¿Qué son los fondos cotizados?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Branded Content

En los últimos tiempos se han ido popularizando nuevas formas de inversión. Entre ellas destacan los llamados fondos de inversión cotizados, también denominados con las siglas ETFs (Exchange Traded Funds). Sin embargo, no todas las personas saben qué son los fondos cotizados y en qué consisten. A la hora de participar en nuevos sistemas de inversión es conveniente conocer su funcionamiento, así como sus principales características.

Los fondos cotizados replican índices de referencia y permiten invertir de manera sencilla en todo tipo de mercados y sectores. Al igual que en las acciones, las participaciones de esta clase de productos financieros se gestionan en las bolsas de valores. El rendimiento de dichas participaciones guarda relación con la actividad del índice.

Los fondos cotizados, replican índices de referencia y permiten invertir de manera sencilla en todo tipo de mercados y sectores

Durante mucho tiempo los ETFs se desarrollaban principalmente en países extranjeros, sin embargo, actualmente pueden operar en España. Hasta ahora el principal índice que ha servido de referente ha sido el Ibex 35 pero es importante apuntar que pueden tomar como referentes otros índices nacionales o internacionales.

Características de los fondos cotizados

Transparencia
La claridad del estado de las inversiones es uno de los principales puntos fuertes de los fondos de inversión cotizados. El valor de liquidación se actualiza de forma constante durante el horario bursátil de forma que los usuarios pueden tener toda la información necesaria para poder comprar o vender en cualquier momento, al igual que con una acción.

Inmediatez
Gracias a la transparencia, los usuarios pueden tener una estimación del valor de liquidación de los fondos en cualquier momento. Esto permite abonar la liquidación siguiendo los mismos plazos de tiempo estipulados para las acciones.

Liquidez
Una de las principales características de los fondos de inversión cotizados es que cuentan con una mayor liquidez que en el caso de los fondos de inversión convencionales. Siempre y cuando lo permita el horario establecido por las actividades de la bolsa, es posible gestionar las inversiones en cualquier momento, pudiendo suscribir y reembolsar participaciones varias veces en una misma jornada.

Accesibilidad
Cualquier persona puede invertir en fondos de inversión cotizados. Así mismo, los valores mínimos para participar suelen ser reducidos, lo cual no supone una barrera de entrada. Esto permite invertir pequeñas cantidades y, por lo tanto, ampliar el mercado a un gran sector de inversores que, de otra forma, no podrían participar.

Gastos de administración
Otro de los aspectos importantes que se deben tener en cuenta son los gastos derivados de la actividad financiera. Lo primero que se debe analizar es la necesidad de contar con una cuenta de valores y, por lo tanto, asumir los costes derivados de la misma. Además, es también importante tener en cuenta los costes del depósito del producto financiero. Finalmente, al operar dentro de la Bolsa, es obligatorio contar con las comisiones que esta tenga establecidas previamente.

Los especialistas señalan la necesidad de valorar estos costes antes de adquirir participaciones en los fondos de inversión cotizados.

Flexibilidad
Los fondos de inversión cotizados permiten diversificar la actividad, de forma que es posible distribuir la participación en función de la evolución de los índices. Esto da una gran comodidad a la hora de gestionar las inversiones.

Te puede interesar