La deuda externa compromete la liquidez de las empresas húngaras

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Branded Content

Crédito y Caución señala el riesgo de una devaluación del forint que perjudique la capacidad de pago de hogares y empresas húngaras, muchos de cuyos préstamos están denominados en moneda extranjera.

El último informe difundido por Crédito y Caución prevé que el crecimiento de Hungría se desacelere en 2019, en línea con la ralentización del consumo de los hogares y la inversión. La evolución del PIB se situará por debajo del 3% en un contexto de crecimiento de la inflación por encima del 3% en 2018 y 2019.

Contener el déficit presupuestario al 3% del PIB es una prioridad para la Administración húngara para evitar las sanciones comunitarias. Sin embargo, el informe prevé que el déficit presupuestario crezca debido a la caída del impuesto de sociedades, las contribuciones a la seguridad social y el IVA. La deuda pública húngara, por encima del 70% del PIB, es una de las más altas de los mercados de Europa Central y del Este, cuyo nivel medio está en el 52%.

Según Crédito y Caución la principal debilidad de Hungría reside en su elevado nivel de deuda externa, cercana al 85% del PIB al cierre de 2017. Una fuerte devaluación del forint perjudicaría la capacidad de pago de muchos hogares y empresas húngaros cuyos préstamos están denominados en moneda extranjera. Los superávits por cuenta corriente refuerzan el tipo de cambio, pero el forint sigue siendo altamente vulnerable al sentimiento de los inversores internacionales, influidos por los elevados niveles de deuda externa, deuda pública y el deterioro del marco institucional.

Otros riesgos para la economía húngara provienen de la caída de la demanda de la zona euro o el enfriamiento del comercio mundial, que perjudicaría el crecimiento de sus exportaciones.

Te puede interesar