Más impuestos por obra y gracia de Sánchez

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El Consejo de Ministros aprobará mañana viernes los dos proyectos de ley que desarrollan los impuestos a las transacciones financieras y a las grandes empresas digitales, dos tributos de nuevo cuño que para entrar en vigor requieren ser aprobados de forma independiente a los Presupuestos Generales del Estado, cuyo proyecto para 2019 comenzó el pasado lunes su tramitación parlamentaria.

Los dos proyectos, que tras ser aprobados por el Consejo deberán ser tramitados en el Congreso de los Diputados y el Senado, desarrollan los dos tributos de nuevo cuño que el Gobierno quiere instaurar en 2019 y que figuran en el acuerdo presupuestario cerrado el pasado mes de octubre con Unidos Podemos, así como en el proyecto de Presupuestos de 2019.

Se trata del impuesto a las transacciones financieras y el de las grandes empresas digitales, dos tributos sobre los que los países miembro de la UE llevan tiempo negociando y que, a falta de alcanzar un acuerdo definitivo a nivel comunitario, ya han sido puestos en marcha en algunos países por su cuenta. 

En el caso del impuesto a las transacciones financieras la intención del Gobierno es gravar con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero.

En concreto, se someterán a tributación al 0,2% las acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros, mientras que no se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas.

En román paladino, cuando usted invierta en bolsa, usted pagará más.

Por otro lado, el nuevo impuesto a las grandes empresas tecnológicas, conocido como “tasa Google”, gravará con un tipo del 3% a las empresas con ingresos anuales de 750 millones de euros a nivel mundial y que tengan ingresos superiores a tres millones de euros en España.

Los servicios a los que se aplicará este impuesto serán los de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario.

En cuanto a este tributo, la estimación de recaudación detallada en el proyecto presupuestario prevé unos ingresos de 1.200 millones de euros.

Dicho de otro modo, cada vez que usted compre por Internet, pagará más. 

Y todo por obra y gracia de Pedro Sánchez.

Te puede interesar