Cómo elegir la tarifa de gas natural para ahorrar un 7%

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Elegir bien la tarifa de gas natural es crucial para mantener a raya nuestras facturas en pleno invierno. Pese a que pueda parecer que todas las comercializadoras se mueven en los mismos precios, lo cierto es que podemos encontrarnos con propuestas muy dispares en función del mercado en que nos movamos. Desde el comparador de energía HelpMyCash.com revelan qué tres aspectos tener en cuenta a la hora de dar con la mejor oferta de gas natural.

La tarifa de mercado regulado es la más fiable…

A la hora de contratar nuestra tarifa de gas natural, debemos tener en cuenta que, al igual que sucede con la electricidad, podemos acudir a dos mercados. Por un lado, el regulado, donde los precios se fijan desde el Ministerio de energía para asegurarse de que son los más bajos. Por el otro, el libre, en el que son las propias comercializadoras las que ponen sobre la mesa sus precios y propuestas especiales.

Con esta premisa es evidente que, si queremos asegurarnos el precio más bajo para este servicio, deberíamos acudir al mercado regulado. Además, con la tarifa regulada (TUR) nos evitaremos firmar compromisos de permanencia o añadir servicios adicionales que no nos interesen. En definitiva, no deberíamos encontrar un mejor escenario.

…pero ¿es la más barata?

Si las propuestas más baratas y transparentes están en el mercado regulado, ¿por qué deberíamos mirar qué ofrecen en el libre? Para evitar estar bajo la atenta mirada de los reguladores, las comercializadoras de gas ofrecen descuentos y promociones especiales en sus tarifas libres.

Por ejemplo, en enero de 2019 nos hemos encontrado con hasta nueve tarifas del mercado libre que mejoran el precio de la versión regulada, siendo Cepsa e Iberdrola las que más propuestas han conseguido colar en los primeros puestos. La rebaja es de hasta un 7% para un consumo de 5.050 kWh, por lo que es importante tenerlas en cuenta. Además, aplican otros descuentos, como un 15% en carburante y no exigen compromiso de permanencia.

Ahora bien, no es oro todo lo que reluce. Al igual que existen compañías que mejoran el precio de la TUR, muchas otras cuentan con tarifas libres con un coste superior. En este punto encontramos las propuestas de Repsol, Endesa o Naturgy, entre muchos otros. Para hacernos una idea, este mes sus propuestas han sobrepasado la TUR en torno a un 10%, porcentaje que llega al 23% si tenemos en cuenta las modalidades que suman servicios adicionales.

En definitiva, el mercado libre ofrece propuestas con las que podemos ahorrar. No obstante, la mayoría de ellas acaban siendo ligeramente más caras que la modalidad regulada. Además, nos podemos encontrar con letra pequeña poco conveniente, como puede ser el compromiso de permanencia o la exigencia de incluir algún servicio adicional.

Tres puntos que revisar para contratar la oferta más barata

Dar con la propuesta más económica del sector requiere invertir un poco de tiempo, ya que no todo se reduce al precio del kWh. Por ello, los expertos de HelpMyCash señalan que deberemos revisar a conciencia tres puntos. El primero es evidente: que los costes fijos y variables de la tarifa sean lo más bajos posible. Para ello lo más rápido es compararlos con los de la tarifa regulada. Podemos encontrar esta información en el BOE cada tres meses o en las propias webs de las comercializadoras de último recurso.

El segundo es leer al detalle la oferta. En la mayoría de las ocasiones nos encontramos promociones tales como “10% de descuento”, pero no se aplica sobre el precio final. Así, no es lo mismo que nos hagan la rebaja sobre la parte fija de la tarifa que sobre el consumo. Es más, en muchas de ellas se puede exigir al cliente alguna particularidad para aplicarlo, como que la factura sea electrónica en vez de en papel.

Finalmente, revisar las condiciones de la tarifa y la oferta. No sería raro encontrarnos con que la compañía nos añade un compromiso de permanencia para poder disfrutar de la promoción. Con todo ello presente, podremos saber si nos compensa dar el salto a una tarifa libre o mantenernos dentro del mercado regulado.

Te puede interesar