“El objetivo de Blarlo es cubrir las necesidades de traducción que surgen en un mundo globalizado”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Juan M. Comas

Blarlo nació a raíz de una necesidad que tuvimos los cofundadores cuando necesitamos traducir un texto a otro idioma asegurando la calidad final. “Por aquel entonces, vimos que las alternativas que teníamos no cubrían nuestras necesidades y que los procesos no estaban nada optimizados en muchos sentidos”, explica a CAPITAL Carmelo Gayubo, uno de los tres fundadores de la compañía.

¿Quiénes pusisteis en marcha la empresa?
En Blarlo somos tres cofundadores: Óscar Martín, Jorge Carabias y yo mismo. Los tres tenemos perfiles de tecnología y consultoría, y decidimos crear Blarlo para cubrir esa necesidad y optimizar los procesos.

¿A qué tipo de clientes prestáis vuestros servicios de traducción?
Nuestros clientes son principalmente empresas. Actualmente, trabajamos con empresa de diversos tamaños, desde pequeñas empresas a multinacionales, y de diferentes sectores. Lo que buscamos son empresas con necesidades recurrentes de traducción y localización de contenidos. Sin embargo, también tenemos clientes particulares utilizan Blarlo para traducir sus documentos y que también necesitan un resultado fiable.

“Actualmente, trabajamos con empresa de diversos tamaños, desde pequeñas empresas a multinacionales, y de diferentes sectores”

¿Cuáles son las principales ventajas que ofrecéis? ¿En qué os distinguís de la competencia?
El objetivo de Blarlo es cubrir las necesidades de traducción que surgen en un mundo globalizado y con nuevos modelos tecnológicos. Los modelos tradicionales no cubren estas necesidades, como disponer de traductores nativos de cualquier idioma o especialidad, o ser capaces de traducir millones de palabras que tienen los e-commerce en pocos días. La clave es maximizar la eficiencia del proceso de traducción y mejorar la experiencia del cliente en todos los aspectos: calidad, tiempo y costes. Al surgir el proyecto de una necesidad, en Blarlo nos hemos enfocado en utilizar los conocimientos que tenemos en tecnología y optimización de procesos para mejorar la experiencia de los clientes a la hora de localizar sus contenidos. Queremos que nuestros clientes consigan tener sus contenidos localizados en un precio y tiempo óptimos y que nuestros traductores puedan acceder a trabajos y optimizar su tiempo. De cara a que un cliente obtenga la mejora experiencia, en Blarlo intentamos que los precios sean predecibles y optimizables con la tecnología. Tenemos tarifas base para pedidos puntuales pero podemos optimizarlas según la recurrencia y su historial con nosotros. Por ejemplo, nunca cobramos dos veces por la traducción de un mismo texto y eso, en un sector como un e-commerce con miles de fichas de productos, puede suponer un ahorro considerable.

“En Blarlo nos hemos enfocado en utilizar los conocimientos que tenemos en tecnología y optimización de procesos para mejorar la experiencia de los clientes a la hora de localizar sus contenidos”

¿A cuántos idiomas traducís?
En este momento, manejamos 293 pares de idiomas.

¿Quién hace ese trabajo y de qué manera colaboran con la empresa todas esas personas?
Todas nuestras traducciones las hacen nuestros casi 3000 traductores profesionales nativos de más de 90 países. Cada traductor puede conectarse a nuestra plataforma online donde les damos todas las herramientas necesarias para realizar el trabajo desde cualquier lugar.

¿Cuál fue la facturación que alcanzó la compañía en 2017 y cómo esperáis cerrar este 2018?
El 2017 fue un año espectacular, ya que, pese a lanzar comercialmente el proyecto en el segundo trimestre, logramos estar por encima de nuestros objetivos. Para 2018, cerraremos con una facturación de un millón de euros.

Te puede interesar