Microlearning y gamificación, dos herramientas desconocidas para muchos directores de RR.HH.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Juan M. Comas

De acuerdo con la última edición del Workplace Learning Report de Linkedin Learning, la búsqueda de nuevas fórmulas para el desarrollo de habilidades o “soft skills” es uno de los principales retos en Recursos Humanos hoy en día.

La transformación digital y la incorporación de nuevos perfiles profesionales han producido un cambio en el panorama laboral de los últimos años. En concreto, en el plano formativo, no sólo han aparecido nuevas áreas y habilidades a desarrollar, sino que las metodologías que hasta ahora habían sido consideradas como las más efectivas, han cambiado.

En este sentido, han surgido nuevas fórmulas, entre las cuales, el microlearning y la gamificación adquieren un especial protagonismo debido, sobre todo, a su alta efectividad.

Según los últimos datos publicados por B-Talent, la solución tecnológica del Grupo Bizpills para el desarrollo de competencias y habilidades profesionales, las formaciones que incluyen dinámicas de gamificación generan más de un 90% de retención de conocimientos y aplicación de conceptos al puesto de trabajo.

Las formaciones que incluyen dinámicas de gamificación generan más de un 90% de retención de conocimientos y aplicación de conceptos al puesto de trabajo

Así, la gamificación como el microlearning son dos alternativas que pueden utilizarse como sustituto o complemento de la formación online, blended o presencial; de manera conjunta o por separado.

Sin embargo, es cuando se opta por combinar ambas metodologías, cuando sus ventajas se multiplican. En los últimos proyectos realizados por B-Talent, las formaciones que incluyeron dinámicas de gamificación y microlearning lograron una media del 92% de completitud y 89% de engagement.

Sin embargo, todavía hay compañías que se resisten a su uso. Sólo un 8% de las iniciativas para el desarrollo de competencias digitales incorporan dinámicas de gamificación a pesar de ser una de las áreas que mejor se presta a ello.

La tendencia será que en los próximos años este porcentaje crezca, sobre todo por el aumento de perfiles profesionales afines a estas nuevas metodologías. Esto se debe a la irrupción en las compañías de los nativos digitales. Según los cálculos del Linkedin Learning, para el 2025, el 75% del personal de las empresas será millenial.

Desde B-Talent, lanzan un nuevo Whitepaper en el que explican más detenidamente por qué estas metodologías se adaptan a los nuevos modelos de aprendizaje y cómo aplicarlas correctamente en tu formación en competencias y habilidades.

Te puede interesar