Servicios de empresas de autobuses para empresas y particulares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Branded Content

Un trabajador satisfecho es, casi siempre, un trabajador eficiente. Por desgracia, son muchas las ocasiones en las que el empleador o empleadora sigue la máxima a la inversa, esperando que sea primero el trabajador el que da “el do de pecho” y, solo entonces, se merezca ser recompensado con beneficios salariales o de cualquier otro tipo.

Pues bien, expertos en recursos humanos y consultores de optimización de negocios invitan a revisar completamente dichas lógicas, que en ocasiones son las responsables de que nuestros empleados se sientan poco valorados y, al final del día, vean su trabajo como un obstáculo para la satisfacción personal y no como un medio para alcanzarla.

A este respecto, muchos empresarios aún infravaloran la importancia central de cuidar los aspectos básicos del bienestar de sus empleados y, ante todo, de facilitar su acceso al trabajo de la manera más eficiente. Pero, ¿cuáles son esos aspectos y cómo solventarlos? Pues sin ir más lejos, un aspecto de gran relevancia es la entrada y salida del puesto de trabajo. En grandes plantas industriales, por ejemplo, el horario de comienzo y final de la jornada es de imprescindible y meticuloso cumplimiento. Por eso, cada vez más compañías contratan empresas de autobuses para facilitar esta tarea a sus trabajadores y asegurarse así su puntualidad en el cumplimiento de los horarios de trabajo.

En Esteban Rivas, empresa madrileña de referencia en el sector del transporte desde hace más de sesenta años, confirman que la tendencia es al alza. Cada vez más sociedades optan por este tipo de solución, ya que les permite optimizar de manera simultánea varios aspectos relacionados con la gestión del personal a cambio de unos costes relativamente asumibles. Acudir al puesto de trabajo en autobús implica una serie de beneficios tanto para el trabajador como para su jefe que en muchas ocasiones pasan inadvertidos.

Sin ir más lejos, emplear este medio de transporte reduce los costes asociados a la movilidad; descongestiona las arterias principales que llevan a las zonas industriales donde se concentra la mayor parte de las medianas y grandes empresas; reduce los riesgos asociados a la conducción –y, por ende, en cierto grado, las probabilidades de bajas laborales-; y optimiza tiempos, ya que la práctica totalidad de la plantilla llegará y se irá al mismo tiempo, haciendo más eficiente el empleo de las máquinas o recursos que tengan a su disposición.

Por otra parte, tampoco es nada desdeñable la reducción del impacto medioambiental, ya que la huella de carbono que deja un autobús ahorraría en muchas ocasiones la de una cincuentena de automóviles. Así como una también una medida para reducir la siniestralidad en las carreteras.

Políticas laborales con beneficios a largo plazo

La gestión de empresas está dando un vuelco inédito en los últimos años, aquí un ejemplo. Los llamados benefits y el cuidado de las plantillas han dejado de ser patrimonio de unas pocas y excéntricas grandes empresas, para volverse cada vez más un deber de cualquier empresario o industrial que quiera marcar la diferencia. Asegurarse la fidelidad y eficiencia de los empleados tiene mucho que ver con la importancia otorgada no solo a las condiciones materiales del trabajo y su retribución, sino también a ciertos intangibles que acaban por estrechar, directa o indirectamente, la relación de confianza entre empleador y empleado.

En este ámbito, otra de las medidas que encuentra cada vez más calado en todo tipo de empresas son las dinámicas de grupo. Ya sea a través de juegos, salidas o cualquier tipo de actividad grupal, las dinámicas de este tipo mejoran el clima de confianza y coordinación entre los trabajadores al tiempo que contribuyen a reducir los conflictos laborales. En este sentido, son cada vez más los empresarios que invierten en crear espacios expresamente dedicados a sus trabajadores en los que éstos puedan desarrollar de manera cotidiana y apacible sus relaciones con los colegas.

También los beneficios relacionados con el bienestar físico han conseguido hacerse un hueco entre las políticas laborales más socorridas. En este ámbito, a los archiconocidos bonos para el reembolso de los gastos del gimnasio, forma de recompensa muy extendida en ciertos sectores, se han añadido otras fórmulas que combinan las dinámicas grupales con la realización de ejercicio en el propio puesto de trabajo. Dedicar una hora a la semana del trabajo de nuestros empleados a la realización de ejercicios para corregir las consecuencias posturales del trabajo continuado en una determinada posición, no solo incrementa la percepción del trabajador de que su bienestar físico es importante para el empleador, sino que además causa beneficios efectivos sobre el desempeño de dicho trabajo.

Te puede interesar