Iberdrola ganó 3.014,1 millones de euros en 2018

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Juan M. Comas

Iberdrola registró un beneficio neto de 3.014,1 millones de euros en el ejercicio 2018, lo que supone un crecimiento del 7,5% con respecto a las ganancias de 2017.

De esta manera, según informó la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán, logró su objetivo de alcanzar por primera vez los 3.000 millones de beneficio.

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 9.349 millones de euros, un 27,7% más que en el ejercicio anterior.

Los ingresos se situaron en 35.075,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 12,2% respecto a 2017. El margen bruto también mejora, hasta alcanzar los 15.435,1 millones de euros, un 15,5% más que en el ejercicio anterior.

Iberdrola destaca que dicha mejora se produjo por el buen comportamiento de todos los negocios, cuyos resultados crecieron a doble dígito. Además, señala que el 78% de este importe procede de áreas reguladas o con contratos a largo plazo, en línea con el enfoque estratégico del grupo.

También destaca la contribución de la expansión internacional, así como de la normalización de las condiciones operativas en España.

Estos motores de crecimiento han permitido más que compensar el impacto negativo de la evolución del tipo de cambio (-363 millones de euros) y los menores extraordinarios registrados en el ejercicio, en comparación con el año anterior.

Por ello, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, valora estos resultados porque “ponen de manifiesto el éxito de un modelo sostenible y nos anima a seguir trabajando por la transición hacia una economía baja en carbono”. “La lucha contra el cambio climático es una oportunidad”, añade.

El pasado año, las inversiones acometidas por la compañía ascendieron a 5.320 millones de euros, para alcanzar los 20.000 millones de euros en los últimos cuatro años.

Iberdrola tiene actualmente en construcción 6.606 megavatios (MW) renovables (1.514 MW de capacidad eólica marina, 2.548 MW eólicos terrestres, 628 MW de tecnología solar y 1.916 MW hidroeléctricos) y 3.508 MW en nuevas plantas de ciclo combinado.

En el área de Redes, el Ebitda se situó en 4.915 millones de euros al cierre de diciembre, lo que supone un incremento del 16,2% respecto al año anterior, con mayor aportación de todos los países.

En Renovables, el Ebitda ascendió a 2.444,7 millones de euros, un 39,3% más, impulsado también por el crecimiento en todos los mercados gracias a una mayor producción (+21,7%) y a la mayor capacidad instalada, que se sitúa ya en 29.177 megavatios (MW) a nivel global.

Por su parte, el área de Generación y Clientes, incrementó también sus resultados en todas las áreas geográficas, hasta lograr un Ebitda de 2.038,4 millones de euros, un 39,3% más, impulsado por la normalización de las condiciones en el mercado minorista de Reino Unido, la mayor capacidad disponible en México y por la mayor demanda en España.

A nivel internacional, Neoenergia, la filial brasileña de Iberdrola, registró un beneficio neto de 1.536 millones de reales brasileños, un 278% más. En Estados Unidos, la filial Avangrid obtuvo un beneficio neto de 684 millones de dólares durante el ejercicio.

El flujo de caja operativo alcanzó los 7.328,4 millones de euros en 2018, un 13,1% más. Iberdrola continúa así mejorando sus ratios crediticios: la relación entre deuda neta -que se sitúa en 34.149 millones de euros al cierre del ejercicio- y Ebitda es de 3,65 veces.

Al cierre de 2018, Iberdrola empleaba de forma directa a más de 34.000 personas, de las que un 99% cuenta con contrato indefinido. Ese año incorporó a su equipo a 1.652 profesionales.

Las compras de bienes y servicios realizadas por Iberdrola a miles de proveedores alcanzaron los 7.753 millones de euros el año pasado. De ellos, un 85% son suministradores locales, de acuerdo al compromiso de la empresa de enriquecer el tejido económico y social en sus áreas de actuación.

Los resultados presentados suponen el cumplimiento de los objetivos fijados para el ejercicio 2018, acelerando así la consecución de sus Perspectivas Estratégicas 2018-2022, que serán actualizadas el próximo 26 de febrero en Londres.

En este sentido, Galán avanza que “los resultados que presentamos hoy nos permiten adelantar en un año el cumplimiento de nuestros objetivos”.

Asimismo, a cierre del ejercicio, el incremento de los activos de redes con ingresos regulados, la mayor capacidad de generación y la mejora de la eficiencia permiten a la empresa estimar un ritmo de crecimiento del entorno del 5% tanto a nivel de Ebitda como de beneficio neto durante 2019.

Te puede interesar