Cincuenta años de La Jijonenca

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La Jijonenca celebra este año su 50 aniversario convertida en un referente en la elaboración de helados artesanos de alta calidad. La clave del éxito de la empresa heladera con más tradición en España ha sido saber combinar la elaboración artesanal de toda la vida con la creatividad más actual para conseguir productos que resulten innovadores sin perder su esencia original. Del histórico carrito del heladero ambulante a las modernas heladerías del siglo XXI, la búsqueda de la excelencia, la pasión y el compromiso con el consumidor siempre han acompañado a la marca.

Nacida en el 1968 como sociedad y con una larga historia, La Jijonenca valora la herencia de los antiguos maestros heladeros. La experiencia les ha enseñado que hay procesos que solo pueden realizarse con las manos si se busca la perfección en detalles y calidad. Sus helados se elaboran y se formulan uno a uno, dando especial importancia a la alta calidad de todos los ingredientes.

En sus 50 años de vida, La Jijonenca ha apostado por mejorar sus valores y orígenes artesanales adaptándose así al exigente mercado heladero que cada vez demanda más alimentos naturales y saludables de toda confianza.

A lo largo de su larga trayectoria, la firma ha conseguido colarse en el imaginario colectivo de todo el país, que asocia su nombre a recuerdos de infancia en la heladería del pueblo de veraneo.

Multitud de sabores para todos los paladares
En La Jijonenca se pueden encontrar helados de los más diversos sabores. Si hablamos de cremas, hay más de 70 posibilidades. Entre la variada oferta de deliciosos productos también se encuentra el Gran Bombón, puro o almendrado para deleitar todos los paladares.

Entre los conos (jiconos) más sorprendentes hay que destacar el de chocotrufa, un helado de trufa con corazón de chocolate y cobertura de chocolate con almendras, y el de vainilla con cookies. El tradicional helado de corte se presenta actualmente en versiones estilo sándwich con múltiples posibilidades, como la de combinar galleta de chocolate, helado de stracciatella y cobertura de chocolate con almendras.

La Jijonenca ha sabido adaptarse a las nuevas tendencias de consumo y dispone de algunos productos light en azúcares, entre los que destaca el jicono de turrón.

Si hablamos de polos, el helado por excelencia es el Marco Polo, del que se ha llegado a decir que lleva el nombre porque fue el explorador quién introdujo en Europa antiguas recetas de postres helados de Oriente. La Jijonenca nos sorprende con Sorbimilk (donde el componente láctico es fundamental), que incluye propuestas de leche merengada, turrón y coco con chocolate.

En su gama más fresca y colorista, el Sorbifresh, no faltan los tradicionales sabores de limón y fresa pero también el de horchata.

Ingredientes. El valor de Jijona
Todos los productos de La Jijonenca tienen en común la elección de materias primas excelentes que permiten conseguir unos resultados deliciosos y a la vez sanos y nutritivos.

Muchos de los ingredientes, como el cucurucho de galleta, son elaboraciones propias muy cuidadas, con un aroma delicioso. La horchata y el turrón son dos componentes que nunca faltan en su catálogo y no es de extrañar. La localidad de Jijona ha contribuido decididamente a dar a conocer estos sabrosos productos asociados a la cultura y al modo de vida mediterráneo.

En La Jijonenca se crea desde el sabroso turrón que dará vida después al helado de turrón hasta las mermeladas de frutas, que se utilizarán posteriormente en los helados de fresa, naranja, limón… Esta producción artesanal se nota también en sus características tartas de whisky, en las que se quema manualmente una a una, la yema que las recubre.

La compañía dispone de productos dirigidos a la restauración, incluyendo helados y tartas, que podemos encontrar en selectos establecimientos de toda España.

Su gran fuerte son las heladerías, esparcidas por todo el territorio, que han sido y continúan siendo el refugio ideal para saborear un helado con alma.

Datos sobre la compañía
En 1968 se crea la sociedad INJIHESA (Industrias Jijonenca del helado S.A.) y se inaugura una fábrica en El Vendrell con 19 socios accionistas iniciales de la costa catalana. En 1972 se inaugura la fábrica de Jijona y se amplía el accionariado.

Años más tarde, en 1987, se produce una importante expansión de socios. En 2019, está previsto inaugurar un centro logístico de distribución en Cataluña, concretamente en La Bisbal del Penedès (Tarragona), y la renovación de las instalaciones de La Roda de Andalucía (Sevilla). En verano la plantilla supera las 100 personas y la facturación es de 16 millones de euros. La Jijonenca dispone de más de 900 puntos de venta.

Te puede interesar