasado? ¿A qué se debe la irrupción de este partido? ¿Es realmente una formación de ultraderecha?

A tenor de lo que recoge su programa electoral “100 medidas para la España viva“, el partido que lidera Santi Abascal (antiguo militante del PP vasco, en los tiempos duros donde Eta asesinaba a muchos de sus cargos electos), propone entre otras cosas lo siguiente:

  • Rebaja radical del Impuesto sobre la Renta. Aumento significativo del mínimo personal y familiar exento a 12.000 euros. Tipo único fijo del 20% hasta los 60.000 € anuales, tributando al 30% cualquier exceso sobre el mencionado límite.
  • Reducir el tipo general del Impuesto sobre Sociedades al 20% con una reducción del 5% en el caso que los beneficios no se distribuyan y se mantengan en la empresa como reservas.
  • Reducción del IVA al 4% para la compra de productos y fármacos infantiles y geriátricos.
  • Reducción del impuesto de sociedades para las Pymes al 15%, y minimización de los trámites burocráticos para su aprobación administrativa. Apoyar a las Pymes para que no se las penalice a la hora de recibir financiación bancaria.
  • Amplio sistema de beneficios fiscales para las familias, en especial para las numerosas. Reducción mínima del 50% en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles para familias con hijos y exención del pago del mismo a las familias numerosas.
  • Tratamiento conjunto de la renta familiar repartida entre los dos cónyuges, para no penalizar que uno de los miembros de la familia se dedique al cuidado de los hijos o de los dependientes.
  • Menos impuestos y costes regulados en la factura de la luz, que son los culpables de que paguemos uno de los recibos más caros de Europa.
  • Supresión del Impuesto sobre el Patrimonio, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y Plusvalías municipales en todo el territorio nacional.

Además, propone una reordenación autonómica (desaparición de todas las CC.AA.) y a nivel municipal, la “fusión de ayuntamientos y significativa reducción en el número de representantes locales. Reducir al mínimo el número de asesores contratados por las diferentes administraciones públicas potenciando de esta manera la carrera profesional de los empleados públicos”.

En materia de reducción del gasto, otras de sus propuestas son la “drástica reducción del gasto político. Eliminación de cargos y organismos duplicados, ideológicos o por cualquier otra razón prescindibles. Cerrar organismos destinados a crear estructuras paralelas al Estado, las televisiones autonómicas, defensores del pueblo, Consejos Consultivos, Agencias Meteorológicas, etcétera”.

Abogan también por “diseñar y aplicar un nuevo Plan Hidrológico Nacional bajo el principio de la solidaridad y el bien común. Un Plan que desde el respeto a la sostenibilidad de los recursos hídricos y de los ecosistemas, permita una gestión eficiente del agua”.

Por si esto fuera poco, Vox se propone también liberalizar el suelo. “Convertir en suelo apto para ser urbanizado todo el que no deba estar necesariamente protegido por motivos de interés público convenientemente justificados. El mercado del suelo es especialmente rígido su regulación provoca una escasez artificial que eleva su precio”, afirman en su programa.

En cuanto a los colectivos especiales, contemplan:

  • El “apoyo a los trabajadores autónomos. Cuota de cero euros si los ingresos no llegan al Salario Mínimo Interprofesional y, superado dicho umbral, una cuota progresiva desde los 50 euros en función de sus ingresos. Bonificación del 100% de la cuota mientras el trabajador por cuenta propia esté de baja.
  • Apoyo a los desempleados mayores de 50 años y a aquellos desempleados de larga duración mediante la reducción de un 20% de las cotizaciones de la empresa para nuevos contratos de carácter indefinido.
  • Apoyo a los trabajadores españoles mediante la reducción de un 10% de las cotizaciones de la empresa, para nuevos contratos indefinidos para trabajadores de nacionalidad española en situación de desempleo (siempre que el desempleo se sitúe por encima del 8%).
  • Crear un dispositivo de “primer empleo” que exonere de las cargas sociales en la primera contratación de jóvenes menores de 24 años y por un período máximo de dos años.
  • Las pensiones contributivas estarán exentas en el IRPF, no por doble tributación sino por justicia con quienes han tributado durante toda su vida laboral.

Con todas estas medidas no es difícil entender cómo Vox ha conectado con una gran parte del electorado andaluz, que ha visto también el desafío independentista en Cataluña como uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta la democracia española y que las demás formaciones no han sabido calibrar bien hasta qué punto podía tener peso en el electorado andaluz.

Sea como fuera, la coalición de derechas presumiblemente desalojará a Susana Díaz del Palacio de San Telmo, poniendo así fin a casi 40 años de gobierno socialista en la comunidad.

Te puede interesar