Asambleas con autónomos económicamente dependientes, ante el empeoramiento de sus condiciones laborales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) está inmersa en asambleas con trabajadores autónomos económicamente dependientes (llamados ‘trades’) para analizar el empeoramiento de sus condiciones laborales.

UPTA celebra asambleas con “trades” de distintos sectores como el de los seguros o el reparto de medicamentos en las que se están analizando el empeoramiento en sus condiciones laborales al que han llegado con las empresas para las que trabajan en exclusividad y las opciones de las que disponen para defenderse.

Según explicó a Servimedia el presidente de la organización, Eduardo Abad, se trata de autónomos económicamente dependientes que, en el caso del reparto de medicamentos, han visto incrementados sus costes por la subida de los carburantes y, además, la empresa para la que trabajan les está encargando trabajados adicionales y bajando las tarifas pactadas. Como consecuencia, UPTA destacó que estos autónomos han visto reducidos sus ingresos en unos 400 o 500 euros y perciben menos de 1.000 euros.

En España existen actualmente unos 350.000 “trades” y la mayoría no cuenta con un Acuerdo de Interés Profesional (AIP) en el que se plasmen unas condiciones laborales más concretas.

Según el Estatuto del Trabajo Autónomo, los acuerdos de interés profesional concertados entre las asociaciones o sindicatos que representen a los trabajadores autónomos económicamente dependientes y las empresas para las que ejecuten su actividad “podrán establecer las condiciones de modo, tiempo y lugar de ejecución de dicha actividad, así como otras condiciones generales de contratación”.

Desde UPTA señalaron que se están barajando movilizaciones entre los repartidores de medicamentos en toda España, que suman varios cientos de autónomos afectados, y que ello “puede tener consecuencias importantes”.

Según Abad, “esto es solo la punta del iceberg” de los problemas que afronta este colectivo, que no cuenta con acuerdos sobre sus condiciones laborales con las empresas ni existe un registro administrativo para ello.

Te puede interesar